Reportaje:EL ESPECTADOR | Elecciones 1-M

Ofertas y demandas

Entrevista a Emilio Pérez Touriño en Los desayunos de TVE, grabada, pero no de aliño. La primera pregunta es si es más estresante gobernar o la campaña. "Las dos cosas son un ejercicio pleno de diálogo con la gente", contesta el candidato a la reelección. Si en alguna actividad de intercambio hay una diferencia abismal entre oferta y demanda es en las campañas electorales. A cambio del voto, los partidos ofrecen promesas y acciones de gobierno, y los ciudadanos demandan soluciones a los problemas. Las ofertas están en los discursos y en los programas electorales. Las demandas son más amplias, y a la vez más difusas. Por eso los ofertantes hacen gala de conectar con el público y acusan a los rivales de no tener contacto real con el mercado. Como dice Luis Pousa en El Correo Gallego, "si algo bueno está teniendo esta campaña electoral es que la incertidumbre del resultado ha obligado a los candidatos a descender a la calle". Pues bien, como cantaba Manu Chao, ¿qué pasa en la calle?

Consciente o inconscientemente, las ofertas de la campaña han calado en los vecinos

En un magazine de Radio Voz el martes pasado hacían el intento de tomar el pulso a la opinión del ciudadano mediante una tertulia entre representantes de federaciones de asociaciones de vecinos de toda Galicia. En el debate, que comenzó en castellano y seguía en gallego cuando lo recuperé en el dial, estaba claro que los dirigentes vecinales tenían una opinión más bien negativa de las promesas políticas, pero les interesaba inconscientemente la política. Coincidían en señalar que los principales problemas eran el paro, seguido de la inseguridad ciudadana, dos asuntos de difícil solución desde cualquier punto de vista, y más desde las competencias de un gobierno autonómico.

Pero lo curioso era que muchas de las soluciones que demandaban estaban recogidas en las ofertas electorales: desde la puesta en el mercado de los miles de viviendas vacías que hay en el país hasta la creación de una entidad financiera pública que facilite créditos a autónomos o emprendedores o que los recursos energéticos redunden en beneficio de los gallegos. Se nota que, consciente o inconscientemente, las ofertas han calado. O no. Según un sondeo de La Voz de Galicia el 53% de los ciudadanos creen que los candidatos no prestan suficiente atención a problemas como el paro y un 56,1% consideran que sus recetas para mejorar la situación económica no son realistas.

En el mismo periódico, Xosé Luis Barreiro, en lo que hasta ahora ha sido su única reflexión sobre la campaña, decía que "el mejor test de calidad de unas elecciones es el análisis de los temas puestos en debate, con el que se puede evitar que nos solucionen los problemas que no tenemos mientras aparcan los que nos acucian. Y de ahí deduzco que estamos viviendo en Galicia la campaña más decepcionante entre todas las que recuerdo". Sin salirnos del grupo multimedia, Roberto Blanco Valdés se pone más drástico y considera "preocupante la demostrada incapacidad de nuestros líderes para transmitir responsabilidad a la ciudadanía".

David Formoso, en Xornal de Galicia tampoco revela entusiasmo. "No hay novedad ni calidad en las propuestas que ilusionen. Incluso se rescatan algunas que se lanzaron a principios de los 80, como el famoso ICO gallego, del que un serio y riguroso conselleiro de Economía de entonces (quizá por eso duró poco en el cargo) decía que sería como un Ferrari: bueno para resolver los problemas, malo porque ofrece probabilidades de estamparse contra un carballo".

Formoso todavía abriga esperanzas. "Queda aún tiempo para que salga alguna oferta, un punto de giro, y que debería aparecer esta semana. Quedaría así la recta final para que coja carisma presidencial quien lo logre". Barreiro, ninguna: "Como lo que se lleva es volar bajo, lo más importante es debatir sobre el debate, y recorrer Galicia, como Andrade o Bo, repartiendo calderilla. Los huecos que deja la política los cubre enseguida el electoralismo más craso". O sea, el exceso de oferta.

HACE CUATRO AÑOS

- Sexto día de campaña: miércoles 8 de junio de 2005.

Aquel día, Fraga dio un mitin en Viveiro (Lugo), y a su campaña se unió Mariano Rajoy. Anxo Quintana estuvo en Vilagarcía de Arousa y Lalín (Pontevedra) y Emilio Pérez Touriño en A Guarda (Pontevedra).

- Manuel Fraga, candidato del PP a la Presidencia de la Xunta: "No podemos dejar pasar la oportunidad que tenemos para evitar que Zapatero tenga en Galicia un cheque en blanco para derivar nuestros recursos a Cataluña o Andalucía".

- Emilio Pérez Touriño (PSdeG), respondió a las preguntas publicadas en EL PAÍS sobre las medidas para defender la lengua gallega: "Crearé el Instituto de Cooperación Cultural Rosalía de Castro para potenciar la cultura y la lengua gallegas en el mundo".

- Anxo Quintana (BNG) también habló de una de las promesas que iba en el programa del bipartito: "Crearemos el Instituto Castelao para proyectar nuestra lengua al mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 18 de febrero de 2009.