Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un disidente cubano preso muere tras 50 días de ayuno

La dictadura de Cuba sumó ayer una nueva víctima. El disidente cubano Wilman Villar Mendoza, de 31 años, condenado a cuatro años por "desacato", murió tras 50 días en huelga de hambre. La oposición atribuyó su muerte a la represión del régimen castrista. El Gobierno español exigió la liberación de todos los presos políticos.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de enero de 2012