Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Nuevo reto con fin solidario

La nadadora gandiense Selina Moreno cruzará a nado el Canal de Menorca para recaudar fondos contra el cáncer

Prefiere los bancos de medusas al viento de tramontana. Por eso, la nadadora Selina Moreno, gandiense de adopción, ha escogido cruzar el Canal de Menorca al caer la tarde, cuando el viento apacigua su fuerza. Es su nuevo reto. Con él, pretende convertirse en la segunda española, y la sexta en el mundo, en cruzar el Canal de Menorca.

Selina Moreno Pasagali se aficionó a la natación desde muy joven. Fue un cáncer de mama, que se le diagnosticó en 2005, con apenas 33 años, lo que le llevó, tras superar la enfermedad, a cruzar el Canal de la Mancha (2009). Antes, había realizado otras travesías como el estrecho Lanzarote-Fuerteventura, la vuelta a la isla de Formentera o el estrecho de Gibraltar. Tras la enfermedad, dice que nadar le sirvió de estímulo y rehabilitación. Esta nueva travesía, además del reto deportivo, tiene el fin solidario de recaudar fondos para la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). También tiene mucho de reto personal, el de mejorar el tiempo conseguido por otra mujer, Dellys Beynon, que empleó 16 horas y nueve minutos en realizar esta travesía el 18 de julio de 1971.

Tras superar un cáncer de mama cruzó el Canal de la Mancha

La crisis ha reducido los patrocinadores para su gesta

La Universitat de València, el Ayuntamiento de Gandia y el Real Club Náutico de esta ciudad patrocinan a Selina. Pero no es suficiente. La nadadora ha llamado a muchas puertas, pero la crisis y el mundial de fútbol le han impedido conseguir más patrocinadores. Todos sus ahorros viajan con su sueño hacia Menorca y la falta de apoyo por parte de algunas administraciones le lleva a preguntarse "porqué los políticos no respaldan más a los deportistas minoritarios". "Además, cuando participas en una prueba en el extranjero, no eres Selina Moreno, sino que representas a España", subraya.

Pero Selina es una mujer luchadora, que desborda alegría y también energía, a pesar de que entrena 50 kilómetros a la semana, en piscina y mar abierto. Dice que su cuerpo ya está habituado al esfuerzo físico: "Además, cuando superas un cáncer, te agarras con más fuerza a la vida". Cruzará el Canal de Menorca -en línea recta son 36 kilómetros, que se pueden convertir en el doble a causa de la deriva- el primer fin de semana de julio, si las condiciones meteorológicas y las mareas lo permiten. Hará la travesía acompañada de Javier Sanz, un juez de la Federación Internacional de Natación, quien controlará que Selina solo use lo que marca la federación: gorro, gafas, bañador y vaselina. Ni aletas, ni traje de neopreno.

También le acompañan Luis García del Moral, médico deportivo, y la enfermera, y mejor amiga, Eva García. Son ellos los que, en momentos de flaqueza, le animan a continuar, los que controlan su estado físico y le proporcionan avituallamiento cada 30 minutos. Selina quiere culminar el canal el 4 de julio: "El día de mi cumpleaños".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2010