Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Mola: el niño que salió del agua y voló al correr

Las claves físicas del triatleta español, que ha iniciado la defensa del título mundial en Abu Dabi

Desmontando a MarioMola

Bajar

Una de las imágenes del deporte de 2016 se capturó en la carrera que le hizo campeón del mundo, pero él no aparecía. Cuando Mario Mola (Palma de Mallorca, 27 años) cruzaba la meta en la final del Mundial de triatlón de Cozumel en quinta posición, suficiente para alzar su primer título mundial, todo el foco estaba puesto en la dramática estampa que componían un desfallecido Jonathan Brownlee, que aspiraba al oro, siendo arrastrado por su hermano Alistair hasta la meta. “Pero se habló mucho de la carrera que es lo que interesa, se habló de triatlón”, reflexiona el balear, al que es imposible sacarle una mala palabra sobre su rival —la delegación española denunció, sin éxito, la ayuda entre hermanos— o sobre cualquier cosa. El título dio lustre a un año en el que su esperada participación olímpica en Río no acabó como esperaba, tras solo poder ser octavo.

“Que yo fuera el recompensado en la general queda para mí, aunque yo en ese momento no lo valorara como debía porque cuando salgo a competir salgo a ganar y ser quinto no era suficiente”, afirma con su sencillez habitual el triatleta, que este sábado comenzó defensa del título Mundial con un octavo puesto en Abu Dabi, la primera de las nueve pruebas, donde se impuso Gómez Noya. Mola hace esta reflexión un día de otoño a orillas del Lago de Bañolas. Allí se entrena cuando está en España y hay poco tiempo entre carreras porque es más fácil recuperar a nivel del mar, y puede encontrar puertos al 12% en algún punto entre Pujarnol y Rocacorba. Además, es donde vive la familia de su novia y compañera, Carolina Routier, también olímpica, con quien comparte sacrificio y pasión. El resto del tiempo ni siquiera él es capaz de identificar un campo base de sus entrenamientos, que realiza con un grupo de triatletas internacionales entre los que se encuentran el sudafricano Richard Murray o la propia Routier. Desde que acabó la pasada temporada, Mola se ha entrenado en Bañolas, Fuerteventura y Mallorca. A partir de Abu Dabi, el grupo se moverá de forma que mejor se adapte al calendario del Mundial. Por ejemplo, en Australia, la segunda cita del campeonato, pasarán cuatro semanas.

Su potencial como atleta era tremendo

Iván Muñoz, exentrenador de Mola

Si Mola defiende título este año es gracias a la persona que vio en sus cualidades las de un triatleta cuando este se entrenaba con 15 años en un club de natación de Palma sin demasiado entusiasmo. "Yo lo he criado”, afirma Iván Muñoz, que entonces era preparador físico del club. “Cuando ves a una persona virgen de entrenamiento a pie que hace un kilómetro en 2m 59s [el ritmo de un maratoniano bueno] ves que tiene potencial. Además, no era tan rápido como resistente”, recuerda el técnico, que lo preparó hasta los 21 años. Ese descubrimiento cambió la carrera de Mola, que desde los 4 años hasta los 15 solo había practicado natación. "Y no nadaba especialmente bien", recuerda el triatleta. "Es curioso que empecé en el mundo de la natación y a pesar de eso a día de hoy es la disciplina que mas me cuesta, pero creo que he mejorado mucho desde que estoy dedicado a echar horas a la piscina y convencido de la importancia de esa disciplina". Mola suele finalizar el primer tramo de natación a 20s de la cabeza, que dependiendo de la carrera le puede servir para estar en el primer tercio de competidores.

Cuando Mola salió del agua voló al correr. Durante su etapa con Iván Muñoz, combinó el entrenamiento con competiciones de atletismo, siempre con el objetivo puesto en el triatlón, y en 2009 se llegó a proclamar campeón de España júnior de 5000m y de Cross. “Su potencial como atleta era tremendo”, asegura su exentrenador. “Tenía mucho tobillo. Él corre siempre un poco inclinado, proyecta el centro de gravedad hacia adelante y casi no tiene que impulsarse. Muy parecido a la técnica de Juan Carlos de la Ossa”, añade. Ese año, además, se convirtió en el primer español en ganar el Mundial júnior de triatlón.

Mola corre proyectando el centro de gravedad hacia adelante y casi no tiene que impulsarse

Iván Muñoz, exentrenador de Mola

Tras esa experiencia, Mola cambió de preparador y se mudó a Madrid para entrenarse en el Centro de Alto Rendimiento. Su objetivo era clasificarse para los Juegos, algo que logró llegando a Londres como el triatleta más joven. “Fui falto de entrenamientos y de experiencia. Me sirvió para el futuro”, recuerda ahora Mola.

En 2013 pasó a formar parte del grupo entrenado por el canadiense Joel Filliol, que había capitaneado a la federación británica, donde trabajó con los Brownlee. Un técnico, dicen los expertos, de nueva escuela. “Muchos entrenadores se olvidan de que trabajan con personas. Él entrena mucho el lado emocional. Y no se vuelve loco con los tiempos, si no se progresa no pasa nada, es por la fatiga”, explica Muñoz.

En un deporte en que todo se mide, umbrales de ácido láctico en sangre, consumo máximo de oxígeno, la frecuencia de pedaleo o de brazada, Mola también prefiere esa búsqueda de sensaciones. “Los avances son muy buenos para darnos información pero no deben limitarte. La tecnología no te puede decir los vatios a los que tienes que ir”, argumenta, en consonancia con los principios que transmite Filliol. Sin embargo, Muñoz destaca la gran economía del esfuerzo de su expupilo y su mentalidad ganadora “nata”. El balear empieza a acercarse a ese rendimiento óptimo que podría alcanzar a los 30, edad en la que en Tokio podría conquistar su ansiada medalla olímpica.

Con Alistar Brownlee centrado en pruebas de Ironman, la temporada se presenta como una lucha entre Mola, Gómez Noya —cinco veces campeón del mundo y plata en los Juegos de Londres— que se perdió la cita olímpica de Río por lesión, y el británico Jonathan Brownlee —plata olímpica en 2012 y 2016— con permiso del también español Fernando Alarza, bronce mundial el año pasado.

Las citas del Mundial

3-4 de marzo. Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos). Distancia olímpica (1,5km natación, 40km ciclismo, 10km carrera a pie).

9 de abril. Gold Coast (Australia). Distancia sprint (750m, 20km, 5km).

13-14 de mayo.Yokohama (Japón). Olímpica.

10-11 de junio. Leeds (Reino Unido). Olímpica.

15-16 de julio. Hamburgo (Alemania). Sprint.

28-30 de julio.Edmonton (Canadá). Sprint.

5-6 de agosto. Monteal (Canadá). Olímpica.

26-27 de agosto. Estocolmo (Suecia). Olímpica.

14-17 de septiembre. Gran final de Rotterdam (Países Bajos) Olímpica.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información