Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joan Sales, escritor catalán y descubridor de Mercè Rodoreda

El escritor y editor catalán Joan Sales falleció el sábado en Barcelona, víctima de un cáncer de pulmón declarado hace apenas 15 días. Sus restos descansan en Ciurana (Tarragona).Joan Sales fue el autor de una de las principales novelas catalanas de posguerra, Incerta glòria (Incierta gloria), cuya primera edición apareció en 1956. Como responsable dela colección Club dels novel.listes (Club de los novelistas), fue el auténtico descubridor de la obra de la escritora Mercè Rodoreda, a quien publicó después de que el jurado del principal premio de narratliva catalana, Sant Jordi, desechara el original de La plaza del Diamante para el galardón. Además (le Mercè Rodoreda, Sales editó varias obras de Llorenç Villalonga, Bearn entre ellas.

Sales nació en Barcelona en 1912. Licenciado en Derecho, tras la guerra civil, en la que intervino como comandante del ejército republicano, se exilió » en México, donde publicó junto a Ferran de Pol y otros Quaderns de l'exili (Cuadernos del exilio), editó textos clásicos de la literatura catalana y la primera edición de las poesías de Màrius Torres. Su actividad profesional en México tuvo que ver con las artes gráficas. En 1948 regresó a Barcelona, donde prosiguió su tarea editorial vinculado a Ariel, donde cuidó de la publicación de la Historia de España de Ferrad Soldevila.

En 1955 fundó el Club Editor, bajo cuyo anagrama dio a conocer algunas de las principales obras de la narrativa catalana contemporánea. Tras la colección Club dels novel.listes, continuó su labor con la colección El Pi de les Tres Branques (El Pino de las Tres Ramas). Como escritor, las obras más conocidas de Joan Sales son Viatge d'un moribund (Viaje de un moribundo), de 1952, e Incerta gloria. Una primera versión, reducida, apareció en 1956 y en 1968 se publicó íntegramente. Cartes a Màrius Torres (Cartas a Màrius Torres), apareció en 1976. Un compañero suyo de exilio Raimon Galí, comentó a este diario que su concepción del mundo era próxima a la de Charles Péguy, pero que "el espítiru lírico no le impedía una visión realista de las cosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de noviembre de 1983