Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AHORRO

Revisar las facturas es clave para tu ahorro

Comparar proveedores y elegir las tarifas que se adaptan a tus necesidades son variables que te ayudarán a reducir las facturas de luz, agua, gas y teléfono

Conocer qué electrodomésticos consumen más es vital para ahorrar en las facturas.
Conocer qué electrodomésticos consumen más es vital para ahorrar en las facturas.

La calefacción supone casi la mitad del consumo energético en el hogar. Exactamente el 47% de lo que se gasta en casa. Saberlo puede ayudarte a reducir la factura al final de mes. Lo mismo con los electrodomésticos, que suponen el 19,4%, el agua caliente (19%), la cocina (7,4%), la iluminación (4,1%), el stand-by de los electrodomésticos (2,3%) y, por último, la refrigeración (0,8%). Con estos datos, que proporciona el comparador web Kelisto.es en su último estudio sobre el gasto en los hogares (2018), acertar con el ahorro será más fácil.

Gas, controla la calefacción

Ajusta termostatos

La calefacción se lleva el pellizco más alto en esta partida. Es recomendable instalar termostatos (mejor uno en cada habitación), ajustar la temperatura a 21º (con lo que reduces el consumo en un 20%) y apagarla por la noche si no vives en una zona muy fría. Recuerda que cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo.

Mantén la temperatura interior

En invierno, ventila solo durante 10 minutos nada más levantarte y en la parte que dé el sol, si tienes esa posibilidad. Deja las persianas subidas para que se caldee la casa. Pon cortinas y alfombras; dan una sensación muy cálida.

Trucos de cocina

Según lo que vayas a preparar, y siempre que sea posible, usa la olla a presión porque es más rápida y el consumo se minimiza. Puedes ahorrar hasta un 50% de energía.

Compara tarifas

Esto vale tanto para gas como para luz. “[Antes de contratar una tarifa] comprueba que eliges la compañía que más se adapte a tus necesidades al mejor precio posible. Si eliges la tarifa más barata del mercado, el ahorro puede rondar los 110 euros al año”, afirma Virginia Cordero, portavoz de kelisto.com.

Electricidad, la gran factura

Revisa la potencia

La potencia normal para una casa está entre 3,45 y 4,6 kilovatios. Esto significa que el límite de consumo llega hasta esos parámetros. Para saber si podrías reducir la potencia contratada basta con un truco casero: “Si nunca han saltado los plomos con el funcionamiento normal de los aparatos y la iluminación, es posible que puedas arañar unos euros a esta tarifa. Cada 1,15 kilovatios de potencia por encima de lo necesario supone unos 60 euros al año”, comenta Enrique García portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Contrata una tarifa de discriminación horaria

"En la actualidad solo un 28% de los consumidores la tienen y le conviene a más del 90% de la población”, explica Jesús Gallent, director de producto de la compañía eléctrica Lucera.

Hay dos posibilidades: la de dos tramos en la que la luz es casi un 50% más barata de 23 a 13 h y un 20% más cara el resto y la de tres tramos, en la que la luz de 1 a 7 h es aún más económica. El cambio cuesta unos 12 euros y con estas soluciones el ahorro se calcula en unos 60 o 65 euros al año de media.

Electrodomésticos eficientes

La nevera y el congelador se llevan buena parte de la factura. También la televisión, la lavadora y el lavavajillas. Los electrodomésticos que tienen etiquetas A+, A++ o A+++ permiten mayores ahorros, aunque suponen una importante inversión inicial. Con ellos se puede evitar el gasto de unos 100 euros al año.

Cuando los uses, pon el lavavajillas en programa ECO o lava la ropa con agua fría o a 30º máximo (al calentar el agua es cuando más se consume). Esto se traduce en un ahorro de un 40%. Instala el frigorífico y el congelador lejos de las fuentes de calor y, si puedes, deja espacio alrededor para que circule el aire. En cuanto al horno y la placa, apágalos un poco antes de acabar y aprovecha el calor residual para terminar la cocción. En general, mantenlos limpios; aumentan la eficiencia y eso es sinónimo de ahorro.

Di adiós al stand by

Cuando dejes de usar un aparato, apágalo del todo, porque aunque no lo parezca sigue consumiendo. Según la OCU, este gesto supone el 2% del gasto energético de una casa. Si los apagas, el ahorro puede suponer de media unos 50 euros al año.

Apúntate al autoconsumo

En una vivienda unifamiliar el autoconsumo es la mejor opción. La energía solar ya no está penalizada y el autoconsumo está exento de cargos y peajes. Consulta el tipo de instalación que más te interesa y ten en cuenta que aunque la inversión puede alcanzar una media de 10.000 euros, según datos de Lucera, luego no hay facturas de luz.

Si tienes aire acondicionado

Regula la temperatura a unos 23-24º máximo y el consumo no se disparará.

Mira bien la factura

Revisar las facturas es clave para tu ahorro

Aunque te parezca enrevesada echa un vistazo a las partidas básicas como lo que pagas por lo que consumes. Si se calcula según una estimación, puedes llamar a tu compañía, pedir la lectura real y la devolución de la diferencia en su caso. La potencia o el alquiler se pagan independientemente de haya o no consumo.

Teléfono e Internet: busca, compara y elige

Contrata lo que necesitas

¿Por qué vas a pagar una conexión a altísima velocidad si solo usas el teléfono para mirar el correo, las redes sociales o mandar whatsapp? Aquí bastaría con una velocidad de 50 megabytes. Pero si usas plataformas digitales como Movistar, HBO, Netflix o compras en internet, es mejor que tu velocidad sea de 300 megabytes. Asegúrate que los datos que contratas se corresponden con los que gastas cada mes. Para Sara Perales, de Kelisto, “escoger una opción barata puede salir cara. Muchas compañías cobran los megas y minutos extras que consumes en el móvil una vez que has agotado los contratados o reducen (y mucho) la velocidad”.

Ojo con las ofertas

Revísalas al detalle antes de decidirte y mira lo que cuenta la letra pequeña. Lo normal es que hagan una rebaja los primeros meses para captar el cliente, pero luego las subidas sean constantes. Presta atención a la cláusula de permanencia. Muchas compañías tienen una penalización económica por encima de 100 euros. Comprueba también si tienen un buen servicio técnico.

Cambia de operador

Si tu compañía no hace más que subirte la cuota, no lo dudes. Seguro que hay otras que están dispuestas a mejorarte la tarifa (ten en cuenta todo lo anterior). Según Sara Perales de Kelisto, “al comparar todas las que ofrece el mercado un hogar puede ahorrar hasta 348 euros al año”.

Agua, revisa tus actos cotidianos y las instalaciones

Ducha mejor que baño

Aunque la ducha es lo más habitual, no está de más recordar lo que supone llenar la bañera. Mientras que con el primer gesto se gastan unos 100 litros con el segundo la cifra se dispara a 400. Cifras que se traducen en un ahorro de más de 174 euros al año, según comenta Virginia Cordero, portavoz de kelisto.com.

Cierra los grifos y no los abras a tope

Si al cepillarte los dientes, al afeitarte o incluso al lavarte las manos no cierras el grifo, puedes llegar a malgastar hasta 30 litros por día. Si lo abres solo lo necesario, evitarás el desperdicio de agua y ahorrarás más de 34 euros al año.

Revisar las facturas es clave para tu ahorro

Examina las instalaciones

Un inodoro con una fuga puede gastar hasta 200.000 litros al año y un grifo que gotee puede desperdiciar más de 30 litros al día. Si tienes las instalaciones en orden te ahorras casi 20 euros anuales.

Lava los platos en el lavavajillas

Fregar la vajilla a mano consume 88,8 litros de agua diarios, 52 de agua caliente. El Canal de Isabel II recomienda el uso del lavavajillas antes que lavar a mano, ya que un lavavajillas consume solo 54,2 litros y 24,6 de agua caliente. Si tienes este aparato, no te lo pienses, pero vigila los niveles de sal y abrillantador para que sea eficiente y ponlo cuando esté lleno.

En impuestos, consulta en tu Ayuntamiento

No es fácil reducir esta partida, pero hay algunos impuestos como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en el que está premiado con una bonificación domiciliar el pago. En Madrid, el pago fraccionado lo está con un 5% de la cuota. Consulta las condiciones que tienes en tu Ayuntamiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información