Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antic: "Somos una familia feliz"

"Somos una familia feliz", proclamó Radomir Antic. "Hace tiempo que esperábamos este momento. Pero también hay que felicitar al rival, porque peleó desde el primer minuto hasta el último para lograr lo mismo que nosotros hemos conseguido". Eso sí, el serbio se mostró tajante en una cuestión, sobre todo tras ser alertado de que Cruyff había culpado de alguna manera al árbitro del resultado final: "Ha ganado, y eso lo quiero dejar muy claro, el mejor equipo".Antic reconoció que estaba un poco desinflado" después del choque, pero tuvo fuerzas para hablar de sus continuas variaciones tácticas. López jugando de medio derecho, de medio centro, de central... Simeone, por la banda izquierda, por el centro... Caminero, en la derecha, de media punta, por la izquierda, de delantero... Santi, de central, de medio centro... El preparador rojiblanco lo intentó todo: "Así es una final de Copa. Es un partido único en el que hay que intentarlo todo cuando la paciencia no tiene respuesta. Necesita rapidez para solventar los problemas ya. Por eso busqué gente que corriera, aumentar el ritmo de juego, muchas cosas. Pero al final lo de menos son las palabras, éstos son hechos. Lo único que importa es la Copa".

El desgaste por el partido fue tal que a los vencedores no les quedaron muchas fuerzas para declaraciones. Entre soplido y soplido, los jugadores del Atlético mostraron su euforia. "Ya era hora", dijo emocionadado Kiko. "Después de tantas promociones", añadió, "una copita no viene nada mal".

Uno de los aspectos recordados por los atléticos, en la hora del triunfo, fueron los momentos amargos vividos por esta sociedad. "Sentimos una alegría muy grande", afirmó Solozábal, "sobre todo porque viene después de dos años muy duros. Y también llega en un momento del año en el que nuestro juego ofrecía muchas dudas. Esto debe servir para demostrar que somos un equipo importante, un conjunto muy competitivo".

Simeone desveló lo que se vivió en el vestuario rojiblanco: "La verdad es que no teníamos casi fuerza ni para gritar. Ha sido agotador". Y, luego, añadió: "Cuando ayer vimos que nos pusieron, por aquello de la historia del Barcelona, como equipo visitante, dijimos: "Entonces ganamos, seguro". Simeone no olvida que los últimos problemas del Atlético, esos que habían encendido todas las alarmas rojiblancas, llegaron siempre en el estadio Calderón".

El argentino dio el relevo a Caminero, a quien presentó bromeando: "Aquí os dejo a Caminero, que nos hace sufrir tanto todos los partidos". Simeone se refería a las ocasiones falladas por su compañero. "La historia es caprichosa", contestó Caminero. "Unas veces estás afortunado y otras no, pero lo importante es que el equipo ha ganado. Me puedo retirar tranquilo. He ganado un título".

Molina complementó su camiseta amarilla con una gorra rojiblanca: "A mí me gusta y no hay más que hablar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de abril de 1996