Cortafuegos solidario frente a la pandemia

Desde que comenzara la pandemia del coronavirus, Generali, uno de los grupos aseguradores más importantes de España, ha puesto en marcha toda una serie de medidas para proteger y ayudar en estas circunstancias tan difíciles a todos sus profesionales, clientes y colectivos vulnerables. Esta es la historia de una búsqueda de soluciones inmediatas para problemas urgentes, con la digitalización como protagonista

La principal compañía de seguros de Italia y una de las mayores de Europa mantiene un fuerte compromiso con la sociedad española y así lo ha demostrado desde el inicio de la pandemia. “Cuando se desató la crisis sanitaria reaccionamos muy deprisa”, afirma Santiago Villa, CEO de Generali España. “En primer lugar, buscamos soluciones inmediatas a problemas urgentes, basadas en atender las necesidades de todos nuestros clientes, a la vez que protegíamos a nuestros empleados y colaboradores. Una vez superado ese momento, que nos pedía capacidad de reacción, quisimos llevar a cabo una propuesta solidaria. Pero no a nivel individual, sino sumando el esfuerzo de todos para lograr una acción de mayor envergadura”.

Villa explica que, “como aseguradora, nuestro objetivo es proteger, por lo que no dudamos en poner en marcha todo lo necesario para salvaguardar nuestro valor más importante y apoyar a las personas más vulnerables”.

Primero, las personas

Generali quiere priorizar a las personas y transmitir un mensaje de confianza en los momentos difíciles. En muchas de sus acciones, la apuesta por la digitalización ha sido un elemento esencial. En materia de RSC, Generali ha llevado a cabo múltiples iniciativas. La aseguradora, por ejemplo, se ha sumado a la iniciativa promovida por Unespa (la asociación que incluye a las aseguradoras españolas) por la que se ha constituido un fondo de más de 38 millones de euros que ha permitido suscribir un seguro colectivo para cubrir a más de un millón de profesionales sanitarios comprometidos en la lucha contra la pandemia. En concreto, a todo el personal de hospitales (públicos y privados), incluidos los que trabajan en centros públicos de atención primaria y en servicios de emergencias, así como a quienes trabajan en residencias de mayores, de personas con discapacidad física e intelectual, parálisis cerebral, autismo y salud.

Por otra parte, The Human Safety Net (THSN), el proyecto social de Generali, ha desarrollado una acción especial para hacer frente a la grave situación en que ha sumido la pandemia a numerosas familias en riesgo de exclusión social con niños de entre cero y seis años. Para garantizar el suministro de alimentación y productos de higiene a las familias que participan en el programa más afectadas por la crisis sanitaria durante el estado de alarma, Generali ha constituido un fondo en el que también están colaborando con contribuciones sus distintos empleados.

Generali flexibilizó temporalmente las opciones de pago y ha adaptado todos sus procesos para prestar servicios en modo remoto

El programa THSN teje una red internacional de solidaridad en 23 países del Grupo Generali. Su misión es desbloquear el potencial de las personas en situación o riesgo de exclusión social para que transformen sus vidas y sus comunidades. Con la llegada de la pandemia, THSN ha acometido, además, un profundo esfuerzo de digitalización para continuar ayudando a las familias, aunque ahora en remoto, para evitar situaciones de riesgo.

Otro puntal del grupo es el apoyo a las empresas, en donde destaca la línea de 100 millones de euros para financiar la actividad de las pymes a través del Fondo Extraordinario Internacional para luchar contra la Covid-19.

Mejoras en las pólizas

Generali ha implementado además importantes actuaciones para facilitar la vida a sus clientes. Ha desplegado una amplia batería de medidas como la flexibilización de las opciones de pago de las primas y en las pólizas de empresas no ha aplicado las exclusiones de cobertura de daños referidas a los casos de inactividad causada por el estado de alarma.

Además, ha adaptado todos sus procedimientos para poder prestar servicio en remoto. Por ejemplo, en las actuaciones de peritaje. Así, en lugar de enviar a un perito, algo extremadamente complejo en el periodo de confinamiento, era el propio cliente (o alguien de su entorno) quien podía grabar las imágenes y enviarlas a la compañía, lo que redundaba en una mayor agilidad del proceso. El objetivo, atender a los clientes en los meses más difíciles del confinamiento, eliminando trabas y buscando las mejores soluciones. Por otra parte, la aseguradora también ha lanzado Generali Hospitalización Emergency Plus, una ampliación de la oferta para las empresas que ya han contratado un seguro para el colectivo de empleados que incluye ahora la cobertura de hospitalización por coronavirus. La compañía ha ampliado la cobertura de sus propios empleados incorporando este seguro.

Este grupo tampoco se olvida de sus colaboradores. Diez millones procedentes del Fondo Extraordinario servirán para apoyar sus necesidades de liquidez, unos recursos de los que ya se han beneficiado autónomos y pymes que colaboran con la entidad, especialmente en el ámbito de la peritación y la reparación de siniestros.

Asistencia psicológica

Por otra parte, la compañía aseguradora puso a disposición de sus trabajadores, agentes y familiares directos una línea de asistencia psicológica gratuita, un servicio al que se sumó un buzón de consultas para empleados y mediadores sobre continuidad de negocio y un servicio de telefarmacia.

La aseguradora ofrece también una línea de asesoría profesional para la digitalización de negocios

Además, el pasado 31 de agosto la compañía inició una nueva etapa, denominada Generali Smartworking, que contempla la posibilidad, entre otras medidas, de que los empleados de las oficinas centrales puedan teletrabajar la mitad de la semana, lo que les permite una mayor flexibilidad para organizar su jornada laboral y conciliar mejor.

Archivado En:

Más información