Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:RUTAS URBANAS

Miami vertical

Rascacielos desafiantes y barrios reinventados. El centro de la ciudad renace como una galería de arquitectura contemporánea

Durante muchos años, los residentes de Miami Beach han mirado con desdén al otro lado de la bahía Vizcaína, a la zona de grandes rascacielos que se recortan contra el horizonte de los atardeceres tropicales. Allí se alza la ciudad de Miami como tal, una de las metrópolis más castigadas por la crisis hipotecaria, que quedó vacía durante años. Sus calles, decían en las playas, guardaban el mismo encanto de un solar o un aparcamiento. Parecía que nadie viviera allí y, a tenor de las grandes torres que languidecían en la oscuridad, no daba la impresión de que nadie lo fuera a hacer en un futuro próximo. Y de repente, por sorpresa, el centro de Miami renació. Ahora bulle con hoteles, restaurantes, clubes privados, spas y tiendas de arte. Después de muchos años siendo la hermana fea, Miami puede mirar ahora a South Beach, Coconut Grove y Coral Gables con cierto aire de superioridad.

MÁS INFORMACIÓN

Miami ha despertado de su letargo con aires de Manhattan tropical. Le ha copiado a la gran manzana ideas como los resplandecientes rascacielos de cristal. Su silueta la define un edificio que es al sur de Florida lo que el Empire State es a Nueva York. Tradicionalmente se ha llamado la Torre de Bank of America. Hoy se conoce como Torre Miami. Lo proyectó, en los ochenta, el arquitecto chino I. M. Pei, padre de la pirámide del Louvre en París. Ya aparecía en los títulos de crédito de Corrupción en Miami, apuntando a una tendencia que se ha convertido en norma 30 años después: Miami es ciudad de rascacielos. Como el Empire State, la Torre Miami se ilumina por la noche con los colores que requiere la ocasión: rojo para Navidad, verde por San Patricio y azul, blanco y rojo el 4 de julio.

Los nuevos desarrollos se centran en el sur del distrito financiero, en la zona conocida como Brickell, nuevo centro neurálgico de la noche miamense. Le debe su nombre a William Brickell, cofundador de Miami en el siglo XIX. A su muerte, su viuda, Mary, pobló esas calles de grandes mansiones, por lo que recibió en un día lejano el nombre de Millionaire Row. Sin embargo, la última millonaria en comprar una casa allí fue Madonna, en 1992. Y la vendió en 2000. Desde entonces solo se han construido grandes torres, entre ellas, la más alta de Florida, la Four Seasons, que alberga un hotel de lujo, tres restaurantes y una piscina con servicio de cócteles. Más impactantes son las vistas desde la terraza del hotel Conrad, en el 25 piso de la torre homónima, con vistas a South Beach, Fire Island y Key Biscayne.

Gran parte del estilo cosmopolita y a la vez colorista de Miami es obra del estudio Arquitectonica, liderado por Bernardo Fort-Brescia y Laurinda Hope Spear, que ha diseñado una quincena de edificios en Miami. Todos tienen un marcado sentido del dramatismo en sus fachadas, con colores sólidos y líneas contundentes. El más reconocible es el American Airlines Arena (estadio del equipo de la NBA Miami Heat, de 1998) y uno de los últimos, el Icon Brickell, un complejo de tres rascacielos al borde de la bahía. En los últimos pisos de uno de ellos se encuentra el muy exclusivo Club 50 de Viceroy, un lounge con piscina, decorado en estilo retro, abierto por la noche de miércoles a sábado, ideal para ver atardecer.

Miami ha copiado a Nueva York otro concepto cosmopolita: el de un hotel escondido dentro de otro hotel. Esta es una ciudad donde los días de frío son casi inexistentes y se ha convertido en destino de numerosas celebridades, como Matt Damon, Eva Mendes o Leny Kravitz. El hotel boutique Beaux Arts (que está dentro de un Marriott de mayores dimensiones) es un refugio ideal para famosos. Todo en él es exclusivo, comenzando por la recepción, que se halla oculta. Tiene únicamente 44 habitaciones y sus instalaciones solo están abiertas a los huéspedes. No ofrecen descuentos, pero en cada habitación hay iPad y cafeteras Illy. Para los muchos jugadores de la NBA que visitan la ciudad hay camas de 215 centímetros.

Una feria de diseño

Como cualquier metrópoli que se precie, Miami tendrá, en un futuro, su tienda Louis Vuitton. Es el próximo y esperado añadido a la vibrante zona del Design District, 18 manzanas de edificios industriales, del periodo de entreguerras, que la constructora Dacra convirtió a lo largo de la década pasada en un valioso enclave de arte y diseño. En la revitalización de esa área, contigua al llamado Pequeño Haití, ha tenido mucho que ver la feria Design Miami, centrada en diseño y mobiliario de interior del siglo XX y que se celebra cada mes de junio desde 2005. Entonces era una zona depauperada y de edificios desocupados. Hoy ostenta tiendas como Fendi Casa, Y3 o Christian Louboutin.

Una de las joyas del Design District es el edificio Moore, que en 1921 abrió como tienda de muebles y en cuyo interior la arquitecta iraquí Zaha Hadid creó la instalación Elastika, de aspecto orgánico y compuesta por grandes hebras enlazadas a lo alto de cuatro plantas. No muy lejos está el museo que alberga la colección de Rosa y Carlos de la Cruz, 3.000 piezas de arte moderno en un preclaro edificio diseñado por John Marquette y abierto al público en diciembre de 2009. En el Design District hay pequeñas casas de diseño, tiendas y restaurantes de todo tipo. Hace años, esas calles eran un oasis en Miami. Hoy son parte central de un nuevo carácter y una renacida personalidad.

Guía

» Turismo de Miami (www.visitflorida.com/Miami).

Cómo ir

» Iberia (www.iberia.com) tiene vuelos directos desde Madrid y Barcelona a Miami a partir de 600 euros ida y vuelta.

» Delta (http://es.delta.com/) vuela a Miami (con escala en Atlanta) desde 440 euros.

Dormir

» Hotel Conrad. Brickell Avenue, 1395 (www.conradhotels.com). La doble, desde 139 euros.

» Four Seanons. Brickell Avenue, 1435 (www.fourseasons.com/miami/). La doble, desde 120 euros.

» Beaux Arts. Biscayne Boulevard Way, 255 (www.hotelbeauxartsmiami.com) La doble, desde 200.

Visitas

» De La Cruz Collection. 41th NE, 23 (www.delacruzcollection.org).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de julio de 2011

Más información