Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Que nos devuelvan a mi hija"

Desaparece misteriosamente una niña de cinco años en Huelva

Se llama Mari Luz Cortés, tiene cinco años y su rastro se perdió el domingo por la tarde en Huelva. El cuerpo Nacional de Policía, la Policía Local, la Guardia Civil y los bomberos la buscan desde entonces. De cabello rubio, piel clara y ojos verdes, Mari Luz vestía un suéter fucsia, falda vaquera tableada y botas cuando salió de su casa, hacia las 16.30, en el barrio onubense del Torrejón.

Según contaba ayer su madre, Irene Suárez, la niña salió con un euro en la mano para comprar una bolsa de patatas en un quiosco cercano. Tras adquirir su chuchería -según confirmó el quiosquero-, nadie más volvió a verla. Entre los vecinos se especula con que la menor estuviese acompañada de otras dos niñas algo mayores que ella, pero la policía no lo ha confirmado.

"Muchas veces salía para comprar golosinas o lo que fuese. Pero el quiosco está al lado de casa y nunca le había pasado nada. A veces iba con alguno de sus dos hermanos mayores; otras, sola", recordaba ayer la madre, rota por el dolor. Irene afirma que su hija es una niña "muy lista", pero también "muy tímida" y que nunca se hubiese ido con alguien al que no conociese.

Juan José Cortés, el padre de la pequeña, hundido en el salón de su casa, pedía ayer, junto a su mujer, que le devolviesen a su hija. "No tenemos rencillas con nadie. A lo mejor ha sido un malentendido. A cualquiera le puede pasar si ve una niña sola y piensa que no tiene a nadie. Pero, por favor, que nos la devuelva, que no le pasará nada al que lo haya hecho". Los padres, de etnia gitana, han trabajado en la venta ambulante. Hace poco, él, que es militante socialista y ha sido entrenador de las divisiones infantiles del Recreativo de Huelva, montó una empresa de construcción. "He vivido momentos muy difíciles en mi vida, pero este es el peor", decía, casi en voz baja, frente a una nube de periodistas que invadían el salón de su casa.

El padre de la pequeña sostenía ayer una foto de su hija. El día anterior, él, como el resto de su familia, pensó que la demora de la pequeña se debía a la habitual visita que la niña hacía a la casa de su abuela o sus tías, muy cercanas a la suya. Pero al llamar al domicilio de estos familiares y comprobar que la niña no estaba, cundió la preocupación.

La familia presentó denuncia en la Policía Nacional y decenas de vecinos y familiares, bajo la lluvia y el viento que azotaban Huelva la tarde del domingo, comenzaron a buscar a la pequeña. Poco después, se le unieron efectivos de la Policía Local, la Policía Nacional y la Guardia Civil, que mantiene un amplio dispositivo de rastreo al que ayer se unió el cuerpo de bomberos. Las labores de ayer para buscar a la niña Mari Luz Cortés, desaparecida el domingo en Huelva, incluyeron un helicóptero, una unidad canina de bomberos y otra de buceo del mismo cuerpo. El rastreo se centró en calles cercanas, el vecino parque Moret -el más grande de la ciudad-, y edificios en obras, pozos y colectores de agua.

La familia vivió ayer la angustia arropada por sus vecinos, que repartieron y colgaron fotografías de la menor con dos números de teléfono para contactar. Y es que todo el mundo se conoce en el Torrejón. Por eso nadie temía que la niña, conocida por todos, corriese ningún peligro en el centenar de metros entre su casa y el quiosco; un trayecto en el que no tenía que bajarse de la acera. "Mi hijo fue quien la atendió el domingo", recordaba el dueño del quiosco donde se vio por última vez a Mari Cruz. "La niña vino, como otras veces, y compró una bolsa de patatas. Y se fue", relata.

Sin noticias de Amy

Después de suspender las tareas de rastreo, los investigadores encargados de la desaparición de Amy Fitzpatrick, la menor de 15 años desaparecida el 1 de enero en Mijas (Málaga), están volviendo a tomar declaración al entorno de la joven irlandesa. Ayer, la Guardia Civil volvió a hablar con su hermano Dean, de 17 años, y por la tarde citaron por tercera vez a Ashley Rubio, la amiga que la acompañó el día que desapareció. La principal hipótesis que maneja la investigación sigue siendo que la menor se ha fugado.

Las imágenes de los bebés rollizos que se utilizarán en las vallas dan la bienvenida a Andalucía "donde ser mujer ya es una oportunidad" y "al bienestar, el bien aprender y el bien trabajar". En las marquesinas se emplearán otros mensajes de bienvenida "al mundo donde el sol enciende las bombillas", "donde los transportes vuelan", "donde hacerse anciano es disfrutar como un niño" o "donde serás todo lo que quieras ser".

El rizo de este mundo feliz es un cartel donde la bebé niña (se la distingue porque lleva pendiente) aparece con la leyenda "Bienvenida, welcome, bienvenue, porque si quieres, hablarás tres idiomas".

Esta precampaña contrasta fuertemente con la iniciada por el PP, donde el protagonista único y exclusivo es su aspirante a la presidencia, Javier Arenas.

Ya para la campaña electoral, que comenzará el 22 de febrero, el PSOE sustituirá estas imágenes por otras, previsiblemente por su candidato a la reelección, Manuel Chaves. Lo lógico y a tenor de lo hecho en otras convocatorias es que el PSOE reutilice algunos de los eslóganes de la precampaña en la fase de petición expresa del voto a los ciudadanos. Los socialistas dicen que todavía están estudiando el lema definitivo.

Tanto Manuel Chaves como Javier Arenas manifestaron ayer su deseo de que la campaña electoral se desarrolle "con limpieza". Estas expresiones de buenas intenciones forman parte de la propia liturgia electoral, pero no son muy creíbles. De hecho, el PP va a presentar hoy ante las juntas electorales provinciales una petición para que la Junta de Andalucía retire las campañas publicitarias institucionales, prohibidas desde hoy por la ley autonómica. El socialista Luis Pizarro interpretó esta solicitud como un intento de los populares de "embarullar" la campaña para provocar crispación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2008