Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esta vez no hubo Milagro alemán

Hosness se cebó de balón y lanzó por encima del arquero. Su desolación queda patente en la imagen. Como otros compañeros, ha ganado las tres últimas Copas de Europa de clubs, la anterior edición de la Eurocopa y el Campeonato del Mundo. Por primera vez en los últimos años, su equipo tenía que bajar la cabeza por culpa de su fallo, porque Panenka, quinto lanzador de Checoslovaquia, no dejaría lugar a la rectificación. Hosness es uno de los más acreditados especialistas de Alemania en el arte de convertir penalties en gol, pero los nervios pueden traicionar a cualquiera. Y ahí está, con la cabeza entro las manos. Luego las cámaras enfocarían su cara de poker a la hora de retirarse a las duchas, con la copa ya en manos de Ondrus. Pero, aunque ésta sea la imagen de un perdedor, sería injusto olvidar que Hosness es uno de los mejores atacantes del fútbol actual.

El, fútbol alemán tiene en España una imagen que habla de fortunas sin. cuento. Efectivamente, el fútbol germano, en los torneos internacionales, ha tenido suerte en los, momentos definitivos, pero resultaría pobre argumento afirmar que todos los éxitos que ha obtenido en los últimos tiempos han estado fundamentados en el rosado cuento de un hada madrina La suerte, siempre se ha dicho suelen encontrarla quienes la buscan y, con todo, el fútbol germano ha demostrado sobradamente un potencial poco común. Si el domingo perdió el título continental en los penalties, frente a Checoslovaquia, no fue precisamente por que la fortuna le deparara un gol en el último segundo; fue, creo yo poque le faltó con anterioridad el rángel necesario para lograr una merecida igualada y porque el señor Gonella pasó por alto un clarísimo penalti a Beckenbauer.Resultó muy dudoso el gol de Muller, pero ello no obsta para que Alemania hiciera méritos sobrados para haber equilibrado el marcador con mayor prontitud. Beer tuvo en sus pies un gol que salvó el palo de manera milagrosa. Tuvo Alemania varios lances favorables en los que debió haber conseguido marcar y no lo logró, quizá porque se notó la ausencia de Torpedo Muller, que es el hombre idóneo para cazar, en los metros decisivos los inesperados rebotes.

El fútbol germano ganó el pasado Campeonato de Europa y se adjudicó el título mundial. En el intermedio, el Bayern Munich ha ganado tres títulos consecutivos continentales. Una suma como ésta sólo puede lograrse a base de acumular méritos indiscutibles. El equipo alemán, entre otras cosas ha mostrado siempre una gran capacidad de reacción para recuperar el terreno perdido y, además, ha modificado su alineación titular en varios nombres, sin que ello haya supuesto una gran pérdida de potencialidad.

Checoslovaquia ha sido el equipo revelación del torneo, aunque no puede hablarse de sorpresa Antes de llegar a la fase final dejó, en la cuneta a selecciones tan potentes como la de Inglaterra y la de la URSS. Checoslovaquia ha sido siempre una selección puntera, aunque hasta la fecha no había lo grado ningún título verdadera mente valioso. Checoslovaquia inició su periodo de decadencia en el mundial de México, en donde perdió con Rumania. A la fase final de la Copa Jules Rimet, disputada en Alemania, tampoco llegó. La mejor actuación en la Copa del Mundo fue la de Chile, en la que batió a España (1-0), empató sin goles con Brasil y aunque perdió con México, el triunfo de España sobre esta selección le dio el pase a la siguiente ronda. En los cuartos de finales los checos batieron a los húngaros, en la semifinal a los yu goslavos y alcanzaron la final con tra Brasil. Los brasileños se impu sieron por 3- 1. De aquel- equipo checo quedaron, para los aficiona dos, grabados los mejores recuer dos, los nombres de Pluskal, Po pluhar, Xasopust, Novak y Pospi chal. El bache sufrido por el fútbol checo, evidentemente, ha quedadosuperado. La exhibición de fuerza y buen fútbol realizada en la noche del domingo ha venido a confirmar que su victoria sobre Holanda no fue producto de la casualidad. Los checos juegan con fuerza, en el borde de lo reglamentario muchas veces, y, además, emplean un fútbol práctico y de buena calidad. No hay florituras en la concepción de la jugada, pero el conjunto se mueve con soltura y defensores y -atacantes se relevan con. acierto.

Del equipo checo sobresalió el interior izquierda, Masnik-, pero tan eficaz como eljuego de éste, a la hora del ataque, lo fue el del defensa derecho, Pivarnik, y el del libero, Ondrus. Ambos llegaron al, área contraria con la fruición y la, fuerza que impone. el llamado fútbol total.

El título se resolvió con el fallo de uno de los jugadores más seguros del ataque germano. Hoeness, lanzó su penalty con la fuerza de un defensa ceritral. Panenka, en cambio, colocó la pelota con notable habilidad en el marco de, Maier. Fueron, al final, los hombres claves de la final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 1976

Más información

  • Checoslovaquia, una selección que renace