Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Getafe se postula para la Champions a golpe de VAR

Dos penaltis detectados por el videoarbitraje sentencian al Sevilla, que pierde el cuarto puesto en favor de su rival

getafe sevilla liga
Jorge Molina y Jaime Mata celebran el primer gol del Getafe. EFE

Dos acciones calcadas condenaron al Sevilla. Dos manos que el VAR chivó al árbitro, Mateu Lahoz, propiciaron el triunfo de un Getafe que recupera el cuarto puesto y apunta a la Champions, o al menos se postula para ella. Todo se decidió en una primera mitad en la que tampoco pasó gran cosa al margen de los dos penaltis videoarbitrados. En el último de ellos, además, Escudero vio la segunda amarilla que le expulsaba del partido con toda la segunda mitad por delante. El Getafe se llevaba así la primera de sus finales por un sueño aparentemente utópico para un club tan modesto, pero que empieza a tomar cuerpo.

Getafe
GET
3
-
0
SEV
Sevilla
Getafe
David Soria, Djene, Miquel, Bruno González, Cabrera, Gaku Shibasaki (Portillo, min. 60), Mata (Ángel, min. 84), Mauro Arambarri, Nemanja Maksimovic, Jorge Molina (Flamini, min. 76) y Hugo Duro.
Sevilla
Vaclik, Kjaer, Sergi Gómez, Mercado, Escudero, Amadou (Roque Mesa, min. 66), Banega (Quincy Promes, min. 45), Munir (Marko Rog, min. 68), Jesús Navas, Ben Yedder y Franco Vázquez.
Goles
1-0 min. 34: Mata (p). 2-0 min. 49: Jorge Molina (p). 3-0 min. 52: Jorge Molina .
Árbitro
Antonio Miguel Mateu Lahoz
Bruno González (min. 49), Cabrera (min. 50), Mata (min. 37), Mercado (min. 31), Escudero (min. 32), Amadou (min. 22), Banega (min. 29) y Franco Vázquez (min. 32).
Djene (min. 73) y Escudero (min. 48) y
Estadio:Coliseum Alfonso Pérez

Esta final era el primer plato de una semana con tres partidos. Bordalás fue quien más lo tenía en la cabeza y removió el once a conciencia, tirando de fondo de armario. Ahí encontró el técnico del Getafe a Gaku Shibasaki, infrautilizado este curso y cuya última aparición data del 15 de diciembre. La presencia de Hugo Duro e Ignasi Miquel también sorprendió. Menos cambios presentó Caparrós, lo más llamativo, la alineación de Amadou en lugar de Roque Mesa, posiblemente para igualar la batalla física en el medio.

Porque si algo estaba claro es que la lucha y la brega iban a estar muy presentes en el Coliseum. El Getafe quiso morder desde el principio con su presión leonina, con Hugo Duro atosigando a Banega para trabar la principal salida del Sevilla. Jaime Mata permanecía refugiado en banda para protegerse del desgaste inicial. La máxima de ambos era arriesgar lo justo con el balón en campo propio y achuchar a todo el que quisiera retener más de un segundo el cuero.

Una buena maniobra del Mudo Vázquez acabó con un disparo que besó el larguero de David Soria. Poco después Ben Yedder se sacó un latigazo desde 20 metros que exigió lo mejor del portero del Getafe. La amenaza del equipo local pasaba exclusivamente por el balón parado. En una falta lateral llegó el primer penalti a los 32 minutos. El Mudo saltó con el brazo muy arriba y tocó el balón con la extremidad equivocada. Mateu no se percató, pero para eso está el VAR. Jaime Mata no perdonó desde los once metros. La historia se repitió al filo del descanso. Esta vez fue Escudero quien quiso defender un córner saltando con los dos brazos estirados y provocó otro penalti además de su segunda amarilla. Jorge Molina puso el 2-0 y la puntilla del Sevilla.

Si ya es difícil meterle mano al Getafe, más aún si tiene tanta ventaja numérica en el marcador y sobre el césped. Por si acaso, la sociedad Mata-Molina abrió más brecha: asistencia del primero y remate a gol del segundo para acabar con un Sevilla que ya no quería presentar más batalla, más dispuesto a guardar fuerzas para lo que viene. Ni la expulsión de Djené en el minuto 74 por clavarle los tacos a Jesús Navas –también con la actuación del VAR por medio- dio alas al equipo de Caparrós.

La primera pugna por la Champions sonrió a un Getafe que parece recuperado tras varias semanas de dudas. El equipo madrileño sigue teniendo a dos portaviones como el Sevilla y el Valencia muy cerca, pero este domingo demostró que le queda combustible para los cinco partidos que restan, y también que tiene ganas de oír la música de los mejores de Europa en el Coliseum.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >