Reportaje:

Cita con la clase media del vino

300 bodegas participan en un concurso de caldos que se venden a menos de 10 euros

La estratosférica puntuación que el crítico de vinos estadounidense Robert Parker dio a un vino de mesa ourensano de los de a un euro y medio la botella puso de relieve que, por muy peculiares que fuesen las circunstancias del caso, existe un extenso grupo de caldos de gran calidad a precios nada desorbitados. Con ese trasfondo se pusieron manos a la obra ya en 2010 los organizadores del Ranking Independiente de Vinos por menos de 10 euros, un concurso que en su segunda edición se traslada a la parroquia de Raxó, en Poio (Pontevedra).

Fueron más de 300 bodegas y 50 denominaciones geográficas las que en los últimos meses enviaron muestras para la cata que se celebra esta mañana en el restaurante Pepe Vieira de Raxó, según explicó ayer en el acto de presentación del concurso Mariano Fisac, bloguero enamorado de los vinos y organizador del certamen que, tras su primera edición en Madrid, este año llega a Galicia. "El futuro del vino no está lejos del noroeste", justificó.

Habrá bodegueros del sur de Francia, Italia e incluso de Argentina
Estará el Rúa2010, el vino de 1,5 euros ensalzado por un crítico de EE UU

Además de Galicia, el resto de España y Portugal, participan en esta clasificación bodegueros del sur de Francia, Italia y hasta Argentina. "Hemos sido un poco más ambiciosos este año", relató Fisac, tras resaltar que el jurado estará compuesto por más de 20 personas, entre bodegueros, enólogos, sumilleres o meros aficionados. El propio blog de Fisac, mileurismogourmet.com rebosó de comentarios de internautas que lanzaban sus propuestas tras el anuncio de la convocatoria.

Que esta segunda edición se celebre en Galicia se debe también, en parte, a la participación del sumiller Xoán Cannas y su empresa María Fechoría, especializada en la formación en el estudio de los vinos, la importación y exportación y la organización de actividades relacionadas con ese mundo. Cannas, natural de Raxó y gerente del Pepe Vieira, ganó en 2004 el premio Nariz de Oro al mejor sumiller de España y no es ajeno al revuelo que se formó en torno al cacareado Rúa2010, enaltecido por el gurú norteamericano. "Hemos hecho un esfuerzo importante por que este vino estuviese en nuestro concurso y pudiese desmitificarse o mitificarse", señaló, aunque da pistas de que no espera que encabece también esta clasificación. "Es cierto que estas cosas a veces pasan en los concursos, pero hemos procurado formar un panel de cata lo más profesional posible, con gente de Barcelona, Madrid, Asturias o Portugal. Veremos qué sucede".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La participación de los amantes del vino que no se dedican profesionalmente a él también ha tenido peso. Muchas de las propuestas de participantes surgieron de la colaboración de otros responsables de bitácoras de Internet, que transmitieron sus sugerencias. "Con la crisis todas las bodegas se están poniendo las pilas y empiezan a atender a los vinos por debajo de la barrera psicológica de los 30 euros. Nosotros nos hemos querido posicionar por debajo, para que resulte atractivo a la gente que generalmente no se interesa por el vino". El listado también tiene en mente la cercanía de la temporada navideña a la que ahora el ciudadano medio "no puede dedicar mucho presupuesto".

Ambos coincidieron en que el vino gallego está en auge. "El cambio climático le ha venido bien", bromeó Fisac, que destacó la mejoría generalizada del Ribeiro o los tintos de Rías Baixas, que se empiezan a recuperar. "El patrimonio vitivinícola de un país reside en su patrimonio genético. En Galicia hay 70 variedades autóctonas, varios microclimas, suelos característicos como los graníticos o los pizarrosos que dan lugar a unos vinos tremendamente singulares que se valoran cada vez más en un mercado absolutamente globalizado", adujo Cannas.

Los resultados de la cata que decidirá el rey de los vinos de clase de media se revelarán el próximo 26 de noviembre en el mismo enclave de la cata de hoy. Ese día se celebrará la segunda pata de la iniciativa, la feria Viñeron 2.0. Con este nombre, formado a partir del francés vigneron (vinicultor) y el quizás menos original guiño a la web 2.0, los organizadores aspiran a dar conocer una especie de "festival de Sundance del vino", en palabras de Cannas. "Si el ranking es el prêt-à-porter, esto sería la alta costura", compara el sumiller, que avisa de que esta segunda vertiente está dirigida a "gente de otro poder adquisitivo o sensitivo". La intención de la feria es reunir a 25 vinicultores "de la vanguardia creativa europea", aunque de fama diversa. Cannas destaca entre los locales a Rodrigo Méndez, "que ha recuperado y dignificado las variedades tintas de Rías Baixas" o Gerardo Méndez, "un mito". También destaca a los portugueses Álvaro Castro y João Roseira, El participante más exótico es la familia Burklin-Wolf, que trae a Poio sus caldos del Palatinado alemán.

Los sumilleres Xoán Cannas y Mariano Fisac, en la cata previa celebrada ayer en el restaurante Pepe Vieira de Raxó.
Los sumilleres Xoán Cannas y Mariano Fisac, en la cata previa celebrada ayer en el restaurante Pepe Vieira de Raxó.CARLOS PUGA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS