Estas son las tendencias tecnológicas que van a cambiar la forma de vivir, trabajar y consumir en 2021

Las compañías impulsan estrategias fuera del espacio físico para relacionarse con sus clientes y con sus empleados. Este es un repaso a las principales corrientes digitales que revolucionarán este 2021

Plataformas nuevas como Twitch, una red social diseñada para las retransmisiones en directo de jugadores de videojuegos, permiten a las empresas, pero también a los políticos y los artistas, transmitir sus mensajes al público más joven.
Plataformas nuevas como Twitch, una red social diseñada para las retransmisiones en directo de jugadores de videojuegos, permiten a las empresas, pero también a los políticos y los artistas, transmitir sus mensajes al público más joven.iStockphoto

El futuro llegó de golpe en 2020: mientras la población se confinaba por la covid-19, sus tareas del día a día tuvieron que adaptarse al entorno tecnológico a través del teletrabajo, la educación en línea, la telemedicina y la práctica de deporte a distancia, además del impulso del comercio electrónico y el almacenamiento compartido de documentos en la nube o en cloud. “La transformación digital se ha acelerado entre seis y 10 años”, afirma Óscar Fuente, director y fundador de IEBS Business School.

Hoy se prevé la consolidación de las tendencias que revolucionaron el mercado el año pasado y que fomentan el uso de la tecnología como herramienta para relacionarse con empleados y consumidores. “Afectan a organizaciones de todos los tamaños y todos los sectores”, afirma Héctor Ibarra, director de la empresa de soluciones digitales Fjord, perteneciente a la consultora Accenture, que liderará el webinar Fjord Trends 2021: las tendencias más disruptivas en el ámbito empresarial y tecnológico.

Ibarra es uno de los responsables del análisis Fjord Trends 2021 de Accenture, un documento elaborado por una red de más de 2.000 profesionales en 40 ciudades del mundo, que resume las corrientes que las compañías van a explorar durante este año.

“En Fjord trabajamos habitualmente con grandes corporaciones, pero también tenemos startups y clientes más pequeños”, añade Ibarra. En él se repasarán las oportunidades que tienen las compañías en este momento atípico, en el que la crisis sanitaria aún está presente, pero comienza a divisarse una salida, gracias al avance en el proceso de vacunación. ¿Hacia dónde miran las empresas?

Apúntate al webinar Fjord Trends 2021: las tendencias más disruptivas en el ámbito empresarial y tecnológico, con Héctor Ibarra, director de Fjord, organizado por HUB Empresa de Banco Sabadell. Cuándo: el 13 de mayo, a las 16 h.

El contacto con los clientes será más digital

Los expertos de Accenture han puesto nombre a este traslado masivo de actividades al mundo digital por el que los hogares se convirtieron en oficinas, escuelas y gimnasios. Lo denominan “desplazamiento colectivo”, un cambio que también se refleja en que muchos ciudadanos prefieren viviendas más amplias. Este fenómeno ha provocado también que las personas prefieran ahora una interacción más digital, mucho más segura que el contacto físico.

“Las empresas necesitarán nuevas soluciones para ofrecer experiencias fuera de los espacios físicos en los que, hasta hace poco, interactuaban marcas y clientes”, detalla el informe. Por eso surgen las clases e, incluso, las sesiones de entrenamiento y las compras virtuales. La página web del centro comercial y galería de arte K11 en Shanghái permite a los ciudadanos chinos navegar por el catálogo de 46 tiendas de marcas diferentes a través de WeChat (el servicio de mensajería del país asiático que incluye llamadas gratuitas, redes sociales y un sistema de pago en línea).

Probar productos a distancia va ganando protagonismo gracias a la realidad virtual y la realidad aumentada. MAC Cosmetics, la multinacional del maquillaje, usa esta última tecnología para que los compradores experimenten sus artículos. Lo hace a través de una aplicación que convierte la pantalla del dispositivo móvil en un espejo en el que se muestra el efecto del cosmético sobre la imagen del cliente.

Otro ejemplo de innovación es la atención médica que ha apostado por las citas virtuales, a través de videollamadas y por mensajes de texto o WhatsApp. Telefónica ha desarrollado Movistar Salud que permite que el paciente sea atendido a través de una aplicación móvil o de la web. El servicio, disponible las 24 horas, incluye la posibilidad de prescribir analíticas y otras pruebas y de emitir recetas médicas privadas.

Sale a relucir el ingenio de las empresas

La innovación no depende únicamente de la tecnología, sino que también es resultado del ingenio, explican los expertos de Accenture. Tras el estallido de la pandemia, las organizaciones se encontraron ante el reto de atraer a más clientes utilizando sus herramientas. “Hay variables que no podemos controlar, pero sí podemos educar a las organizaciones a pensar en el contexto de los usuarios y entender la experiencia que se les proporciona. Ahora más que nunca, las empresas deben pivotar ante las nuevas necesidades y crear productos y servicios que cumplan su propósito de marca y convertirse en un negocio de la experiencia”, argumenta Ibarra.

Nike, la empresa de ropa deportiva líder en el mundo, ha potenciado la interacción con los clientes ofreciéndoles la creación de sus propios modelos de zapatillas a partir de unos diseños básicos en su web. “Las empresas y las personas se han adaptado a formas de trabajar, producir y ofrecer servicios distintos en tiempo récord”, afirma Jordi Damià, profesor de Estrategia en EADA Business School.

Negocios en la nube

La nube no es más que un montón de ordenadores interconectados y situados en una fortaleza llamada centro de datos. En ella se almacena la información del correo electrónico, las fotografías y muchos otros datos como las contraseñas, además de programas informáticos. Esta herramienta ha sido esencial para el funcionamiento de muchos negocios durante la pandemia, pues ha permitido compartir información con varias personas a la vez.

“Desde que se empezó a teletrabajar, aquellas empresas que ya usaban la nube pudieron reaccionar rápidamente y avanzar frente la incertidumbre”, comenta Fuente. Durante este 2021, su uso será primordial. Sobre todo, en las empresas de menor tamaño, para alojar sus aplicaciones de ofimática (hojas de cálculo o procesadores de texto) y de gestión de la contabilidad, facturación electrónica y sus sistemas de seguridad informática, que en su mayoría se ofrecen a través de la nube, explican desde la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (Ceaje), compuesta por 21.000 compañías capitaneadas por emprendedores de menos de 41 años.

Las nuevas plataformas se abren paso

El informe de Accenture refleja que antes de la crisis sanitaria muchas marcas habían trasladado su publicidad a las redes sociales y que con la pandemia esta tendencia ha ganado todavía más fuerza. Las empresas, pero también los artistas e incluso los políticos, han encontrado en estas plataformas una manera inmediata y cercana de transmitir sus mensajes. En Twitch, una red social diseñada para las retransmisiones en directo, se han celebrado encuentros con políticos y artistas. Se ha popularizado porque en ella los gamers (los jugadores de videojuegos) comparten sus partidas con la audiencia, compuesta en su mayoría por varios millones de usuarios de entre 13 y 34 años.

Precisamente los juegos en línea también se han convertido en espacios para la promoción. En Estados Unidos, el Partido Demócrata promovió, en las últimas elecciones presidenciales, el voto para sus candidatos Joe Biden y Kamala Harris, a través del videojuego Animal Crossing: New Horizons, para la consola Nintendo Switch. En él, los jugadores convierten islas desiertas en comunidades llenas de animales con apariencia humana. Allí, el Partido Demócrata construyó una en la que los jugadores accedían a mucha información del ahora presidente de Estados Unidos.

Se fortalece la necesidad de ciberseguridad

“La seguridad informática empieza a ser una prioridad para las organizaciones a medida que se adaptan a la nueva realidad”, afirma Fuente. La migración de todos los procesos de las pymes a herramientas digitales aumenta la necesidad de contar con una mayor seguridad informática. Las consecuencias de sufrir un ciberataque son particularmente severas para este segmento, ya sea por la pérdida de reputación o por los costes que implica, comentan desde la Ceaje. “Más de la mitad no logra recuperarse tras ser víctimas de un ataque”, agregan estos expertos. Ante esta perspectiva, los servicios de protección en la Red ganarán terreno. Se prevé que el mercado en España sobrepase los 1.324 millones de euros en 2021, un 8,1% más que en 2020, de acuerdo con la consultora tecnológica IDC.

¿Hasta dónde llegará el teletrabajo?

“La oficina no está muerta, pero muchas organizaciones ahora la están redefiniendo”, refleja el informe de Accenture. “Cabe suponer que en el futuro no habrá una solución única para todos los casos”, anuncia el documento. Las organizaciones estudian distintas opciones para la localización de sus plantillas. Y lo que queda claro es que la oficina se convertirá, según los expertos que han elaborado el informe, en un espacio común donde se colabore con compañeros y clientes.

Las compañías de mayor tamaño, por ejemplo, apostarán por los modelos híbridos entre la presencialidad y el teletrabajo. Según IDC, en los próximos dos años, el 60% de las grandes empresas españolas habrá adoptado un modelo flexible en un entorno colaborativo que navegue entre lo virtual y lo físico. En las pequeñas y medianas empresas la incidencia fue escasa: solo el 23,8% de las pymes españolas adoptaron esta forma de trabajo en remoto, según un análisis de Sage. Además, un 15% prevé continuar con esta tendencia una vez termine la crisis sanitaria.

El avance del comercio electrónico

Aunque ya venía ganando adeptos estos últimos años, la pandemia ha impulsado el comercio electrónico. Siete de cada 10 internautas compran en línea en España, de acuerdo con el Estudio Anual de eCommerce 2020, elaborado por IAB Spain, la asociación de la publicidad y la comunicación digital en España. Lo que se traduce en 22,5 millones de españoles de entre 16 y 70 años que adquieren productos online de forma habitual. “Es el método de compra preferido por los consumidores y ya no solamente entre los mileniales [que tienen entre 24 y 39 años], sino por todos los públicos”, concluye Fuente.

Archivado En:

Más información