Ordóñez abre la posibilidad de crear un 'banco malo' inmobiliario

El gobernador cree que la reestructuración financiera "no se ha completado"

El cambio político también ha trascendido al supervisor, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Ayer, por primera vez, el gobernador del Banco de España admitió una idea que han barajado diferentes líderes del Partido Popular: la creación de un banco malo, es decir, una sociedad estatal que adquiera los activos inmobiliarios (sobre todo, suelo) de la banca para venderlos cuando se recupere el mercado. La clave será el precio al que sean adquiridos, como recordaron ayer Luis de Guindos y Manuel Pizarro, ex políticos del PP. Si el precio está por encima del de mercado, podría ser visto como una ayuda. Ordóñez termina su mandato en junio, lo que le obligará a convivir con el Gobierno del PP seis meses.

"El problema es que todavía no sabemos bien cómo salir de esta", dice
Más información
El Banco de España avisa de que las necesidades de reestructuración financiera se han incrementado
La banca deberá duplicar a 1.600 millones su aportación al Fondo de Garantía

"El mayor riesgo es el de fatiga, cansarse de emprender reformas porque estas no tienen efectos visibles a corto", advirtió ayer Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Por eso, añadió que "el proceso de reestructuración no se puede dar por completado" y hay que "estar abiertos a la posibilidad de acometer las acciones adicionales que se consideren necesarias". Ayer, en el discurso de presentación del estudio Mecanismos de prevención y gestión de futuras crisis bancarias, concretó que "hay dudas sobre el grado de saneamiento de los balances de nuestras entidades. Es cierto que una insatisfactoria evolución económica podría obligar a realizar esfuerzos adicionales en este sentido en el futuro".

Al final, la conclusión del supervisor fue nítida: "Sería un grave error fijar criterios de manera rígida y cerrar las puertas a la posible incorporación de nuevas herramientas de reestructuración financiera que las cambiantes circunstancias puedan exigir" para tener entidades sólidas. Incluso afirmó que las necesidades de reestructuración del sistema "se han incrementado".

Hasta ahora el Banco de España no había apostado por este sistema, que si embargo se ha usado en Irlanda y Alemania, entre otros países. No obstante, Ordóñez aclaró veladamente que la responsabilidad es del legislador. Fueron "las autoridades las que descartaron" posibles fórmulas de reestructuración financiera, dijo en el discurso pronunciado ayer.

Respecto a la evolución de la crisis, Fernández Ordóñez admitió que "es posible que vuelva a agravarse" y que la solución dependerá del futuro Gobierno pero también dependerá en buena medida de Europa. "Todavía no hemos conseguido activar los mecanismos adecuados para detener la dinámica de los mercados", afirmó el gobernador y añadió que "el problema es que todavía no sabemos bien cómo salir de esta".

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez.
El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez.EFE

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS