Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Dinero & inversiones

Comisiones que se comen réditos

Algunas gestoras bajan las tarifas de sus fondos, pero España es aún un mercado caro

En lo que va de año las gestoras han comunicado a la CNMV la rebaja de la comisión de gestión -en algunos casos la eliminan totalmente- en 60 fondos (ver cuadro adjunto). La caída de las tarifas en estos productos es una tendencia que se viene manifestando en el sector en los últimos 15 años. No en vano, la comisión de gestión media ha pasado del 1,63% del patrimonio en 1994, hasta el 0,9% en diciembre de 2009 -últimos datos disponibles-, según la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva (Inverco).

La mayoría de los fondos donde se han recortado los gastos en 2011 se encuadran dentro de las categorías de renta fija a corto plazo y garantizados. Es decir, donde está metido la mayor parte del dinero que los ahorradores invierten en fondos en España. Se trata de categorías que en un contexto de inflación alcista y con tipos de interés todavía por debajo de la media histórica la comisión se convierte en un elemento clave para que las rentabilidades reales (descuentan el coste de la vida) sean positivas.

Las rebajas se concentran en garantizados y renta fija a corto plazo

La presión de las gestoras extranjeras obliga a ser más competitivos

¿A qué atribuyen los expertos la caída de las comisiones? "Las rebajas se producen en un momento donde las gestoras extranjeras están ganando cuota de mercado a las nacionales. Hay que ser más competitivos y es precisamente en los fondos más conservadores donde el diferencial entre lo que cobra una gestora local y una foránea suele ser mayor", argumenta Fernando Luque, analista de Morningstar.

"El inversor es cada vez más selectivo. Hay que competir y una de las formas de atraer a nuevos clientes es con comisiones ya que estas tienen una influencia directa en la rentabilidad", explica Paula Mercado, directora de análisis de VDOS Stochastics.

Los expertos advierten de una peculiaridad en el mercado de fondos, y es que suele haber una relación inversamente proporcional entre las comisiones y la calidad del producto, es decir, cuanto más caro sea peor suele ser para el bolsillo del cliente. Por eso, los asesores financieros aconsejan a los inversores utilizar el ratio de gastos totales (TER, por sus siglas en inglés) como primer filtro a la hora de elegir un fondo. El TER incluye todos los costes operativos del fondo (comisión de gestión, comisión de servicio y, en algunos casos, comisión sobre la rentabilidad) y hay que compararlo respecto a otros fondos de la misma categoría. La CNMV tiene en su página web un comparador de fondos que incluye, entre otros datos, el TER de cada producto.

Varios expertos creen que a pesar de la caída de las comisiones, España sigue siendo un mercado caro si se compara con los gastos que se aplican en otros países. "Los fondos españoles todavía tienen unos gastos elevados, especialmente en algunas categorías como renta variable, monetarios o garantizados", indica Fernando Luque. "Hay margen para reducir las tarifas. Lo que pasa es que la industria española está muy segmentada y existen muchos fondos con un patrimonio pequeño y gastos fijos y no tiene mucho margen para bajar las comisiones", añade Luque.

Esta opinión es compartida por Paula Mercado: "Las comisiones son todavía altas. Creo que se debe fundamentalmente a que las gestoras locales han disfrutado durante muchos años de una situación privilegiada desde el punto de vista comercial para captar y fidelizar a los clientes, con independencia del tipo de productos y de las comisiones cobradas".

Víctor Alvargonzález, consejero delegado de Profim cree que hay que diferenciar por categorías, aunque admite que en algunos casos existen comisiones totalmente "disparatadas". "No tienen sentido que en productos donde los gestores no hacen una gestión activa, como los garantizados o los fondos referenciados a un índice, se cobren gastos tan altos. Ahora bien, hay otros fondos donde las comisiones, aunque no sean baratas, sí están más justificadas como ocurre con algunos productos de renta variable nacional o de renta fija", reflexiona Alvargonzález.

Ángel Martínez Aldama, director general de Inverco, discrepa de esta visión. "A la industria española de fondos se la puede criticar por algunas cosas, pero no por las comisiones", argumenta. "Aquí no se suelen cobrar comisiones de suscripción y de reembolso, que según la legislación podrían llegar al 5%, y solo se carga la comisión de gestión. Si se suman estas tres tarifas dudo mucho de que los fondos españoles que se venden en España sean más caros". Aldama advierte de que si las gestoras locales empezaran a cobrar por la suscripción y el reembolso se desactivaría por completo el atractivo del diferimiento fiscal por el traspaso de fondos. "Este factor en importante si se tiene en cuenta que la rotación media del patrimonio de un partícipe es de tres años", apunta.

Morningstar publicó el pasado marzo un estudio en el que analiza la industria de fondos en 22 países y pone nota a cada mercado en función de una serie de variables. España ocupaba en tercer lugar por la cola solo por delante de Sudáfrica y Nueva Zelanda. "Los principales inconvenientes del mercado español son unas comisiones por encima de la media y un sistema de distribución cerrado que da pocas oportunidades a los partícipes. Estos factores se ven en parte compensados por un generoso tratamiento fiscal en los traspasos y por una información comprensiva en la web", dice el estudio. "Las tarifas y gastos en España son demasiado altos. En particular, los fondos de renta variable nacional y los monetarios se encuentran entre los más caros de la encuesta", concluyen.

-

Fuerte bocado a los ingresos

En los últimos años, en paralelo a la caída de las comisiones que aplican los fondos españoles a sus partícipes, se ha producido una importante reducción en el patrimonio gestionado por las instituciones de inversión colectiva. Esta combinación ha tenido como efecto un cuantioso recorte en los ingresos que obtienen las gestoras ya que las comisiones están directamente relacionadas al patrimonio que manejan.

En 2009 la comisión de gestión media fue del 0,9% y el patrimonio en manos de la industria al cierre del ejercicio ascendía a 163.243 millones de euros lo que se traduce en unos ingresos medios de 1.469 millones. Una década antes la comisión era del 1,48% y el patrimonio de 183.391 millones, lo que significaría una facturación de las gestoras de 2.714 millones.

En los diez últimos años las gestoras domiciliadas en España han obtenido unos ingresos conjuntos por las comisiones de gestión de más de 23.000 millones. El ejercicio más rentable para las instituciones fue 2005. Ese año, con una comisión media del 1,18% y un patrimonio gestionado de 245.823 millones, la facturación superó los 2.900 millones. El peor ejercicio en este periodo para las entidades fue precisamente 2009, últimos ejercicios en el que Inverco tiene cifras sobre la comisión media en la industria. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 2011

Más información