Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sierra Nevada, una de las diez sedes del mundo contra el cambio climático

El parque nacional es una de las reservas de la biosfera elegida por la Unesco

Granada2,5 millones de euros. - Conservación de formaciones vulnerables: 2,7 millones. - Recuperación acequias: 5 millones. - Restauración tras el incendio de 2005: 6 millones. - Naturalización y diversificación de masas forestales y repoblación: 29 millones

Si hay un lugar idóneo en España para estudiar el cambio global ése es el Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada (Granada). Su Observatorio de Cambio Global ha sido uno de los diez seleccionados por la Unesco para seguir analizando el cambio climático. Desde 2007 participa junto a otras 27 reservas de la biosfera del mundo en el proyecto internacional Glochamore (Global Change in Mountain Regions) y su trabajo ha resultado satisfactorio, tanto que continuará en la siguiente fase de este programa (2010-2011) en el que sólo participarán nueve lugares más del mundo. Y es que Sierra Nevada es un observatorio privilegiado.

Su posición geoestratégica en el Mediterráneo, al sur de Europa y al norte de África, y su carácter montañoso le hacen ser especialmente vulnerable al cambio climático. En apenas 30 kilómetros de anchura y tres mil metros de altura "se reproducen variaciones similares a las que ocurren en centenares de kilómetros", recalca el director del parque, Javier Sánchez.

La previsión es que disminuyan las precipitaciones hasta un 10% hacia mitad de siglo y la temperatura se eleve dos grados centígrados. Menos lluvia y más calor en invierno y otoño harán disminuir la nieve disponible y eso tiene efectos no sólo sobre la estación de esquí, también sobre los ecosistemas, el agua disponible, las acequias, la agricultura y todo el paisaje de Sierra Nevada. ¿Qué se puede hacer?

Obviamente el observatorio no persigue conservar de forma "estática" los ecosistemas porque algunas de las consecuencias son ya inevitables. Pero sí que los gestores trabajan para promover una conservación dinámica, que se adapte a los cambios y sea capaz de hacerlos más resistentes frente a posibles catástrofes naturales: incendios, plagas, enfermedades y el cambio global. Es lo que llaman "gestión activa adaptativa". "No se puede seguir con la mentalidad de años atrás", precisa Sánchez.

Y este observatorio lleva ventaja respecto a otros ya que se han empezado a aplicar proyectos a partir de resultados obtenidos con el programa de seguimiento. Una docena de estaciones multiparamétricas está situada a distintas alturas y orientaciones en todo el macizo. Miden a tiempo real 116 indicadores en 24 grupos diferentes -meteorológicos, fauna, flora, plagas, enfermedades, etc-. Dos de ellas, las más sofisticadas, están dedicadas a seguir la variación de los flujos de carbono para intentar trabajar en mantener las reservas existentes.

Un centenar de personas integra este proyecto en Sierra Nevada y la formación y capacitación de todos los profesionales es "vital" para el éxito a largo plazo de todo este esfuerzo en el que interviene no sólo la Unesco, sino también los gobiernos central y autonómico. El Centro Andaluz de Medio Ambiente de la Universidad de Granada asesora científicamente todo el programa de seguimiento y los proyectos de gestión adaptativa.

En el Observatorio de Sierra Nevada se pueden destacar proyectos como el de naturalización de pinares que han bautizado como Hacia el monte mediterráneo del siglo XXI y que consiste en "buscar un hábitat abierto, con discontinuidades, heterogéneo, diverso y resistente" y que parte de la repoblación de pinar en determinadas zonas excesivamente densas a mitad del siglo pasado y la restauración de zonas degradadas como la afectada por el incendio de Lanjarón en 2005, según explica el conservador del parque, Ignacio Henares.

Igualmente el estancamiento o deterioro de robledales o enebrales-sabinales en el parque se trata de combatir con otros proyectos que hacen aumentar el agua disponible, localizan áreas con condiciones óptimas para estas formaciones y eliminan las especies oportunistas, okupas, que no favorecen su conservación.

Inversiones

Programa de seguimiento e información

25 millones de euros

- Conservación de formaciones vulnerables

2,7 millones.

- Recuperación acequias

5 millones.

- Restauración tras el incendio de 2005

6 millones.

- Naturalización y diversificación de masas forestales y repoblación

29 millones

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 2009

Más información