Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irujo mantiene su reinado

Juan Martínez de Irujo sigue siendo el número uno de la pelota. El delantero de Ibero mantiene su reinado, con su novena txapela conquistada en siete años de fulgurante carrera profesional. Irujo logró su segundo título del Cuatro y Medio al ganar 22-17 a Abel Barriola. El vigente campeón manomanista le tiene tomada la medida al zaguero de Leitza. Ya le ganó en la final de este mismo campeonato en el 2006 en el Ogueta, por un apretado marcador 22-21. En la liguilla de semifinales, en Pamplona, le batió 22-16, tras plantar batalla Barriola en la primera parte del encuentro.

La final comenzó bajo el dominio de Abel Barriola que hizo mucho daño con el saque, con tres tantos consecutivos con el disparo inicial, bien dirigidos y con mucha fuerza, que no pudo levantar el delantero navarro con problemas en el resto de saque con su mano izquierda. Irujo empezó nervioso y con un duro marcador en contra 0-7. Un fallo de Barriola en el cuadro cuatro, con una pelota arrimada a la pared izquierda, motivó la recuperación en el saque del delantero navarro. El frontón Atano III es un frontón muy exigente para sujetar la pelota en el resto de saque. Con una pelota viva, con fuerte salida del frontis, ambos pelotaris tuvieron problemas en levantar la pelota. Ahí, empezó la voltereta de Irujo en el marcador, con otros cuatro tantos de saque, y una tacada de 10 tantos.

Del 0-7 inicial se pasó al 10-7, con un poderoso juego de aire del delantero de Ibero, que empezó a sacar su gama de recursos, buena defensa y poderío con la volea, el dos paredes y el gancho con su eléctrica mano izquierda. Barriola llegó a igualar el marcador con el cartón 14-14, para cometer una fatídica pasa. El zaguero navarro empezó a ver la espalda de su rival e Irujo empezó a jugar cómodo, con velocidad. Volvió a jugar de aire, moviendo muy bien a Abel en los cuadros alegres y obligándole a jugar forzado. Una falta de saque con el marcador 19-16 en contra, y una posterior segunda pasa del zaguero de Leitza, ponía la final cuesta arriba. Con un poderoso dos paredes, ejecutado de forma espectacular por parte del delantero navarro, se alcanzaba el definitivo 22-17.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.