Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa investiga al Consell por las inversiones en la Ciudad de la Luz

Bruselas recibe dos denuncias contra los estudios de cine por competencia desleal

Inversión pública en un mercado privado. La Generalitat ha invertido más de 200 millones de euros de fondos públicos en la construcción de los estudios cinematográficos de la Ciudad de la Luz en Alicante. Allí han rodado empresas privadas sus películas y han recibido subvenciones por más de 12 millones por escoger esos estudios para hacerlo. Por todo ello, y a raíz de dos denuncias de sendos estudios de cine europeos, la Comisión Europea anunció ayer el inicio de una investigación "pormenorizada" con arreglo a las normas sobre ayudas del Estado en el Tratado de la Comunidad Europea sobre la financiación del complejo de estudios cinematográficos de la Ciudad de la Luz, en Alicante. El objetivo es determinar si la financiación de la Generalitat "constituye una ayuda de Estado ilegal que falsea la competencia entre estudios cinematográficos europeos". De hecho, las denuncias iniciales, presentadas en febrero y julio de 2007, partieron de dos estudios de cine, uno de ellos los británicos Pinewood, que "en esta situación de competencia, dudan de que la decisión [de la Generalitat] de invertir en la Ciudad de la Luz responda a consideraciones comerciales normales".

Las dudas no las tienen solo los estudios cinematográficos denunciantes, la propia Comisión también duda "de que un inversor privado hubiera aportado el 100% de la financiación a una empresa de tal envergadura en un mercado competitivo". La comisaria de la Competencia, Neelie Kroes, declaró que la Comisión "expresa su preocupación porque la importante financiación pública haya permitido a la Ciudad de la Luz falsear la competencia leal en el mercado europeo de los estudios cinematográficos".

La gestión de la Ciudad de la Luz es muy deficitaria. El importe neto de la cifra de negocios en 2006 fue sólo de 242.577 euros, pero las pérdidas de actividades ordinarias superaron los 19 millones. Eso sí, las subvenciones para rodar en los estudios superaron los 12 millones de euros.La Comisión Europea incide, en la nota difundida ayer, en que en la Ciudad de la Luz se han invertido, por parte de la Generalitat, más de 200 millones de euros con "fondos públicos", y como su construcción todavía está en marcha la cifra final "podría ser significativamente superior". En el comunicado destaca los "importantes descuentos" que se han ofrecido para atraer producciones cinematográficas a Alicante, que superan los 12 millones de euros en tan solo dos años. La Comisión duda de que un inversor privado hubiera aportado el 100% de la financiación a una nueva empresa en un mercado competitivo. Fuentes jurídicas consultadas explicaron ayer que si estas ayudas no han sido notificadas a la Comisión y autorizadas por ésta, podrían considerarse "ilegales" y añaden que "en ese caso se exigiría que el beneficiario las devolviera".

El proyecto de la Ciudad de la Luz arrancó de un sueño del cineasta Luis García Berlanga, que asumió como propio Eduardo Zaplana, en su etapa de presidente de la Generalitat. Los fastos de presentaciones por todo lo alto acompañaron al proyecto desde el primer día. Además, de los 226 millones de euros invertidos hasta el momento, la Generalitat concedió ayudas económicas a las productoras por rodar en Alicante. Más de 12 millones de euros en dos años, según la Sindicatura de Comptes. Asterix en los Juegos Olímpicos se llevó 4,75 millones y Su majestad Minor, 2,7 millones. La gestión de la Ciudad de la Luz siempre ha estado marcada por la polémica y la opacidad a la hora de facilitar información pública sobre sus cuentas y resultados. Los únicos datos que han trascendido son los de los resultados de 2006, cuando la cifra de negocios fue de apenas 242.577 euros, pero las pérdidas se elevaron hasta los 19.044.076 euros. El Consell se defendió ayer mediante una nota en la que recordó que la mayor parte de estudios de cine en Europa han recibido "apoyo gubernamental en forma de inyecciones de capital directa o bien con incentivos fiscales". La Generalitat considera que la denuncia de Bruselas está "infundada", ya que la Ciudad de la Luz, por nutrirse de fondos públicos, "no ha distorsionado el mercado europeo". En cuanto al capital aportado por la Generalitat, son "inversiones públicas similares a las que puede hacer un inversor privado y en ningún caso se trata de ayudas de Estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de febrero de 2008