Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sky del futuro se está forjando en Colombia

Dave Brailsford, el mánager del equipo de Froome, multiplica los contactos con las autoridades con un proyecto de desarrollo del ciclismo

Froome, durante la presentación del Tour Colombia. Ampliar foto
Froome, durante la presentación del Tour Colombia. AFP

En Colombia, Chris Froome se entrena y habla, y cuando habla, agarra el micrófono y con voz dulce proclama su amor a Colombia y a los colombianos y agradece personalmente todas las atenciones que con él han tenido el Gobierno colombiano, la Gobernación de Antioquia y el alcalde de Medellín, la federación de ciclismo y todas las autoridades, a las que conoce por nombre, apellido y cargo, y los cita. A todos los conoce porque todos le han querido conocer y fotografiarse con él, y hasta se han pegado por ser el que más tiempo le arrancaban. A su lado, Dave Brailsford, el mánager que ha construido el Sky y lo ha convertido en la referencia del mejor ciclismo mundial, sonríe y saluda.

La escena tuvo lugar el domingo por la tarde, en la sala de prensa del estadio Atanasio Girardot, donde juegan al fútbol Atletico Nacional e Independiente de Medellín, donde se presentó, ante más de 20.000 aficionados (y 10.000 más en la calle, sin entrada), el Tour Colombia.

Los gestos de Froome y su jefe no pasan inadvertidos en el ambiente del Tour Colombia, donde se recuerda que su patrocinador, Sky, ha anunciado que no seguirá subvencionándolos con los más de 30 millones de euros anuales que le convirtieron en el equipo más rico del WorldTour. “Brailsford se está moviendo, sí”, cuenta anónimamente un técnico del ciclismo colombiano. “Hasta le ha recibido el presidente de la República, Iván Duque. Le visitó acompañado de Rigo Urán, el primer colombiano al que fichó para el Sky…”

Rigo Urán, el ciclista de la tierra, es, justamente, el primer líder del Tour Colombia. Su equipo, el Education First, ganó el martes la contrarreloj --14 kilómetros por las avenidas de Medellín, recorridos a más de 55 por hora sobre bicis normales--, con ocho segundos de ventaja sobre el Deceuninck y 10s sobre el Sky. El peor de los mejores fue el Movistar de Nairo, que perdió 44s, lo que achacó el colombiano a la poca adaptación a la altura de sus compañeros españoles y argentino.

La gente del ciclismo en Medellín recuerda que Brailsford suele repetir que Colombia es al ciclismo lo que Brasil es al fútbol. Colombia tiene el talento, más talento que ningún otro país, y tanta afición como Bélgica incluso, donde el ciclismo le gana al fútbol, pero carece de estructuras profesionales que permitan a sus ciclistas triunfar internacionalmente dentro de un equipo colombiano. Todos los que desean ser campeones emigran. Los seis equipos del WorldTour que participan en el Tour Colombia cuentan con líder colombiano: Nairo manda en el Movistar, Rigo Urán y Dani Martínez en el Education First, Miguel Ángel López en el Astana, el sprinter Fernando Gaviria y Sergio Henao en el Emiratos, el sprinter Hodeg en el Deceuninck y Egan Bernal en el Sky, equipo al que también liderará en el Giro y en el que le acompañan otros dos colombianos, Sebastián Henao e Iván Sosa y el ecuatoriano Jhonatan Narváez. Y si hubiera participado el Mitchelton lo habría hecho comandado por Esteban Chaves.

Hace unos años, el Gobierno colombiano intentó dar una salida internacional a su gran cosecha de cracks ciclistas subvencionando al director italiano Claudio Corti para que los agrupara en el llamado Team Colombia. La experiencia no funcionó. Corti se llevó el dinero pero no hizo florecer el talento. Chaves, Pantano y Atapuma, entre otros, debieron buscar otros equipos europeos. Y al mismo tiempo que las figuras triunfaban fuera, los equipos locales se empobrecían y sus carreras, como la histórica Vuelta a Colombia, desaparecían del calendario de la Unión Ciclista Internacional (UCI). Solo proyecto

Lo que le dice Brailsford a las autoridades colombianas no tiene nada que ver con la experiencia de Corti, cuya repetición temen los dirigentes con memoria. Según fuentes cercanas al dirigente del Sky, su proyecto no consiste en buscar subvenciones para llevarse el talento a Europa, sino a cambio de contribuir al desarrollo del ciclismo en Colombia, donde desearía, dicen, implantar un modelo como con el que consiguió lograr que el ciclismo británico después de triunfar en los velódromos acabara imponiéndose en las carreteras del mundo, con sus descubrimientos Wiggins, Froome y Thomas ganando incluso entre ellos seis de los últimos siete Tours de Francia. Los mejores entrarían en su equipo profesional, que llevaría el nombre de Colombia en su maillot.

La cantera del ciclismo mundial se multiplicará entonces Colombia, y Brailsford tendrá un control merecido: no se llevará la cosecha que ahora plantan con dificultades técnicos como Luis Fernando Saldarriaga, el hombre que en el Tour del Porvenir de 2010 dio a conocer al mundo la generación de Nairo, Chaves, Atapuma y Pantano, sino que contribuirá a su crecimiento.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >