Botín fija como objetivo para 2008 que Santander supere a Citigroup

El banco cántabro vale sólo 6.000 millones menos que el estadounidense

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, aprovechó la copa de Navidad que dio el pasado día 12 de diciembre a 300 directivos en Boadilla del Monte (Madrid) para volver a poner deberes. Muy amigo de establecer retos a sus empleados y a sí mismo, el banquero cántabro fijó como objetivo superar a Citigroup. La oportunidad está servida.

La crisis de las hipotecas subprime, por un lado, y de la banca de inversión, por otro, ha hecho mella en el mítico banco estadounidense, que en 2007 ha perdido más de la mitad de su valor en Bolsa, mientras la entidad española ha continuado su crecimiento. A final de año, la diferencia entre Citigroup y el Santander es de apenas 6.000 millones de euros, cuando a principios de año era de 118.000 millones.

Es el objetivo del Santander para 2008. Y superar a Citigroup supone también, probablemente, sobrepasar a JP Morgan Chase. Un poco más lejos queda el Bank of America, que ha rebasado a su eterno rival local, y ahora es el primero de EE UU. Un país que siempre es un reto para la banca española.

El Santander, en concreto, tiene presencia en el Sovereign, pero lo lógico es que si quiere consolidarse en la liga de los campeones tenga que aumentar su presencia en aquel territorio. En estos momentos ya cuenta con un desarrollo notable en México, donde, tras la absorción de Serfin, es el tercer banco del país, cuyo mercado está dominado por el BBVA Bancomer.

¿Qué ha pasado para que se den los retrocesos de algunos bancos durante este año? La crisis surgida en Estados Unidos provocó, primero, que los que se centran en inversión y en hipotecas hayan sufrido un drástico deterioro en sus cuentas y, consecuentemente, en sus cotizaciones.

Las entidades con un fuerte componente de inversión y de banca corporativa (préstamos a grandes empresas) han experimentado también fuertes caídas. Es el caso, precisamente, de Citigroup. Mientras, los bancos comerciales con diversificación han mantenido su valor o lo han aumentado claramente.

En este último capítulo están los españoles Santander y BBVA, que han aumentado o mantenido su valor (92.500 millones el primero y 62.800 el segundo). En el caso del Santander le ha supuesto colocarse entre los 10 primeros (el BBVA ha pasado del puesto 17º al 16º) quedándose muy cerca de los estadounidenses. Sólo los bancos públicos chinos, cuyos datos no son muy considerados por cotizar solamente el 20% en el mercado, y el británico con raíces hongkonesas HSBC se escapan. Es decir, con la excepción china y si le salen bien las cosas, el Santander podría subir al podio mundial tras el HSBC y Bank of America.

Una de las razones de la mejora del Santander es la expansión de un mercado creciente como es Brasil. También muestran una mejora notable los italianos Unicredito e Intesa y el holandés ABN Amro, pero en los tres casos se han beneficiado del proceso de consolidación por fusiones (el primero en Capitalia, el segundo con el San Paolo y el tercero por la compra en la que participó el Santander).

La crisis se ha cebado principalmente con la banca de EE UU, Reino Unido y Suiza, por ser sus bancos los más expuestos a la banca de inversión, a las subprime, estar menos diversificados y tener poco retail (banca minorista). Especial incidencia ha tenido en Citigroup, que empezó el año como primer banco del mundo en capitalización bursátil y lo acaba en el sexto lugar de la clasificación, con un valor que pasa de 206.000 millones de euros a menos de 100.000, es decir, menos de la mitad.

Los otros grandes bancos estadounidenses no han salido mucho mejor parados que digamos. Bank of America, JP Morgan Chase, Wells Fargo y Wachovia han sufrido los efectos de la crisis. Los cinco que aparecen entre los 20 primeros de la clasificación han perdido en total 244.000 millones de euros sobre los 684.000 que valían hace un año. Es decir, han perdido un 45% en sólo un año.

En el Reino Unido sucede algo muy similar. Los cuatro del top-twenty (HSBC, Royal Bank of Scotland, Barclays y Halifax) pasan de 388.600 a 281.100 y, además, sufren retrocesos significativos, con excepción de HSBC, que se ve beneficiado únicamente por el descenso de los norteamericanos. Aunque perdió valor en Bolsa, el HSBC muestra una mejor cara al estar más diversificado que el resto de sus competidores nacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50