Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Naufragio, toma cuatro

Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Te desvelamos algunas claves para abrazar eLlegar hasta aquí no ha sido fácil. Te desvelamos algunas claves para abrazar esta nueva temporada. Si eres un lostie, sigue leyendo…sta nueva temporada. Si eres un lostie, sigue leyendo…

TRAS 70 episodios, la serie más taquillera de este siglo regresa a las pantallas españolas. ¿Y vuelve entera? No, lo cierto es que esta cuarta temporada ha tenido muchas y variadas complicaciones. Pautada desde el inicio en 16 episodios, la huelga de guionistas obligó a sus creadores a recortar la trama para dejarla en 14. De ellos, en Estados Unidos ya se han emitido ocho capítulos, y la audiencia no ha dejado de caer en picado desde el debut.

Sin embargo, esta flamante temporada (serán seis, en total) está siendo la más compacta en su desarrollo dramático, la más fuerte en contenido y, sin duda, la más interesante para el fanático, porque los guionistas parecen decididos a desvelar misterios que parecían madejas irrecuperables.

El final de la tercera temporada nos dejó, como siempre, un hilo de esperanza y un regusto amargo. Por un lado, los náufragos saben que hay un barco a pocas millas de la isla; Por otro, asistimos a la muerte de uno de los personajes más queridos del grupo, Charlie, y con su desaparición nos llegó también una advertencia: la gente del barco no es quien dice ser.

Desde el próximo jueves podremos ver cuáles de nuestros amigos confían en los nuevos salvadores, y quiénes no quieren saber nada del rescate. Entre estos últimos, el villano Ben Linus, que se convertirá en una pieza imprescindible de la trama final. Los guionistas aseguran, además, que deberemos soportar otras muertes protagónicas y —acaso para equilibrar— volverán personajes que habían estado desaparecidos en combate.

Quizá uno de los elementos más simbólicos de esta nueva temporada sea el tiempo. No el clima, sino la cronología de los hechos. Estamos habituados a los flash-backs para conocer el pasado de sus héroes. Ahora conoceremos cómo es la vida de algunos personajes tras su regreso a la civilización, con saltos narrativos al futuro. Un futuro que, fuera de la ficción, ya tiene fecha de caducidad. La serie, aseguran tanto en la cadena NBC como los propios creadores, contará con un total de seis temporadas. La cuarta, que se emite ahora en España, y dos más de 16 episodios cada una. Mayo de 2010 será, posiblemente, el mes de la última verdad.

Las razas de 'Perdidos'

El planeta está repartido entre los que nunca han visto Lost y todos los demás. Los fanáticos, a su vez, se dividen en estas ocho razas. ¿A cuál perteneces tú?

1. El desentendido. Gru¬po minoritario que ve los capítulos un poco por TVE y otro poco por cable, sin atender a la cronología natural. Es una raza que nunca sabe si primero cayó el avión y después Hugo se hizo millonario, o al revés.

2. El ansioso. Ve los episodios por Internet porque no aguanta la espera. Primero en inglés, a las cuatro horas ve el episodio de nuevo con subtítulos en portugués y, mientras tanto, va haciendo refresh hasta que en su ordenador aparece el subtítulo en español.

3. El memorioso. Exten¬dida raza que promete no seguir viendo la serie hasta que desvelen qué demonios hacía un oso polar en una isla del Pacífico.

4. El bibliotecario. Espe¬cie que nunca antes había tocado un libro y, gracias a las referencias de Lost, ya ha devorado 12 volúmenes de filosofía, 4 novelas cortas de Dickens, la obra completa de Stevenson y el Contrato social de Rousseau.

5. El desencantado. Vio la primera temporada boquiabierto y en la segunda empezó a perder la fe: demasiadas preguntas sin respuestas, demasiado freak alrededor del éxito. Ahora odia Lost y adora 24.

6. El crédulo. No le importa el hilo narrativo, ni los misterios sin respuesta. Es amante incondicional, y si en el próximo episodio todos los náufragos aparecen en el planeta Urano, con el pelo platino y recitan a Shakespeare, no pasa nada: todo tiene su porqué.

7. El 'conspiranoide'. Extravagante grupo que dice haber visto al menos un cruce de tramas en cada episodio. No le alcanza con haber descubierto la cara de Walt en una caja de leche Dharma, o un vídeo de Sayid en medio de un flash-back de Hugo. También asegura haber visto a Kate besando a Fiti en un capítulo de Los Serrano.

8. El jesuita. Sólo tiene vida para pregonar sobre Lost al que nunca la vio. Te la graban sin preguntar, te envían fondos de pantalla y, si aun así no logran convertirte, te encierran un fin de semana para pasarte la primera temporada completa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 2008

Más información