Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Mike Smith, el cazatalentos que rechazó a los Beatles

El productor británico desechó al cuarteto de Liverpool por los Tremeloes, con quien grabó varios éxitos

Mike Smith, el cazatalentos del sello Decca que rehusó fichar a The Beatles, falleció en Camberley (Reino Unido) el 3 de diciembre de 2011. Smith, de 76 años, sufría de enfisema.

El drama ocurrió el 1 de enero de 1962. Los Beatles viajaron desde Liverpool para hacer una prueba en los estudios londinenses de Decca. No fue una sesión feliz: Smith, el hombre de la discográfica que había mostrado entusiasmo tras verles tocar en The Cavern, llegó tarde a la cita y posiblemente perjudicado por las libaciones de la noche anterior.

Se cuenta minuciosamente en Beatles 62. El año del cambio (T&B Editores), reciente libro de Fernando López Chaurri. En un ambiente frío, los Beatles sonaron mediocres pero además todo estaba en su contra. Smith tenía el encargo de fichar un conjunto beat y puede que mentalmente ya hubiera optado por Brian Poole and the Tremeloes, quinteto con excelentes juegos de voces que vivía cerca de Londres; aparte, eran conocidos de Smith.

Con el grupo de Brian Poole produjo 'Do you love me' y 'Twist and shout'

Cincuenta años después, cuesta imaginar los apuros de Brian Epstein para lograr un contrato para sus prodigiosos pupilos: refractaria a los grupos de provincia, la industria londinense parecía inexpugnable. Consistía esencialmente en seis grandes discográficas, donde reinaban unos jefes de A&R (Artistas y Repertorio) estéticamente conservadores. Dick Rowe se ocupaba del pop en Decca y se fiaba de su ayudante, Mike Smith, que sabía hablar el lenguaje de los músicos.

Nacido en Barking (Essex) el 30 de abril de 1935, Michael Robert Smith estudió música e hizo el servicio militar en la RAF, como electricista. Tras recalar en la BBC, pasó a Decca, esperando recorrer las grandes capitales europeas grabando música clásica. Por el contrario, terminó produciendo orquestas ligeras y vocalistas como Billy Fury o la irlandesa Bridie Gallagher, también fallecida en 2011.

Rowe y Smith pasarían a la historia universal de los fallos garrafales por rechazar a los Beatles. Decca se regía por el modelo de empresa colonial; el principio imperial de que la clase dirigente no reconoce ninguna pifia impidió que Rowe y Smith fueran degradados.

Hicieron bien. Ambos se reconciliaron con los Beatles: Rowe contrató a continuación a los Rolling Stones, que venían recomendados por George Harrison. Smith produjo numerosos éxitos con Brian Poole y los Tremeloes, incluyendo el número uno Do you love me. Siguiendo la pauta de los Beatles, les hizo grabar Twist and shout; también realizó buenos temas con los Applejacks (Tell me when, Like dreamers do) y el vocalista Dave Berry (The crying game).

Cuando Brian Poole se separó de los Tremeloes, Smith se alineó con la banda, acompañándoles a su nuevo hogar en CBS. Allí cosecharon abundantes impactos, incluyendo su segundo número uno, Silence is golden. Smith también produjo otros cuatro discos que llegaron a lo alto de las listas británicas: The ballad of Bonnie and Clyde (Georgie Fame), Everlasting love (Love Affair), Yellow river (Christie) y una versión de Lennon-McCartney, el Ob-la-di, ob-la-da (Marmalade).

Ya jubilado, Smith aceptó ser invitado de convenciones de fans de los Beatles, donde revivía deportivamente su monumental equivocación. Reconocía que pecó de centralismo: Liverpool había desarrollado una escena musical que los foráneos no entendían. Y especulaba que su negativa fue finalmente una bendición: en Decca no había un productor tipo George Martin, capaz de consagrarse al perfeccionamiento de los Beatles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 2012