Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Champions con sabor a triplete

El Barça aspira a lograr el segundo pleno de su historia y la Juve, el primero

Suárez se lamenta en el partido contra el Bayern. Ampliar foto
Suárez se lamenta en el partido contra el Bayern. AFP

El Estadio Olímpico de Berlín acogerá el 6 de junio una final de Champions inédita entre el Barcelona y la Juventus, dos conjuntos repletos de historia. La Juve suma 31 scudettos y en Europa ha conquistado dos Ligas de Campeones (1985 y 1995), además de perder cinco finales (1973, 1983, 1997, 1998 y 2003). El Barça buscará en Alemania su quinto título continental. El primero, con Cruyff, en 1992; el segundo, con Rijkaard, en 2006; y dos con Guardiola (2009 y 2011).

El partido tiene otro aliciente añadido. A dia de hoy, ambos equipos optan al triplete. Barcelona busca el segundo de su historia tras el que ganó en 2009 con Guardiola como entrenador; en cambio, para los turineses sería su primera vez. Además del Barcelona, sólo seis equipos europeos han alcanzado la triple corona: el Bayern (2013), el Inter (2010), el Manchester United (1999), el PSV Eindhoven (1998), el Ajax (1972) y el Celtic (1967). La Juve ya ha ganado el scudetto y el miércoles se juega la Copa contra el Lazio, mientras que el Barcelona puede celebrar la Liga el domingo y juega la Copa el día 30 contra el Athletic.

La de Berlín será una final con picante porque Luis Suárez se reencontrará con sus peores pesadillas: Evra y Chiellini. Evra, que siendo jugador del United ya perdió dos finales contra el Barcelona —en Roma en 2009 y en Londres en 2011—, denunció a Suárez cuando el uruguayo defendía la camiseta del Liverpool, acusándole de insultos racistas. El charrúa siempre negó haberle llamado “negro”, pero su palabra no bastó y fue suspendido ocho partidos. Cuando se reencontraron en los terrenos de juego, las cámaras buscaron un saludo protocolario antes del partido que no se produjo, y de nuevo Suárez quedó señalado. “Fue él quien bajó la mano”, denunció el uruguayo. El martes, en Madrid, el francés minimizó el caso “No es un problema. Lo importante es que juego esta final. Estoy orgulloso de lo que soy y de mi color, y le voy a estrechar la mano”, dijo. “Pero me aseguraré de que sienta mi presencia la cancha”, avisó el francés. Suárez no jugará este fin de semana en el Manzanares por una sobrecarga.

El delantero uruguayo no jugará este fin de semana en el Manzanares por una sobrecarga muscular

En Berlín también le espera Chiellini. Con el italiano el incidente se produjo durante el Ururguay-Italia en el Mundial de Brasil: le mordió, vio la cartulina roja y fue expulsado del torneo. La agresión le costó cuatro meses de sanción, y tras fichar por el Barcelona no pudo debutar hasta octubre. “Espero enfrentarme a él, pero sin ningún problema”, se limitó a declarar el martes el italiano. El Barça, consciente de la que se le viene encima a Suárez, pondrá a su disposición al mismo psicólogo que le ayudó a superar los meses que se pasó apartado, ejercitándose en solitario.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información