Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Deportivo se encomienda a los centrales

La furia atacante del Levante al final resulta insuficiente

La furia atacante del Levante al final, favorecida por la entrada de Xavi Torres y Xisco Nadal, se ganó la ovación de su gente del Ciutat de València, pero no la remontada. El postrer remate de Stuani a gol lo anuló un linier por un apurado fuera de juego. Aguantó el Deportivo, que parece haber encontrado un plan. Al igual que hace dos temporadas en otra situación desesperada, se encomienda otra vez a los tres centrales, tan activos en la defensa como en el ataque. Ante el Espanyol marcaron Lopo y Colotto; ayer Aythami, en un tiro colocado elegantemente desde la frontal. El Depor volvió a sentirse cómodo con los tres centrales en la cancha, un esquema más propicio para efectuar la teoría del acordeón. A partir del sentido que le dio Rubén en la medular y el martillo de Riki en el ataque.

Levante, 1; Deportivo, 2

Levante: Reina, Javi Venta, Ballesteros, Nano, Del Horno, Pallardó (Xavi Torres, m.55), Sergio, Valdo (Caicedo, m.55), Rubén (Xisco Nadal, m.66), Juanlu y Stuani.

Deportivo: Aranzubia, Manuel Pablo, Colotto, Aythami, Lopo, Seoane, Rubén, Juan Rodríguez, Adrián (Lassad, m.84), Saul (Juca, m.78) y Riki (Pablo Alvarez, m.62).

Goles: 0-1, m.10: Riki. 0-2, m.51: Aythami. 1-2, m.73: Juanlu.

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (colegio cántabro). Amonestó por el Levante a Nano y Del Horno y por el Deportivo a Lassad y Colotto.

Incidencias: partido disputado en el estadio Ciutat de València ante 10.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

Luis García Plaza postergó demasiado los cambios y el Deportivo abrió brecha: Aythami recibió en la frontal un pase de Riki, miró al portero y decidió adónde quería colocar el balón. Allí lo envió. A media altura y al palo largo de Reina. Con la zurda. El entusiasmo del central canario estaba justificado.

Ahora sí, llegaron las prisas y las incorporaciones del técnico granota. Y, poco después, Juanlu cabeceó un centro templado de Stuani, habilitado por un pase en profundidad de Xisco Muñoz. El Levante jugó a partir de entonces con mucho más movilidad, gracias a la chispa de Xavi Torres y de Xisco Nadal. Y a que había dos referencias arriba, Stuani y Caicedo, para multiplicar el trabajo de los centrales deportivistas.

El Depor pasó un mal trago, retratado por los nervios de Lotina y las pérdidas de tiempo de Aranzubia. El conjunto granota atacó de forma casi suicida, desesperada, pero ya sin fuerzas ni fortuna.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.