Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Empresas & sectores

La fotovoltaica europea echa un pulso a la eólica

El sector reclama un 12% del mercado eléctrico en 2012

La energía solar fotovoltaica echa un pulso a la eólica y sigue sus pasos. Está preparada para convertirse pronto en un suministrador significativo y competitivo del mercado eléctrico europeo, según afirma un estudio realizado por la Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA) en colaboración con la consultora de gestión estratégica AT Kearney.

El estudio "SET For 2020", que fue dado a conocer recientemente en Bruselas y que será presentado después del verano en Madrid, sostiene que bajo condiciones normales de negocio, la fotovoltaica debería de suministrar entre el 4% y 6% de las necesidades eléctricas de Europa en 2020. Porcentaje que ascendería al 12% de la demanda (entre 350 y 400 gigavatios) si se asumen condiciones más favorables por parte de las instituciones europeas, los reguladores y el sector. Un objetivo ambicioso, si se tiene en cuenta que el suministro fotovoltaico no llega hoy al 1%, pero posible.

En España, sin embargo, purga ahora su excesivo crecimiento en 2008

El estudio de la patronal revela además que en la hipótesis del escenario referido del 12%, la fotovoltaica será competitiva en un 75% frente a otras fuentes en 2020 sin ningún tipo de subsidio o ayuda externa. A través de una serie de factores, análisis y estadísticas, el informe de AT Kearney concluye que el aumento de la cuota eléctrica fotovoltaica supondrá enormes beneficios para la sociedad europea y su economía. La fotovoltaica es la tecnología que más rápido crece entre las energías renovables y se espera que los costes bajen más rápido en términos relativos que los de otras fuentes de energía.

En España, sin embargo, el sector cuenta con 27.800 personas menos que el año pasado, según la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif), a raíz de un cambio en la normativa reguladora y en las ayudas. En 2008 se instalaron 2.600 MW en España, casi cuatro veces más que la potencia instalada el año anterior. Un crecimiento que superó ampliamente los objetivos del Gobierno, fijados en 400 MW para 2010, y que provocó cambios para hacer más restrictiva su regulación.

El endurecimiento de la normativa ha propiciado el cierre del negocio de BP Solar en España, y el que otras empresas de fotovoltaica como Solaria, Pevafersa o Isofotón, tengan planteados expedientes de regulación de empleo.

Según el informe AT Kearney, generar electricidad con luz solar costará la mitad cada siete años, o dicho de otro modo, anualmente se abaratará en un 8% por el actual desarrollo de la tecnología fotovoltaica.

Pero para lograr alcanzar el objetivo del 12% citado -que permitiría reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2 en 196 millones de toneladas al año- Europa tendrá que destinar en primas 235.000 millones de euros, que supondrán entre 291.000 millones y 191.000 millones de euros de beneficio neto (es decir, una vez restada la inversión).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de agosto de 2009