Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fondos del Consell a Esperanza sin Fronteras crecieron con Blasco

Antes, habían obtenido 38.091 euros; desde 2010 han recibido 854.051 euros

El aterrizaje de Rafael Blasco en la Consejería de Solidaridad y Ciudadanía en el otoño de 2009 supuso el punto de partida de un incremento espectacular en las ayudas que la ONG Esperanza sin Fronteras (ESF) ha recibido de fondos de la Generalitat para proyectos de cooperación.

Esta entidad (junto a Fundación Solidaria Hemisferio, entre otras) es una de las organizaciones que figuran en la denuncia presentada a la Fiscalía Anticorrupción por las diputadas Clara Tirado, del PSPV, y Mireia Mollà, de Compromís, sobre la presunta existencia de una trama de desvío de fondos de cooperación procedentes de la Generalitat.

De los 892.142 euros recibidos por ESF en convocatorias públicas de cooperación, el 95% (854.051 euros) los recibió con Blasco al frente de la consejería, como reflejan los archivos de Solidaridad y Ciudadanía, accesibles a través del motor de búsqueda que ofrece este departamento en la web.

La consejería explica que se cumplen "todas las garantías exigibles"

Hasta entonces, esta entidad solo había recibido ayudas para sufragar dos proyectos menores y referidos a campañas de sensibilización (actuaciones de difusión que no implican actuación sobre el terreno), cuando Presidencia gestionaba directamente la parcela de cooperación. En 2000 obtuvo 12.020 euros por el proyecto Mozambique revive y en 2001 26.071 por el programa Ablación, ¿Tradición o tortura?

Desde entonces, ESF no volvió a recibir fondos de la Generalitat hasta el año 2010, cuando obtuvo dos ayudas y, ya no relativas a programas de sensibilización, sino de cooperación internacional para el desarrollo. Ambos fueron en Perú. Uno de ellos, sufragado por la Generalitat con 332.232 euros, llevaba por título Fortalecimiento de la protección integral agropecuaria y seguridad alimentaria del municipio de Andahauylillas. El segundo, el Proyecto de promoción de la educación y centro de desarrollo rural, también en Andahauylillas, recibió de la consejería 247.614 euros.

Este año, ESF ha vuelto a obtener ayudas en la convocatoria de cooperación para el desarrollo y también para una iniciativa en el mismo país sudamericano. Se trata del Proyecto agropecuario de soberanía alimentaria y creación del centro de acogida para niños huérfanos y pobres 'Un mundo diferente' en la zona rural andina, municipio de Uchiza. En este caso, la subvención del Gobierno valenciano asciende a 274.205, según los datos que ofrece Solidaridad y Ciudadanía en su página web.

Pero al margen de estos fondos, ESF ha obtenido este año otras importantes ayudas, tanto en lo que respecta a su envergadura como a su financiación. Por un lado, ha recibido dos subvenciones de los presupuestos por vía nominativa (y por lo tanto directa del departamento que dirige Rafael Blasco), a través de la línea Acciones institucionales de cooperación internacional al desarrollo. Una de 200.000 euros y otra de 185.550 euros.

A este dinero se suman los cuatro millones de euros que le ha concedido Solidaridad y Ciudadanía a la entidad para construir un hospital en Haití en una resolución publicada el viernes en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana. Con esta cifra, los fondos recibidos este año por la ONG del departamento que dirige Rafael Blasco suman más de 4,6 millones de euros. Todo ello tiene lugar en un momento de "drásticos recortes a la ayuda oficial al desarrollo", como denunció la coordinadora valenciana de ONG.

Fuentes de la consejería de Solidaridad y Ciudadanía sostienen que las ayudas a ESF obedecen a que "la Generalitat selecciona los proyectos, como en este caso, mediante convocatorias públicas y a partir de requisitos legalmente establecidos que se cumplen con todas las garantías exigibles".

ESF, por su parte, señala que esta entidad opta, "como cualquier otra ONG que acredite los requisitos administrativos y de experiencia establecidos en las convocatorias públicas anuales que publica la Generalitat, a la financiación de proyectos de cooperación al desarrollo". Respecto al incremento de ayudas "ESF ha presentado unos proyectos de gran calidad que han sido muy bien valorados por la Generalitat y han sido seleccionados para ser financiados", aduce la entidad.

La ONG dejó el país caribeño en enero por falta de recursos

Esperanza sin Fronteras se desplazó a Haití tras el violento terremoto que asoló el país en enero de 2010. Un año más tarde, anunció que dejaba el país por haberse quedado sin fondos. En la nota de prensa que emitió la organización para explicar su salida del país, su presidente, Fernando Darder, comentó que el motivo de su salida, pese a los esfuerzos de la entidad, eran "la falta de recursos económicos y de ayudas".

Solidaridad y Ciudadanía quitó importancia a esta circunstancia, tras hacerse público el viernes que ESF será la encargada de poner en marcha un hospital en Haití, un encargo valorado en cuatro millones de euros y pagado por la Generalitat. El problema que sufrió Esperanza sin Fronteras "ha afectado a decenas de ONG como consecuencia de las condiciones propias de un país que ha sufrido una de las catástrofes humanitarias más terribles de los últimos años". Además, "Esperanza sin Fronteras, que tiene experiencia en Haití entre otros países de pobreza extrema, cumple todos los requisitos que exigía la convocatoria pública y, por ello y por ser un buen y excelente proyecto, ha sido seleccionada", explicaron.

El presidente de Esperanza sin Fronteras también dio a este diario su versión de la salida de Haití, a través de un mensaje electrónico desde Tailandia. La entidad, dijo, "contó con las aportaciones iniciales de diferentes donantes que permitieron la creación del campo y su puesta en marcha, organización y funcionamiento". Pasado un tiempo, "y ante la imposibilidad de obtener más fondos, ESF entregó la responsabilidad de atender el campo de refugiados en el que sobreviven más de 2.000 personas a la organización internacional Wolrd Visión".

En otra nota, en la que ESF explica que el centro sanitario que construirá en la localidad de Belle-Anse tendrá 30 camas, quirófano y UCI pediátrica, la ONG destaca que esta organización "está especializada en atender situaciones de emergencia". Fernando Darder también recuerda que recibió la medalla de la Unesco por la paz y la cooperación en 2009.

Un año antes, la Diputación de Castellón apoyó una propuesta para la concesión del premio Príncipe de Asturias de la concordia a Darder. La candidatura la impulsó la propia ESF.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 2011

Más información