“Los futbolistas son como Ferraris y nosotros les ponemos la gasolina adecuada”

Beatriz Manchón, nutricionista del Real Sporting de Gijón
Hablan ellas El futuro del fútbol en primera persona

“Los futbolistas son como Ferraris y nosotros les ponemos la gasolina adecuada”

Beatriz Manchón

Nutricionista del Real Sporting de Gijón

Firma de Beatriz Manchón

Beatriz Manchón

Beatriz Manchón (Sevilla, 1976), que había brillado durante dos décadas como piragüista —triple campeona del mundo— se incorporó en 2015 al Real Sporting de Gijón. Es la nutricionista del club, faceta en la que trabaja también con deportistas de la talla de Saúl Craviotto

Sus dos hogares están marcados por el agua dulce. Nació y creció entre el Guadalquivir y el Ramón Sánchez-Pizjuán —sevillista de pro— y cuando el amor la llevó a mudarse a Asturias, en 2001, eligió establecerse a orillas del embalse de Trasona, cuartel general de Saúl Craviotto y otros piragüistas de la élite. “Las concentraciones de verano de la selección española son aquí en Asturias, y las de invierno en Sevilla; sea como fuere, me sentía siempre en casa”, dice con una sonrisa nostálgica. Manchón compitió desde 1994 a 2013 al más alto nivel: 38 medallas entre mundiales y europeos, y cuatro Juegos Olímpicos, que se saldaron con seis diplomas. Con mucho esfuerzo (desarrolló problemas lumbares del trasiego del coche a Madrid cada semana) logró compaginar competición y estudios: se diplomó en podología, comenzó fisioterapia y terminó decidiéndose por la nutrición, disciplina en la que es experta y que le ha abierto las puertas de Mareo y el Real Sporting. “La nutrición como ciencia, que hoy tiene un papel clave en deportes individuales como el ciclismo o el piragüismo, debe cobrar cada día más relevancia también en el fútbol”.

La experiencia de Beatriz Manchón en su propia voz

0:00
-15"
PLAY / PAUSE
+15"

Hola, soy Beatriz Manchón. Una piragüista sevillana que ha terminado echando raíces en El Molinón.

¿Y cómo has llegado al fútbol?, se preguntarán… Pues, tras media vida en el agua, entre entrenamientos, competiciones y Juegos Olímpicos, me saqué el título de nutricionista deportiva. Y ahora trabajo con campeones de talla de Saúl Craviotto. Y, también, con la plantilla del Real Sporting de Gijón.

El fútbol, ya saben, es mucho más que un deporte; trasciende, levanta pasiones. Qué voy a decir yo que, a pesar de haber subido a lo más alto del pódium en campeonatos y mundiales y haber competido en cuatro olimpiadas, me emociono todavía al recordar el saque de honor que me invitó a hacer el Sevilla en el Ramón Sánchez-Pizjuán…

Llevo más de cinco años ligada al fútbol y creo de veras que en este deporte la nutrición aún tiene mucho potencial por explotar. Porque no creáis que la nutrición consiste solo en comer bien…

Por ejemplo: en Tokio 2020 ya ensayamos, con nuestra delegación de deportistas, la crioterapia nutricional. Cuando el cuerpo alcanza una temperatura interna de más de cuarenta grados, el rendimiento comienza a caer. ¡Y nosotros podemos solucionarlo! Pues justo esta técnica la estamos introduciendo ahora poco a poco en los entrenamientos del equipo para cuando lleguen los partidos estivales…

Puede que al principio algún futbolista nos viera como “esos que te miden la grasa corporal con el plicómetro y te dicen a qué hora tienes que irte a la cama incluso en tus días libres”. Pero ahora esa visión está cambiando, porque ahora saben que podemos hacerlos mejores. Lo notan. Le damos a su cuerpo los ingredientes para que rinda al máximo durante más tiempo, cosa que no se logra solo con la dieta, sino controlando el descanso y con suplementos adaptados al organismo de cada uno…

Hasta podemos advertir con sencillos análisis su riesgo de lesión… Somos ese profesional siempre disponible que atiende incluso a madres o padres que quieren mandarle unos tápers al hijo o a parejas que necesitan consejo para el menú de una cena romántica.

Yo, que no sé vivir sin ponerme retos, el que me planteo en este deporte tan universal es concienciar sobre la necesidad de implementar estos buenos hábitos desde las categorías inferiores. Siempre les digo a los futbolistas más jóvenes: tu cuerpo ahora es como un Ferrari, pero hasta un Ferrari gripa si la gasolina no es adecuada…

Trato de hablarles desde la proximidad que da el haber sido deportista de élite. No fueron fáciles mis años de competición… Pasé lo mío… Después de Sídney 2000 tuve que operarme el hombro tras varias subluxaciones: me quemaron la cápsula articular. Esa fue la primera de tres intervenciones quirúrgicas, tras la cuales el cuerpo me avisaba de que aquello tenía fecha de caducidad… Me habría gustado poder retirarme escogiendo yo la fecha, haberme regalado una última gran cita: por ejemplo los Juegos Olímpicos de Londres. Pero la clasificación se disputó en una pista de hidroaviones en Polonia y hacía un temporal de viento increíble. Algunos compañeros no lograron ni aguantarse encima de la piragua antes de la salida… Yo resistí, aunque al final no logré la clasificación.

Después de aquello, poco a poco, me fui alejando, me “diluí” como piragüista, para convertirme en quien soy hoy. Una conclusión casi lógica, si echo la vista atrás. Porque, a pesar de las dificultades físicas, pude palear profesionalmente durante más de dos décadas. ¿Podría haberlo logrado sin atención y mimo a la nutrición? ¿Se imaginan, entonces —con los avances actuales de esta ciencia—, lo que la nutrición deportiva puede hacer por los futbolistas? ¿Por el deporte más seguido del mundo?

Y ahora antes de despedirme, me gustaría contarles un secreto: ¿Saben cómo se elige dónde parar y organizan las comidas los equipos de fútbol en sus viajes en autobús? Pues los nutricionistas de todos los equipos de LaLiga tenemos un grupo de What’sApp en el que compartimos todas las recomendaciones… Vamos, que ni una guía Michelin.

Leer carta completa
Beatriz Manchón, nutricionista del Real Sporting de Gijón, con el jugador venezolano del club gijonense Eric Ramírez
Beatriz Manchón, a la que patrocinó el Sevilla FC, junto a su expresidente José María del Nido en La Cartuja (Sevilla)
Beatriz Manchón celebra la llegada a meta en una regata internacional
Beatriz Manchón graba su testimonio en los micrófonos del estudio de la Cadena SER de Avilés (Asturias)
Beatriz Manchón, que se mudó hace dos décadas a Asturias desde su Sevilla natal, posa en Avilés

Créditos

Redacción: Alejandro Martín
Fotografía: Paco Paredes
Diseño y desarrollo: Juan Sánchez y Rodolfo Mata
Audio: Lourdes Moreno y Jesús Blanquiño
Coordinación editorial: Juan Antonio Carbajo
Coordinación diseño: Adolfo Domenech

Archivado En:

Más información