Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gol Sur: donde crece la pasión

La reforma de la tribuna más antigua del Benito Villamarín permitió aumentar su capacidad y colocarse entre los cuatro estadios con más afluencia de público de LaLiga

El nuevo Gol Sur homenajea a Alberto Tenorio, empleado del club.
El nuevo Gol Sur homenajea a Alberto Tenorio, empleado del club.

El Gol Sur es el símbolo de la pasión bética. Hasta el punto de que es el lugar donde se ubica la grada de animación. Allí vivía Alberto Tenorio, histórico empleado del club que había nacido en el antiguo Campo del Patronato Obrero de Sevilla, hijo del exfutbolista Antonio Tenorio y reflejo, como casi ninguno, de la cultura y la idiosincrasia béticas. La remodelación de la tribuna es uno de los grandes éxitos del nuevo Betis. Tenorio, con más de 80 años, tuvo que mudarse de la que había sido su casa de toda vida al arrancar el proyecto: ahora vive en la ciudad deportiva del Betis. Una vez finalizado, recibió el sentido homenaje de la nueva tribuna, que lo proclamó guardián eterno del Gol Sur.

Así estaba la grada Gol Sur antes de su remodelación.
Así estaba la grada Gol Sur antes de su remodelación.

La antigua grada databa de 1972 y no había sido reformada a pesar de las reiteradas quejas de la afición verdiblanca. “Era un problema a muchos niveles y parecía imposible que fuese a hacerse la obra”, relata el consejero delegado José Miguel López Catalán.

El proyecto se acometió durante la temporada 2016/17. El presupuesto inicial era de 15 millones de euros. La obra se ejecutó finalmente por un 25% menos. La tribuna pasó de 5.000 a 15.000 asientos, con lo que la capacidad del Benito Villamarín superó por primera vez las 60.000 personas de capacidad. Eso ha impulsado al Betis a ser el cuarto equipo de LaLiga en asistencia media (este año rozan los 48.000 aficionados por partido), ha permitido superar la cifra de 50.000 abonados y emprender una nueva política de ticketing pensada en los béticos. “Nos la jugamos, realmente no era nada fácil pensar que íbamos a construir el Gol Sur”, rememora Catalán.

Las obras de la grada adecuaron su tamaño al del resto del estadio. Concluyeron en el verano de 2017.
Las obras de la grada adecuaron su tamaño al del resto del estadio. Concluyeron en el verano de 2017.

Tener una política de entradas asequible fue uno de los principales empeños del consejero delegado a su llegada, y aumentar el aforo del Villamarín con el Gol Sur ha sido clave para llevarlo a cabo. “Los ingresos más relevantes vienen de la televisión, no de la entrada al estadio. Esos ingresos nos permiten ser razonables. Venir todo el año al Gol Sur ronda los 180 o 200 euros”, explica. Para los que no pueden o no quieren sacarse el carné, el club ha dispuesto de un sistema de promociones: “Hay ofertas especiales como el Día del Niño o el Día del Abuelo, también en función de la provincia o comarca de la que venga el aficionado. Y hemos trabajado para dar accesibilidad y descuentos a las personas discapacitadas”.

En una provincia por encima del 20% de paro, los dirigentes del Betis también ha dispuesto de un bloque de entradas para desempleados y personas con rentas inferiores a 15.000 euros anuales.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >