Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Griñán pretende 'invadir' la Red

El presidente de la Junta dice que Internet está en manos de la "extrema derecha"

Las nuevas tecnologías imponen sus cambios y obligan a adaptarse. También la política se somete a ellos. Así, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, respondió ayer a las preguntas que le hicieron blogueros (usuarios de Internet que mantienen bitácoras de información personal o general en la Red) procedentes de toda Andalucía. Unos 150 de ellos se reunieron en Córdoba, convocados por el PSOE, para escuchar los planteamientos del presidente de la Junta y próximo secretario general del partido en Andalucía, una vez que se celebre el congreso extraordinario del partido. Según los organizadores, las aportaciones en el encuentro de ayer, llamado Andalucía 2.0, se podrán utilizar en el congreso de los días 12 y 13 de marzo.

El presidente andaluz y futuro secretario general del PSOE andaluz abogó ayer por que el partido "invada" Internet ya que, en su opinión, la Red está en mano de la "extrema derecha", por lo que ha anunciado su intención de que en la nueva ejecutiva haya una persona dedicada a este fin. "Tiene que haber alguien en la nueva ejecutiva que se encargue de esto, de las redes sociales, de la intercomunicación, porque Internet está siendo ocupada, no ya por la derecha, sino por la extrema derecha".

'Apagón analógico'

En sus respuestas a los blogueros, Griñán hizo una defensa de la educación, incluyendo el aprendizaje e integración de las nuevas tecnologías, como mejor herramienta para salir de la crisis y garantizar el futuro. Tal fue su apuesta, que llegó a responder a uno de los asistentes, que preguntaba sobre la adaptación de las administraciones a los nuevos tiempos que, "sí creo que vamos a ser conscientes de que es necesario un apagón analógico en la Administración, que debe ser digitalizada e interactiva", afirmó. De esta manera, no sólo se abaratarían los gastos -"no se necesitarán cada vez más funcionarios porque no es posible sostener ese gasto"- y se agilizarían los trámites, sino que, "la Administración sería más clara y transparente". Este hecho permitiría, además, que la función pública se adaptase al horario de cualquier persona, "porque somos ciudadanos y no súbditos", dijo el presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de febrero de 2010