Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Valencia destituye a Kempes como embajador

Peter Lim quita del cargo al mítico exjugador argentino tras sus reiteradas críticas hacia su gestión del club

Mario Kempes durante una rueda de prensa en 2013.
Mario Kempes durante una rueda de prensa en 2013. Cordon Press

“Hoy oficialmente se me ha comunicado que no soy más el Embajador del Valencia C.F”. Así ha anunciado esta madrugada Mario Alberto Kempes en las redes sociales que deja de representar a la entidad que defendió como jugador durante ocho años. Muy crítico con la actual situación del club, Kempes no se calló tras humillante goleada del Eibar en Mestalla. "Señores, lamentablemente están en presencia de un equipo que está perdido. No hay dirección y son pocas las ganas que se ven", dijo el Matador. Un tweet que pareció ser la gota que colmó el vaso de la paciencia de Peter Lim y los suyos, que solo tardaron unas horas en anunciar el despido de Kempes.

El Valencia no ha comunicado públicamente el despido de Kempes, cuya justificación se basa en su lugar de residencia. Kempes vive actualmente en Estados Unidos, donde trabaja para la cadena ESPN, lo que para el Valencia dificulta su papel de embajador en estos momentos y por eso no se lo habría renovado su contrato, que expiraba en diciembre, aseguran desde la entidad che. La marcha del argentino no hace más que acentuar la crisis de identidad de un club a la deriva en la parcela deportiva y cuyo dueño, Peter Lim, no aparece por su propiedad desde hace casi más de un año.

“Mis sentimientos para este club no cambiarán y seguiré dando mis opiniones sobre lo que desde mi punto de vista no sea correcto. Amunt”, redunda Kempes en su incondicional apoyo hacia el equipo en el que destacó desde 1976 hasta 1984, tiempo en el que fue dos veces máximo goleador de la Liga, ganó una Copa del Rey, una Recopa y una Supercopa de Europa. No ha escondido nunca Kempes, a pesar de estar en nómina del Valencia como representante institucional desde 2013, su desacuerdo con la política deportiva de Peter Lim, quien sigue buscando un exvalencianista poco conflictivo para el cargo de director deportivo. 

“No quiero ser un peluche del Valencia. No me gustaría ir a Mestalla y sentarme en tribuna principal, al lado de gente que no es capaz de levantar un teléfono y llamarme para ver cómo estoy", afirmó hace solo una semana Kempes, que aseguró que llevaba tiempo sin estar en contacto con nadie del club. Un silencio que los dirigentes del Valencia cortaron para confirmarle la ruptura definitiva y con ella la disvinculación del club de una de sus grandes leyendas.

Más información