Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

El Betis cambia de dueño

Lopera vende sus acciones a Luis Oliver a cambio de 16 millones de euros

Manuel Ruiz de Lopera ha puesto hoy fin a 18 años de gestión del Betis. En una rueda de prensa multitudinaria, el hasta ahora máximo accionista de la entidad sevillana hizo oficial la venta de su paquete mayoritario de acciones, un 51% del total, a la empresa Bitton Sport, representada por los empresarios Luis Oliver y Ángel Vergara. Las conversaciones para la venta del paquete de acciones de Lopera se remontan al pasado mes de enero y fue en la madrugada del martes cuando se firmó la operación.

Lopera vende sus acciones a Bitton Sport a cambio de 16 millones de euros - 2,1 al contado y el resto en un plazo de cinco años-, al mismo tiempo que esta se hace cargo de los avales que tiene depositados en el club, cifrados en más de 30 millones. El contrato de venta contempla el pago de una cantidad al contado y otra a plazos. Si no se cumple con estos plazos, las acciones volverán a las manos de Lopera.

"Me voy y dejo el club a estos señores, que vienen con mucha fuerza. Así hago feliz a la oposición. Igual en breve se me echa de menos", afirmó el hasta ahora máximo accionista, quien afronta un proceso judicial por presunto delito societario y apropiación indebida, por el que tiene que declarar como imputado el próximo 14 de julio. No obstante, para los grupos opositores a su gestión, esta operación de Lopera no es más que una autoventa, por lo que pedirán su paralización.

No tiene esta sensación, lógicamente, el nuevo hombre fuerte del Betis, Luis Oliver, quien compareció después de Lopera ante los medios para aclarar que su intención es la de crear un club moderno, cuyo objetivo a corto plazo el ascenso a Primera División y posteriormente pelear por los puestos europeos. "El Betis es ahora un club de libreta y vamos a trabajar para modernizar todas sus estructuras", afirmó Oliver, quien destacó que él no era el nuevo accionista mayoritario de la entidad, sino el representante de una empresa creada para hacerse cargo de la acciones, Bitton Sport, detrás de la que se encuentran "empresarios de mucha solvencia y muy discretos".

Oliver tendió la mano a la oposición con el fin de acabar con la fractura social que vive la entidad, anunció que en 48 horas el equipo tendría entrenador y avaló los tres fichajes realizados hasta el momento: Salva Sevilla, Jorge Molina y Momo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.