Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guardias civiles denuncian presión para multar más

Una asociación acusa a sus mandos de hacer de Galicia un "Estado policial"

Una circular colgada en los tablones de anuncios de los cuarteles de la Guardia Civil de la provincia de Lugo ha hecho saltar las alarmas entre los agentes. Al menos de los que se agrupan en la Unión de Guardias Civiles (UGC), que ayer criticó "las presiones para denunciar" recibidas desde los mandos bajo amenaza de ver sus salarios consolidados recortados "entre 220 y 240 euros mensuales". "Nos quieren quitar parte del sueldo si no empezamos a perseguir a los ciudadanos", expuso Manuel Mato, secretario general de la asociación vinculada a UGT. La condición militar de la Guardia Civil les impide afiliarse a sindicatos o constituir sus propias centrales.

En un discurso contundente, pronunciado en la sede de UGT de Santiago, Mato acusó a los mandos del cuerpo de seguridad de pretender "crear un Estado policial en Galicia". El representante de los agentes explicó cómo las instrucciones para que los guardias aumenten el número de multas impuestas a los ciudadanos llegaron antes al departamento de tráfico, pero que ahora ya se les exige "a las unidades de seguridad ciudadana". "La seguridad ciudadana son los guardias de los pueblos", se extendió, "la piedra angular de la Guardia Civil".

El cuerpo bajará los sueldos a los que no sancionen, dice la Unión de Guardias

Para demostrar su denuncia, la UGC exhibió un documento del cuartel de O Vicedo, en A Mariña. Con sello de la comandancia, el papel Temas tratados en reunión Lugo día 16.02.11 trata, en su primer punto, la "evaluación del personal en función de denuncias". "Parece ser que la DIGEGUCI [Dirección General de la Guardia Civil] está estudiando evaluar al personal de Seguridad ciudadana como al de tráfico y tienen pensado quitar un complemento al que no denuncie", reza el texto.

Manuel Mato criticó al delegado del Gobierno, Antón Louro, a quien recomendó "no fiarse de los mandos de la Guardia Civil". El pasado 17 de febrero, la agrupación de guardias ya había denunciado "el afán recaudatorio" del Ministerio del Interior, aunque solo en lo relacionado con el control de tráfico. Según señaló entonces Mato, Interior estaba detrás de la decisión de los mandos de la Guardia Civil de rebajar el sueldo a cuatro agentes de la provincia de Pontevedra por no imponer "el suficiente número de multas". El delegado del Gobierno replicó ese mismo día que no podía "compartir esa información" porque "desenfoca una realidad, además, injusta". Louro no concretó más, como tampoco lo hizo ayer. "No vamos a comentar nada, ya respondimos en su momento", comunicó una portavoz de la Delegación.

"La Unión de Guardias Civiles no miente", ahondó ayer Mato, "miente la estructura militar de la Guardia Civil". Preguntado por las razones de que la presión a los agentes para que multen resulte más intensa en Galicia que en otras comunidades, el líder de la UGC se refirió a que "a lo mejor aquí hay mandos más permeables a la presión, o el delegado del Gobierno es más dulce y permite que los mandos campen a sus anchas".

Manuel Mato, que insistió en tildar de "Estado policial" el resultado de las medidas de los mandos de la Guardia Civil en Galicia, aseguró que aquel agente que denuncie poco "cobrará poco y el que denuncie mucho cobrará lo que le corresponde". La reducción que se les aplicaría a los guardias incidiría en los pluses de nocturnidad y festivos y en complementos. "Si hay un acuerdo entre agentes para no denunciar", añadió, "nos imputarían sedición militar; algunos mandos ya lo están insinuando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de marzo de 2011