Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

116 inmigrantes procedentes de Mauritania llegan a Tenerife a bordo de un solo cayuco

En dos días arriban a Canarias 339 irregulares.- La policía de Barbados investiga la llegada de una patera con once cadáveres momificados

Madrid / Santa Cruz de Tenerife

Un total de 116 inmigrantes irregulares (una decena de ellos, niños) han llegado esta tarde a Tenerife Sur hacinados en una embarcación de 20 metros de eslora. En los últimos dos días han arribado a Canarias 339 irregulares. Mientras, en el otro extremo del Atlántico, la policía de Barbados investiga la llegada de un cayuco con once cadáveres momificados. Los fallecidos, de origen subsahariano, llevaban un billete de avión de Senegal y euros.

Los cayucos, embarcaciones de mayor tamaño que las pateras, suelen tener entre 12 y 18 metros de eslora y en ellos viajan hasta 70 personas. En cambio, el que ha llegado a las cinco de esta tarde a Tenerife Sur era aún mayor (20 metros) y transportaba a 116 subsaharianos, todos ellos en buen estado de salud. La embarcación, pintada de colores llamativos, había partido de Mauritania.

Es la tercera embarcación que llega a la isla con irregulares en el día de hoy. La primera ha sido localizada esta madrugada por un buque de Salvamento Marítimo. La Guardia Civil acudió a la zona para remolcarla hasta el puerto de Los Cristianos, donde los inmigrantes han atendidos por los servicios sanitarios. A la una de la tarde la segunda barquilla arribó al puerto de Los Cristianos (Arona). Transportaba a 70 personas.

Estos 189 sin papeles localizados hoy más los 153 que fueron rescatados ayer tanto en Tenerife como en Fuerteventura suman 339 en tan sólo dos días.

Arrastrados por el Atlántico

Peor suerte parece que tuvieron los viajeros de otro cayuco que hace una semana fue localizado al otro lado del océano Atlántico, en pleno Caribe. La policía de Barbados descubrió deriva a 70 millas al este de esta isla la llegada de la embarcación con 11 cadáveres de rasgos subsaharianos casi momificados y en avanzado estado de descomposición, según informa la Cadena SER.

Al reconocer los cuerpos, los forenses encontraron en los bolsillos del pantalón de uno de los africanos un billete de avión de una aerolínea de Senegal. Además, varios de ellos llevaban en sus bolsillos varios euros. Por ello, los investigadores trabajan con la hipótesis de que se trataba de un grupo de inmigrantes que pretendía alcanzar las Canarias desde las costas de Senegal o Mauritania. La barca pudo quedar a la deriva y ser arrastrada por las corrientes más 1.900 millas. No se descarta que el número de fallecidos sea mucho mayor dada la cifra habitual de pasajeros en estas barcazas.