Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza vallará la explanada de San Mamés ante los ultras del Marsella

El Athletic extrema las medidas de seguridad ante la llegada de 1.000 hinchas del conjunto francés

Agentes de seguridad en San Mamés.
Agentes de seguridad en San Mamés. EFE

El vallado de la explanada de San Mamés, estableciendo dos zonas separadas para seguidores del Athletic por una parte, y del Olympique de Marsella, por otra, para acceder al estadio, será la principal medida —que no la única— adoptada por el plan de prevención y despliegue anunciado en La Catedral por representantes de Ertzaintza, Policía Municipal, Protección Civil, Seguridad de Estadio y el apoyo de cuatro policías franceses que han viajado desde el país vecino para controlar a los ultras galos ante el partido de este jueves (19.05, BeIN Sports; 3-1 en la ida).

Según los datos oficiales, serán unos 1.000 los aficionados marselleses que se den cita en Bilbao, a pesar de haber devuelto 500 de las localidades enviadas por el Athletic para la afición rival.

El resto de medidas son las habituales en estos casos, aunque frente al Spartark todo saltó por los aires, comenzando por la propia declaración de alto riesgo que la comisión Antiviolencia no decretó para el partido. Los incidentes acabaron con el fallecimiento del ertzaina Inocencio Alonso, víctima de un fallo cardíaco en plenos enfrentamientos entre radicales.

Las fuerzas de seguridad han vuelto a solicitar a los bares de la zona que no instalen terrazas ni proporcionen vasos de cristal. De mismo modo antes del partido el control será exhaustivo para evitar que se introduzcan en el estadio objetos peligrosos y pirotécnicos como ya ocurrió frente al Spartak en un fallo notable de seguridad en el recinto. Desde que ocurrieron los sucesos frente al conjunto ruso y una vez conocido el emparejamiento con el Marsella (y los antecedentes de la eliminatoria de 2016) se han multiplicado las reuniones, aunque también las disensiones. El sindicato SIPE de la Ertzaintza lamenta no haber sido llamado a las mesas sobre el dispositivo de seguridad. El acuerdo institucional no ha resultado fácil.

Frente al Marsella comenzará a evaluarse si las medidas han resultado fructíferas y las consecuencias minimizadas. Mientras las fuerzas de seguridad tratan de transmitir una sensación de situación bajo control el Athletic agota todos los esfuerzos para resucitar un ánimo que flaquea toda la temporada. Un vídeo oficial del Athletic, con varios jugadores como protagonistas, instan al público a celebrar el partido europeo 101 en San Mamés. Eliminar al Olympique se ha convertido en el objetivo principal de una afición que da síntomas de flaqueza y la ha tomado con su entrenador, Ziganda, que por otra parte no acierta ni con lo anímico ni con lo deportivo. Aduriz, el líder moral (y goleador del equipo) ha querido ser tajante en la previa del partido: “El que no tenga la certeza de que se pueda clasificar, mejor que no venga”. El auto de fe comienza con un 3-1 en contra.