Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Juanjo Artero - Actor | EL VIAJERO HABITUAL

Chivitos para Romero

Con una llamada repentina y muchos, muchos nervios. Así arranca el viaje por el Cono Sur que nos cuenta el actor madrileño Juanjo Artero, uno de los protagonistas de la serie El barco que emite Antena 3.

¿Por qué tanta tensión?

Debido a una baja inesperada, me concedieron el papel de Romeo en una versión de Romeo y Julieta que se iba a representar en Paraguay, Uruguay y Argentina.

¡Una noticia estupenda!

¡Perome llegó con solo 12 días de antelación! Tuve que empollar muchísimo texto en poco tiempo. Tras el estreno en Asunción, solo recuerdo quedarme dormido como un tronco en una hamaca.

Espero que después pudiera pasear un poco.

Sí, nos movimos por Asunción ?me impresionó su vegetación tan exuberante?, donde la gente me gritaba "¡Romeo!" al verme por la calle, porque la obra la pusieron por televisión y fue un exitazo. Recuerdo comer un surubí, un pescado de río delicioso, y visitar el lago Ypacaraí, que es unamaravilla.

Y de ahí se irían para Uruguay.

Sí. La llegada a Montevideo fue chocante. Allí era el invierno austral y en Uruguay hace muchísimomás frío que en Paraguay.

Pero enseguida nos adaptamos, y ante todo recuerdo los estupendos chivitos ?el típico sándwich de carne uruguayo? del mercado del puerto y el Río de la Plata.

¿Lo cruzó en

ferry?

Lo tomamos para llegar a Buenos Aires, que siempre es una experiencia estupenda. Pero lo quemásme gustó de Argentina fue que ahí se unió al viaje mi mujer y nos fuimos hacia el norte, hacia Entre Ríos y Santa Fe, donde nos enamoró la Perla del Oeste.

¿La Perla del Oeste?

Así llaman a Rafaela, una ciudad fundada por inmigrantes suizo alemanes en el XIX con una catedral preciosa de estilo germánico. Casi todos eran rubios, altos e iban en bicicleta.

Vaya...

Fue de lo más curioso. Como broche, nos dimos el lujo de ir a Iguazú y dormimos en un hotel junto a las cataratas. Lo rematamos tomándonos una caipiriña inigualable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de febrero de 2011