Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tres minutos agónicos del VAR que permitieron a España ser primera de grupo

En un instante, la tecnología concede penalti a Irán en Saransk y gol a la selección en Kaliningrado para cambiar el orden de clasificación y los cruces de octavos

Se daba por descontado que Portugal, después de que Quaresma metiera un golazo con el exterior del pie –suerte que domina como nadie, acaso Thiago o Modric le siguen-, acabaría primera de grupo porque Irán es de todo menos ofensiva, siempre colgada del larguero a expensas de las contras. También pareció que España no perdería la segunda plaza –no por su juego, sino por el triunfo portugués- pero sí el encuentro, incapaz de someter a Marruecos, hasta el punto de que los dos tantos rivales asemejaron una consecuencia lógica a la fragilidad de la zaga española y la manos de su portero. Pero en un minuto, el 91, cambió la vida (y la clasificación del Grupo B). Y fue por el VAR, por la tecnología implementada por la FIFA en este Mundial.

Quedaba apenas un suspiro a los dos encuentros y se dio la carambola. Era el minuto 90 de juego en Kaliningrado cuando España sacó un córner en corto. Y encontró a Aspas en el área, que remató de espuela-volea para colar el balón a gol. El festejo duró décimas de segundo porque el linier levantó el banderín. Desde la sala del VAR, sin embargo, pidieron tiempo para revisar la jugada porque solo tenía el brazo en fuera de juego –las extremidades superiores no cuentan– y se decidió darlo por bueno en el minuto 91 del partido.

Tan solo unos instantes antes del tanto de Aspas, en el minuto 89 del otro partido del grupo, un centro de Irán fue desviado por la mano de Cedric, que no fue señalada de inicio, pero que el VAR ajustició como penalti. Ya en el 93, Ansarifard no falló para Irán y Portugal pasó de ser primera de grupo a mirar el videomarcador, a pensar quizá en la otra pena máxima errada pero en el área rival por Cristiano Ronaldo porque su duelo se quedó en empate.

Así que España igualó ante Marruecos y acabó la fase de grupos como primera, por delante de Portugal gracias a contar con un gol más. Se pasó de no querer mirar a festejar, de renegar del partido a la calculadora, de ser segunda a quedar como líder. Ahora le aguarda Rusia; a Portugal, Uruguay.

Más información