ESPECIAL PUBLICIDAD
i

Cinco pilares para la Telefónica de los próximos cien años

La compañía afronta su primer centenario avanzando en la construcción de la Nueva Telefónica

“Las líneas que siguen son, sin ningún género de duda, las más importantes que os he escrito desde que fui nombrado presidente de Telefónica”. Así empezaba el texto que el presidente de la operadora, José María Álvarez-Pallete, remitía en 2019 a los grupos de interés de la empresa para detallarles las líneas maestras de lo que él mismo denominaba “una Nueva Telefónica”.

“Nos corresponde diseñar una compañía para los próximos cien años. Una compañía ambiciosa, llena de oportunidades, responsable y sostenible. Nos corresponde imaginarla, diseñarla y construirla, como otros hicieron antes que nosotros. Y lo hemos hecho. La hemos imaginado, la hemos diseñado y queremos empezar a construir el camino hacia ella”, decía el texto de Álvarez-Pallete.

Era el 27 de noviembre y, aunque no ha transcurrido ni año y medio, muchas cosas han cambiado desde entonces. Sin embargo, a pesar del shock de la pandemia, donde Telefónica ha vuelto a demostrar su compromiso con la sociedad española, la operadora ha mantenido con firmeza el camino marcado. Lo demuestra el análisis de los principales pasos dados por Telefónica en este tiempo, y su relación con los cinco pilares de la “Nueva Telefónica” que entonces detalló Álvarez-Pallete.

Los cinco principios sobre los que pivota ese plan de acción de la Nueva Telefónica son: la priorización de los mercados de España, Brasil, Alemania y Reino Unido; el spin-off operativo de sus negocios en Hispanoamérica, modelando su exposición a la región y creando las condiciones para maximizar su valor; la evolución del modelo operativo, para ganar agilidad, acelerar la ejecución y maximizar las sinergias; y el lanzamiento de dos nuevas unidades. Son Telefónica Tech, con el objetivo de impulsar el crecimiento en las áreas de mayor potencial para el segmento B2B, como la ciberseguridad, el Internet de las Cosas, el big data y la nube; y Telefónica Infra. Esta unidad engloba sus participaciones accionariales en infraestructuras de telecomunicaciones que refuerzan sus plataformas tecnológicas, dando servicio tanto a las operadoras de Telefónica como a terceros.

Esfuerzo técnico y financiero

Los principales pasos que ha dado la compañía en los últimos meses han seguido esta hoja de ruta. Puede que el más importante haya sido la firma en mayo de 2020, en pleno confinamiento, del acuerdo alcanzado con Liberty para fusionar O2 y Virgin Media en Reino Unido. También destacan la oferta finalmente ganada por el negocio móvil de Oi en Brasil y el despliegue de su red 5G para más del 75% de la población española. En estos tres mercados, junto al alemán, Telefónica está llevando a cabo un esfuerzo técnico y financiero muy intenso para mejorar la experiencia de cliente sobre las redes de ultra banda ancha más avanzadas.

Respecto a las nuevas unidades de negocio, son una realidad ya plenamente operativa. Telefónica Infra ha creado una sociedad conjunta con Allianz para desplegar fibra óptica en Alemania y el pasado enero acordó la venta de la división de torres de Telxius a American Tower Corporation. Tras esta importante operación, por valor de 7.700 millones de euros, el equipo gestor de Telefónica Infra continuará centrado en el desarrollo y monetización de torres, sistemas de antenas distribuidas, data centers y proyectos greenfield (desde cero) de fibra y cables submarinos, entre otras infraestructuras.

Telefónica Tech continúa impulsando el crecimiento de servicios digitales con gran potencial, como la ciberseguridad, blockchain, el Internet de las Cosas, el big data y la computación en la nube. Entre los hitos más recientes de su desarrollo está la puesta en marcha de un centro de ciberseguridad en La Marina de Valencia, llamado a convertirse en una referencia en los ámbitos de smart city y smart port. Además, Telefónica está liderando el empleo de blockchain apostando por TrustOS, una tecnología propia que facilita a sus clientes B2B disfrutar de los beneficios de inmutabilidad, trazabilidad y transparencia de la cadena de bloques sin tener que enfrentarse a su complejidad técnica.

En su carta, el presidente de Telefónica escribía: “Es imposible adivinar el futuro, pero estoy convencido de que la mejor manera de predecirlo es crearlo. Y el futuro de Telefónica empezamos a escribirlo hoy”. Telefónica cumplirá 100 años en 2024, y ya trabaja para superarse en los siguientes cien. Solo las compañías que trabajan constantemente en su futuro pueden llegar a presumir de un largo pasado.

Archivado En: