PROYECTO LANZADERA

Juan Roig dice que si conseguimos buenos empresarios, en España se acabará la crisis

El empresario Juan Roig , durante la presentación del Proyecto Lanzadera, cuyo fin es ayudar al desarrollo de proyectos de liderazgo emprendedor y que está dotado con una aportación privada de tres millones de euros.
El empresario Juan Roig , durante la presentación del Proyecto Lanzadera, cuyo fin es ayudar al desarrollo de proyectos de liderazgo emprendedor y que está dotado con una aportación privada de tres millones de euros.EFE

El impulsor del proyecto Lanzadera y presidente de Mercadona, Juan Roig, ha afirmado hoy que si se consiguen buenos empresarios, se acabará la crisis en España porque son éstos los que pueden sacar al país de la situación en que se encuentra.

Roig ha destacado, en la presentación de los quince proyectos ganadores de la primera edición de Lanzadera, que el objetivo de su iniciativa, dotada con 3 millones de euros anuales de capital privado, es ayudar "a los números uno" a crear empresas sostenibles dentro del modelo de calidad total.

"Creemos que los empresarios, junto con los trabajadores, son los que nos pueden sacar de la crisis", ha manifestado ante los 37 profesionales que integran los proyectos elegidos, a quienes ha advertido de que junto a la posibilidad de tener éxito, también está el fracaso, pero éste enseña a hacer mejor las cosas.

Cada uno de los proyectos recibirá una financiación máxima de 200.000 euros para poner en marcha su idea y Lanzadera les da apoyo logístico en su sede de Valencia durante al menos un año.

Roig ha explicado que el apoyo incluye compartir el modelo de gestión de Mercadona, "que ha demostrado su éxito" al estar basado en "primero dar y luego recibir", en que el cliente tiene el poder sobre la empresa, y en la cultura del esfuerzo y el trabajo.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS