Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schuster se convierte en el primer jugador profesional que milita en los tres grandes

El alemán Bernd Schuster efectuó ayer su primer entrenamiento como jugador del Atlético de Madrid y consigue así una marca difícil de igualar: militar en las filas de los tres equipos considera dos grandes del fútbol español, Barcelona, Real Madrid y Atlético. El jugador se mostró muy satisfecho por su fichaje, no quiso ser calificado como el salvador del equipo y criticó algunos aspectos de su salida del Real Madrid.

Bernd Schuster fue presentado como nuevo jugador del Atlético de Madrid. Tras su paso por el Barcelona y el Real Madrid, jugar en el Atlético colma las ilusiones de cualquier futbolista: militar en los tres grandes del fútbol español. "Este dato marca sin duda mi carrera y me dejará un buen recuerdo", dijo.Existen pocos precedentes de este logro y los encontrados son similares, pero no idénticos. Marcos Alonso puede considerarse como una situación parecida. Después de militar en las categorías inferiores del club merengue y tras unos años en el Racing de Santander jugó en el Atlético y en el Barcelona. Luis Aragonés jugó en las categorías inferiores del Madrid y en el Atlético y entrenó al Barcelona, y Samitier y Zamora jugaron en el Barcelona y el Madrid y entrenaron al Atlético.

El alemán, además, vivirá a sus 30 años una situación atípica en lo que a emolumentos se refiere. A los cerca de 250 millones de pesetas que se llevó por la rescisión de contrato con el Real Madrid se unen los 90 que cobrará en el Atlético, más las primas. Todo en un año. Schuster firmó por un año, con opción a un segundo, y espera jugar en el Atlético- Burgos, dentro de dos semanas.

Jesús Gil debió de pensar que la presentación del alemán era un buen momento para sacar a la luz su retahíla de insultos y arremetió en esta ocasión contra el secretario de Estado para el Deporte, Javier Gómez Navarro, y el Consejo Superior de Deportes.

Schuster, sobre su estado actual de forma tras una inactividad de cuatro meses, dijo: "He aguantado bien el entrenamiento. Pero el ritmo de un partido es diferente y hasta que no juegue no sabré exactamente cómo me encuentro". El jugador añadió: "He trabajado con los mejores entrenadores del mundo y ha cogido un poco de los métodos de cada uno para prepararse".

La sustitución de Baltazar por Bernd Schuster -el brasileño le saludó y se llevó una fría respuesta del jugador alemán ha sido vendida desde las altas esferas del club rojiblanco como la salvación del equipo. El ex madridista no quiere ver así las cosas: "No asumo que venga como el salvador del equipo. Si cojo la forma puedo mejorar las cosas, pero la salvación depende de todo el equipo. Lo que sí es cierto es que han depositado mucha confianza en mi juego".

El internacional alemán será el encargado de dirigir al equipo desde el centro del campo. "Es una función que está d moda. Ahora se la llama pivote antes, organizador. El casó es que cada cinco años le cambian el nombre, pero sigue siendo esencial en cualquier conjunto". Es un puesto en el que destacó en su última temporada como jugador merengue. "Después del error de colocarme como líbero, mi juego en el Madrid, ya como pivote, fue de un extraordinario rendimiento Pero de poco sirvió. Al ser extranjero, si rindes eres un fenómeno, pero si bajas un poquito ya no vales y te buscan un sustituto enseguida".

Las cifras de Schuster

Schuster no está muy contento con su salida del Madrid y con los argumentos que se han barajado como excusa por Ramón Mendoza en la asamblea del club blanco. "Había que buscar motivos que justificasen mi marcha y la de Martín Vázquez. Mi salida no tiene ni pies ni cabeza y la explicación de Mendoza en la asamblea no me convenció".Sobre su nuevo equipo, Schuster indicó que, "pese a que seis puntos de desventaja son muchos, la Liga acaba de comenzar y hay tiempo para remontar. Hasta ahora han tenido bastante mala suerte".

Sus ex compañeros del Madrid consideran acertado su fichaje por el club rojiblanco, ya que reúne las características que necesita el equipo. Pero Gordillo dejó claro que "él solo no lo puede hacer todo, necesita que los demás se recuperen".

Schuster, durante sus ocho años de permanencia en el Barcelona, disputó 292 partidos, oficiales y amistosos, en los que marcó 106 goles, mientras en las dos temporadas que militó en el Madrid jugó 110 encuentros y consiguió 18 tantos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de octubre de 1990

Más información

  • El alemán comenzó ayer sus entrenamientos con el Atlético de Madrid