ESPECIAL PUBLICIDAD
i

“Queremos convertirnos en el referente en gestión patrimonial de la banca en Andorra”

El consejero director general de Vall Banc, José Luis Dorado, apuesta por las soluciones a medida para sus clientes como fórmula para crecer en el Principado y expandirse por España

José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.
José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc.

Duplicar el volumen de negocio en España, consolidar su crecimiento internacional, posicionarse como el banco boutique de referencia de banca privada en Andorra y convertirse en el banco digital líder en el Principado. Ese es el catálogo de ambiciones de Vall Banc, una entidad financiera pequeña en tamaño, pero con objetivos muy claros, que se resumen en un anhelo: ser el mejor banco en gestión de patrimonios en Andorra en un plazo máximo de cuatro años. Su consejero director general, José Luis Dorado (Madrid, 1964), llegó al banco en el verano de 2019 para liderar su plan estratégico. Desde la sede central en el Principado, el alto ejecutivo analiza por videoconferencia la situación actual de la entidad y su futuro inminente.

Pregunta. ¿Cuáles son los principales retos de Vall Banc de cara a 2021?

Respuesta. Pasan, sobre todo, por mejorar la eficiencia de la organización y por el crecimiento tanto en Andorra como fuera de sus fronteras, con el foco puesto en banca privada en España, especialmente en Cataluña. En Andorra tenemos una cuota de mercado del 10% y nuestra intención es aumentarla gracias a nuestra especialización como banco boutique. Mientras, la meta en España es alcanzar los 200 millones de euros de negocio en los próximos dos años. El primer paso ya llegó a principios de 2021, con la adquisición de Argenta Patrimonios [una firma de asesoramiento financiero ubicada en Barcelona y que maneja la planificación financiera de clientes en Cataluña, Madrid y País Vasco por valor superior a cien millones de euros anuales]. El objetivo más inmediato es convertirnos en tres o cuatro años en el referente en Andorra. Para ello, seguimos la senda de la excelencia y el reconocimiento de marca y de mercado.

P. ¿Qué peso tiene la tecnología en los planes de expansión de Vall Banc?

R. La tecnología es fundamental. Esta primavera, el banco ha migrado toda su infraestructura tecnológica a la macroplataforma digital RSI, que ya utilizan 75 entidades financieras con un nivel de satisfacción de experiencia de usuario muy elevado. Esta solución nos permitirá competir en igualdad de condiciones con las grandes corporaciones, y nuestros clientes podrán acceder a una serie de servicios y productos innovadores y aplicaciones exclusivas nunca vistas hasta ahora en el mercado andorrano.

La clave pasa por facilitar soluciones a medida, tanto en el activo como en el pasivo, adaptadas a lo que requieren los clientes a lo largo de su ciclo de vida financiera
José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc

P. ¿Aplican criterios de sostenibilidad en el banco?

R. Nuestra intención es hacerlo en todos los ámbitos de nuestra actividad. La sostenibilidad es otro de nuestros grandes pilares. Además de invertir en numerosos proyectos sostenibles y de lanzar nuevos productos de inversión que siguen esta línea, queremos predicar con el ejemplo. Por eso hemos puesto en marcha diversas iniciativas encaminadas a la protección medioambiental, a la apuesta por las microfinanzas o a las prácticas de buen gobierno corporativo.

P. ¿Qué fortalezas tiene Vall Banc para convertirse en el referente de la banca privada de Andorra?

R. Todos nuestros esfuerzos están encaminados a ofrecer el mejor servicio a los clientes, que son nuestra verdadera razón de ser. Cada cliente es único y particular, y tiene sus propias necesidades, que no siempre son únicamente financieras o de inversión. Pueden ser inmobiliarias, patrimoniales, enfocadas al mercado del arte, la filantropía… La clave pasa por facilitar soluciones a medida, tanto en el activo como en el pasivo, adaptadas a lo que requieren los clientes a lo largo de su ciclo de vida financiera. Y eso implica confianza y servicio para asesorarles y ayudarles en todo momento. Queremos atender sus necesidades y acompañarlos en el tiempo. Esa interacción más familiar y cercana nos aporta un valor diferencial.

P. La competencia en Andorra es fuerte: en el país operan hasta cinco licencias bancarias. ¿Qué aspectos les hace distintos y únicos?

R. Nuestra apuesta por la especialización y el hecho de convertirnos en referente en la gestión integral patrimonial en Andorra. Para conseguirlo, contamos con la ayuda de expertos de renombre en el sector financiero como Makena o BlackRock. Somos la única entidad en el Principado que utiliza la herramienta más avanzada de gestión de riesgos y construcción de carteras, la plataforma Aladdin de BlackRock. Somos un banco pequeño en plena reestructuración que está escribiendo su futuro. Y ahora nuestro reto es crecer y ser rentables en los mercados internacionales.

El 20% del PIB de Andorra procede de la banca, lo que demuestra el peso que tiene el sector financiero en el desarrollo del país
José Luis Dorado, consejero director general de Vall Banc

P. ¿Cuáles son las particularidades de la banca en Andorra?

R. La realidad es que hoy Andorra está homologada internacionalmente en términos regulatorios y fiscales. Es una plaza especializada en wealth management [gestión de patrimonios] y en banca privada, con un modelo que ha exportado a otros países. El 20% del PIB de Andorra procede de la banca, lo que demuestra el peso que tiene el sector financiero en el desarrollo del país. Los niveles de solvencia de la plaza andorrana alcanzan el 17,71% CET1 (phase-in) y los de liquidez, el 187% (LCR) que son números muy elevados, por encima de la media de los bancos europeos. Ahora mismo, Andorra está en proceso de reestructuración de toda su deuda, lo cual será muy positivo.

P. ¿Es hoy la banca andorrana más fuerte que hace 4 o 5 años?

R. Sin duda. La adaptación a todas las normativas regulatorias está ya prácticamente implementada, y el sector financiero andorrano ha hecho un gran esfuerzo en muy poco tiempo para buscar los mejores estándares internacionales en todos los aspectos. El reto ahora es crecer y ser rentable en los mercados internacionales.

Archivado En: