Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Presupuestos de Galicia no podrán crecer por encima del PIB

La ley de disciplina presupuestaria evita regular el pago aplazado de obras

El Consello de la Xunta aprobó ayer el proyecto de Ley de Disciplina Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que obligará a este y los sucesivos Gobiernos gallegos a limitar el gasto cuando la economía recupere la senda del crecimiento. "En lugar de fiestas presupuestarias, queremos blindar las buenas prácticas", manifestó Feijóo, para referirse a una ley que no hace referencia alguna a las inversiones con pago aplazado mediante el método de colaboración público-privada.

En los Presupuestos de la Xunta para 2011, cuatro de cada 10 euros de inversión se realizarán por este sistema, por el que los futuros Gobiernos tiene comprometidas ya anualidades hasta 2039. El propio Feijóo reconoció tiempo atrás en el Parlamento la necesidad de establecer un límite al modelo de colaboración público-privada, por el que una empresa adjudicataria financia una infraestructura a cambio de un canon de explotación a largo plazo, que solo empieza a cobrar cuando ha entregado las obras a la Administración. Es el sistema que empleará la Xunta para sufragar los dos proyectos más costosos de la legislatura: el hospital de Vigo y la autovía de la Costa da Morte.

Feijóo advierte al Gobierno contra una "invasión competencial"

Para justificar esta omisión, Feijóo se refirió a los propios techos de gasto que establece la ley como garantía y a los principios de "transparencia" y control "plurianual". "La ley lo que blinda es que los techos de gasto y los compromisos que se asumen estén siempre dentro de las previsiones macroeconómicas de los ejercicios futuros", declaró.

De acuerdo con la nueva ley, el límite de gasto se establecerá cuando la economía crezca en Galicia a partir del 2,5%. En ese caso, los gastos no financieros previstos en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma no podrán superar el PIB nominal, esto es, el real más la inflación prevista. Los recursos restantes deberán destinarse a reducir la deuda mediante emisiones o amortizaciones.

Antes de presentar su proyecto presupuestario, el Gobierno gallego deberá someter a la aprobación del Parlamento el techo de gasto no financiero para el siguiente ejercicio, con el objetivo de planificar a largo plazo la evolución de las finanzas públicas. La ley será de aplicación tanto para la administración general como para los organismos autonómicos, como agencias, entes públicos e incluso universidades.

Feijóo recitó los cinco "principios" que contempla la nueva norma: "Estabilidad, plurianualidad, transparencia, eficiencia y responsabilidad". "De haberse aplicado con anterioridad, hoy Galicia tendría 2.000 millones de euros menos de deuda", afirmó Feijóo, que aseguró que Galicia será "la primera comunidad que blinde por ley los servicios públicos y que ningún gobierno pueda vivir por encima de sus posibilidades".

El presidente, por otra parte, coincidió con la conselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, en advertir al Gobierno central, que prepara una norma similar, que carece de competencias para establecer el límite de gastos a las autonomías. Feijóo reconoció que no conoce la propuesta, pero señaló que aplicar el techo en las comunidades supondría "una invasión competencial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2011