Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Prisión incondicional para el tesorero de Al Qaeda por pertenencia a banda armada

El detenido niega cualquier vinculación con la organización dirigida por Osama Bin Laden y asegura que los valores islámicos no tienen nada que ver con el terrorismo

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha ordenado hoy el ingreso en prisión incondicional por pertenencia a banda armada del ciudadano argelino Ahmed Brahim, detenido el pasado domingo en Sant Joan Despí (Barcelona) y que hoy ha negado cualquier vinculación con la red terrorista de Al Qaeda.

Según informaron fuentes jurídicas, el detenido, que ha prestado declaración ante el magistrado durante más de dos horas, ha ratificado las manifestaciones hechas ante la Guardia Civil y ha asegurado que quiere dedicar su vida a difundir que los valores islámicos no tienen nada que ver con el terrorismo.

Las Fuerzas de Seguridad, según fuentes de la investigación, acusan a Brahim, de nacionalidad argelina, de haber suministrado los medios financieros para la comisión, en 1998, de los atentados contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, y de estar relacionado con algunos de los autores materiales de estas acciones.

Uno de ellos, cuyo rastro ha llevado a la detención de Ahmed Brahim, según las mismas fuentes, es el sudanés Mandhu Mandhu Salim, alias Abu Hajer, detenido en Alemania en 1998 y posteriormente extraditado a los Estados Unidos.

El atestado policial asegura que Brahim alojó a Salim en su domicilio de Palma de Mallorca al menos en dos ocasiones, la última de ellas en el verano de 1998, sólo tres días antes de que el sudanés fuera detenido en Alemania a mediados de septiembre de ese año.

Uno de los pilotos suicidas

En el informe, sin embargo, no se hace mención a ninguna relación de Brahim con Mohamed Atta, uno de los pilotos suicidas de los atentados del pasado 11 de septiembre en Nueva York y Washington, de cuyo paso por España el pasado verano hay evidencias.

El detenido el pasado domingo tampoco aparece vinculado a la supuesta célula de la red terrorista dirigida por el saudí Osama Ben Laden desarticulada en España el pasado mes de noviembre y cuyos miembros ingresaron en prisión por orden del juez Baltasar Garzón, que los acusó de tantos delitos de terrorismo como víctimas hubo en los atentados del 11 de septiembre.

La investigación se centra ahora en los registros de llamadas telefónicas y cuentas corrientes intervenidos, y en las empresas informáticas y de compraventa de embarcaciones deportivas que dirigía Brahim.

Durante su declaración ante el juez, el detenido ha reconocido que había alojado a varias personas en su domicilio, pero que no las conocía porque se las enviaban terceros.

El detenido ha añadido que, además, mantenía contactos con grupos islamistas de otros países que le enviaban libros sobre esta religión para que él los difundiera a través Internet aprovechando sus conocimientos informáticos.

Tras la declaración, la defensa de Brahim ha pedido su puesta en libertad, mientras que el fiscal ha solicitado su ingreso en prisión incondicional por delitos terroristas.