Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:24ª jornada de Liga

De 'Gladiator' a Iñaki Ochoa

Guardiola motivó al Barça antes de medirse al Málaga con un documental sobre el alpinista

Obsesivo y meticuloso, Guardiola no descuida ni un detalle en la preparación de los partidos trascendentes. Preocupado por el juego del Barça, el sábado no sólo actuó sobre el equipo a partir de la pizarra y la alineación sino que antes de saltar al Camp Nou ante el Málaga reunió a la plantilla para que vieran el programa que Informe Robinson, de Canal+, dedicó al montañero pamplonés Iñaki Ochoa de Olza, fallecido en mayo de 2008, cuando estaba a punto de alcanzar la cima del Annapurna, tras un rescate fallido. El reportaje, que dura 22 minutos, ya había sido visto por distintos jugadores cuando fue emitido por Canal + porque coincidió con el día en que se proyectaba también el dedicado al madridista Guti.

El técnico quería transmitir valores como el compañerismo y la solidaridad

A Guardiola le interesaba transmitir valores como el esfuerzo, el compañerismo y la solidaridad, para reforzar el espíritu del grupo. "Perdí un hermano y a cambio gané 14 ejemplos que son como hermanos", afirma un hermano de Iñaki Ochoa en el documental, en el que se hace referencia a las personas que participaron en la expedición. Guardiola ya utilizó una terapia parecida antes de la final de la pasada Copa de Europa ganada al Manchester United en Roma, cuando juntó a los futbolistas en el vestuario para que vieran un montaje de imágenes del equipo y escenas de la película Gladiator.

Acabado el partido con el Málaga, el técnico se felicitó por la actuación del equipo: "Volvemos a ser nosotros. Lo celebramos porque andábamos mal y podíamos haber perdido en cualquier campo. A mí me interesa el cómo de las cosas y el cómo es el juego".

La mejora del juego coincidió con el regreso de Pedro, excelente en sus movimientos y siempre acertado: 16 goles en total esta temporada, ocho decisivos; con la demarcación de Messi, más conectado con sus compañeros como interior y mejor asociado con Ibrahimovic; y también con la reaparición del exuberante Alves. El lateral se lesionó en el calentamiento del partido con el Getafe y, desde entonces, el Barça encadenó una mala racha de juego: perdió en el Calderón, goleó al Racing y empató en Stuttgart. Alves despertó al Barça el sábado con su intensidad y puso más centros (nueve) que todo el equipo en los tres partidos anteriores.

"Ha sido el encuentro en que más veces hemos llegado a la línea de fondo", subrayó Guardiola. Vulnerable defensivamente, Alves tiene un efecto dominó sobre el equipo -Puyol pasa a jugar de central- y su energía es contagiosa. Las llegadas de Alves han sido tan importantes como los goles de Pedro y Messi para explicar la trayectoria del Barça. El equipo suma un punto más y totaliza 12 goles menos a favor y también seis menos en contra que la temporada pasada a estas alturas. La diferencia respecto al Madrid es ahora de dos puntos cuando el año pasado era de siete. El conjunto blanco suma seis puntos y nueve goles más que en 2009.

El Barça defiende mejor y ataca peor que el año pasado. Aunque le ha faltado puntería y fuego en la presión, y han disminuido los ataques cortos por robo de balón, su fútbol continúa siendo caudaloso. A Guardiola, si acaso, el plantel se le ha hecho más corto, porque Henry, Márquez y Touré, antes decisivos, menguan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de marzo de 2010