Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Tenemos potencial, pero somos irregulares”

Freixa, lesionado, en el partido ante Pakistán. Ampliar foto
Freixa, lesionado, en el partido ante Pakistán. EFE

La selección de hockey hierba se ha quedado desfigurada y mal colocada en los Juegos. Nada más empezar empató con Pakistán (1-1) y se quedó sin su capitán Santi Freixa, y luego fue goleada por Australia (5-0) y cayó lesionado Pol Amat, al que le salió el hombro derecho y será baja por tres semanas. Ha perdido a dos de sus delanteros, ambos figuras mundiales, y necesita ganar sus tres próximos partidos (Sudáfrica, Argentina y Gran Bretaña) para llegar a semifinales. Gugu Freixa regresó el martes a Barcelona y será operado de una fractura del cúbito del brazo izquierdo.

Pregunta. ¿Qué recuerda de la jugada?

Respuesta. Iba a jugar la bola de primera para Edi Tubau, al que vi muy bien situado, y un jugador de Pakistán, Muhammad Irfan, se me tiró encima, me eliminó, no me dejó dar continuidad a la acción. Aunque más tarde intenté seguir, ya no pude porque me habían dañado seriamente.

P. Olímpico en Atenas y Pekín, apenas le dejaron competir en Londres, tras superar una fisura en un pie. ¿Cómo se siente?

R. Mal. Me he entrenado a consciencia para competir y me han dejado sin Juegos. Me duele la manera en que se ha producido: un jugador ha ido en contra de otro jugador y la falta, punible con un penalti córner o una expulsión, ni siquiera fue sancionada.

P. ¿La goleada encajada por sus compañeros contra Australia no le habrá aliviado precisamente el dolor?

La falta, punible con un penalti-córner o con una expulsión, ni siquiera fue sancionada"

R. Tuvimos un mal día y ya no disponemos de margen de error. No se puede volver a repetir un partido como el de Australia porque nos quedaríamos sin Juegos. Yo, en cualquier caso, soy optimista. La selección está capacitada para ganar a Sudáfrica, Argentina y Gran Bretaña. Así lo dice la estadística y la historia, y por tanto es una situación que no debe incomodarnos sino que se debe afrontar con moral de victoria. Yo la habría firmado antes de clasificarnos para Londres. Quiero decir que tenemos calidad y competitividad suficientes para superar el momento.

P. ¿No cree que el reto se ha complicado muchísimo después que el equipo se haya quedado sin usted y también sin Pol Amat y se haya perdido un jugador (Amat ha sido sustituido por el portero suplente Xavi Trenchs)?

R. Aunque puede que la selección haya perdido experiencia, calidad o potencial, somos un equipo. No puedo pensar que se debilitará, sino que mis compañeros reaccionarán porque están en unos Juegos. Nadie tira la toalla; siempre se apuran todas las posibilidades. Yo tengo el brazo lesionado y el que juegue en mi sitio lo hará por tanto mejor que yo. Nunca se pueden poner excusas mientras se compite. Los análisis quedan para después y no mientras dura el torneo.

P. ¿Cómo ha visto la lesión de su compañero Pol Amat?

R. Un poco parecida a la mía. También es física. He tenido la sensación que el australiano ha puesto el brazo y ha dicho: la pelota o el jugador. Quizá Pol ha tenido mala suerte al caer.

Nos hemos preparado a consciencia para batirnos con los mejores y optar a los puestos de honor"

P. Australia ha jugado a un nivel excelente mientras que España cometió errores en algún gol, sobre todo en los pases verticales de 40 metros, o así lo ha dicho el seleccionador Dani Martín.

R. Nuestro problema no es de preparación, ni físico ni de calidad, sino de mentalidad. Somos irregulares. Ya lo sabíamos y lo hemos querido cambiar antes de acudir a los Juegos. A veces, contra determinados rivales, puedes ser un poco irregular y trampear la situación, pero contra Australia, no. No perdona.

P. Habían competido muy bien contra Australia en la Champions Trophy y le ganaron en las semifinales de Pekín. ¿Cómo se le da la vuelta a la actual situación después de un 5-0?

R. Necesitamos un buen resultado contra Sudáfrica para ganar confianza y progresar en el torneo. Nuestro equipo es capaz de protagonizar excelentes resultados. Nos hemos preparado a consciencia para batirnos con los mejores y optar a los puestos de honor. No vamos a bajar los brazos. Yo creo de verdad en el equipo. Hay que demostrar nuestra calidad y potencial, ser nosotros mismos. Y entiendo que es una cuestión mental.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.