Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | ROLAND GARROS

Nadal fulmina a Djokovic

El balear conserva la segunda plaza y pasa por cuarta vez consecutiva a la final; Ruano-Medina ganan el torneo en la modalidad de dobles

El español Rafael Nadal se clasificó hoy para disputar su cuarta final consecutiva en Roland Garros al destrozar al serbio Novak Djokovic, por 6-4, 6-2 y 7-6 (3), una victoria, la 27 seguida en este torneo, que le permite conservar de nuevo su puesto como número dos del mundo y afianzarse al frente de la Carrera de Campeones. Con una autoridad incontestable, salvando una bola de set en el tercer parcial, y aplaudido por el mismo Djokovic, en dos horas y 49 minutos Nadal anotó su octava victoria en 11 encuentros ante el serbio, y la tercera en este torneo (2006 en cuartos y 2007 en semifinales). Ahora buscará su cuarto trofeo de los Mosqueteros frente a Federer, tras la victoria sufrida del suizo ante el francés Gael Monfils, 59 del mundo.

MÁS INFORMACIÓN

El encuentro, al que asistió entre otros el ex matador Manuel Benítez, "El Cordobés", y su mujer, Martina Fraysse, fue dominado por Nadal perfectamente, de forma autoritaria, casi demoledora en los dos primeros sets. La única reacción de Djkovic se atisbó casi a las dos horas del encuentro, cuando perdía por 3-0 en el tercer set. "Yo estaba jugando perfecto, de largo los dos mejores sets de este torneo", dijo Nadal. Entonces se dieron dos circunstancias, un par de "cañas" (golpes con el marco) de Rafael, y que Novak soltó el brazo, consciente de que le iba la vida en ello.

Con el serbio jugandoselo todo en cada golpe, espoleado por los gestos de su hermano pequeño Marko en la grada, el partido cobró interés, pero aún así Nadal sirvió para ganar el duelo, con 5-4, y ahí de nuevo se ganó en intensidad, porque Novak lo robó por primera vez cuando el español se encontraba a solo dos puntos de la victoria. Con 6-5 en contra, Nadal sirvió para forzar el desempate, y Djokovic dispuso de un punto de set, que Nadal anuló con una formidable derecha. Y ahí se acabaron las esperanzas del de Belgrado que tras su partido contra el español hace unas semanas en Hamburgo, en las semifinales también, había dicho que había hecho ya todo lo imposible para vencer, y perdió en tres sets.

Llegado el desempate, la ventaja abismal del español con 6-0 fue demasiado para el serbio, que aunque logró ganar tres puntos seguidos, con golpes ganadores, no pudo en el cuarto con un remate espectacular de Nadal.

Diez años después de que Carlos Moyá ganara a Alex Corretja y triunfara en este torneo, en un duelo fratricida entre españoles, Nadal está otra vez en ella convertido en el primer jugador, desde el checo Ivan Lendl, en 1987, que alcanza la última instancia de Roland Garros por cuarto año consecutivo. El sueco Bjorn Borg, ganador en seis ocasiones en París, llegó a la última ronda tres veces sin ceder un set (1978, 1980, y 1981), y hoy presenció el partido en las gradas junto con su amigo el argentino Guillermo Vilas. Al ganar hoy en tres mangas, Nadal se convirtió también en su sucesor en este aspecto.

Nadal, radiante

Tras el partido, el de Manacor ha reconocido las dificultades del último set, en el que se ha visto obligado a desempatar en la muerte súbita. Nadal ha comentado los últimos compases reconociendo que "no se llega a la final de un torneo tan importante y tan bonito como éste sin pasar momentos complicados".

"El partido estaba muy controlado, pero cuando juegas con un jugador tan grande como Djokovic te pasan cosas así. Se me ha complicado y he tenido que levantar una bola de set en contra", ha comentado. El dominio por 3-0 con el que dominaba la última manga se disipó cuando Nadal hizo tres cañas seguidas. "Jugué fatal y él reaccionó. Empezó a jugar bien y a mi se me ha complicado. Menos mal que al final jugué con mucha tranquilidad, pero he sufrido mucho", ha afirmado el balear.

Preguntado sobre cómo se viven los momentos del cierre, en los que el rival ha plantado cara hasta prácticamente el final del partido, Nadal ha confesado que se sintió "un poco nervioso", aunque el dominio era claramente español. "Para ganarme tenía que ganar ese set y otros dos más", ha comentado. Nadal ha afirmado que sus dos primeros sets fueron "de largo, los mejores del torneo". "Estaba jugando perfecto", afirma.

Ruano-Medina, campeonas

La pareja española formada por Anabel Medina y Virginia Ruano se han adjudicado el Roland Garros en la modalidad de dobles al vencer en la final a la australiana Casey Dellacqua y a la italiana Francesca Schiavone por 2-6, 7-5 y 6-4, justo cuando faltaban pocos minutos para que el juego fuese interrumpido por falta de luz. Las dos compatriotas comenzaron frías el encuentro. Sorprendidas en el primer set por Dellacqua-Schiavone, que jugaban en París su primer torneo como pareja, Virginia y Anabel cedieron el primer parcial con facilidad tras encajar un alarmante 4-0. Sin embargo, la experiencia de 'Vivi' en estos lances y la seguridad de Medina al fondo de la pista equilibraron la balanza y el marcador.

Las sombras se cernían sobre la pista parisina, pero las españolas, que controlaban la tercera manga siempre con el electrónico a favor, no se dieron prisa por ganar. Tras un final ajustado en el que las rivales no arrojaron la toalla, la pareja nacional obtuvo la victoria aprovechando el saque de Anabel Medina, que consiguió así el primer triunfo en un Grand Slam. Anteriormente, la tenista ya fue campeona del doble júnior en el 2000 con María José Martínez.

Por su parte, Ruano se anotó el noveno de su carrera en esta modalidad. Haciendo pareja con la argentina Paola Suárez, formó una de los dúos más sólidos del circuito en los últimos años, colocándose incluso en la primera posición del ranking de dobles. Además, Ruano ha sido durante 65 semanas no consecutivas número uno de esa especialidad, y ahora figura en el puesto 21 como mejor doblista. 'Vivi' ganó un Abierto de Australia en 2004, cuatro Roland Garros (2001, 2002, 2004 y 2005) y tres de Abierto de Estados Unidos (2003, 2004 y 2005), además de ganar el mixto en Roland Garros, con Tomás Carbonell, en 2001. En su palmarés falta el título de Wimbledon, final que disputó en tres ocasiones (2002, 2003 y 2006).

Medina y Ruano comenzaron a jugar juntas a principios del año pasado para ir acoplándose ante la próxima cita olímpica. En esa temporada, ya fueron campeonas en Estocolmo, finalistas en Hobart, Amelia Island y s'Hertogenbosch, semifinalistas en Guangzhou y cuartofinalistas en Pekín y Roland Garros. Este año empezaron siendo campeonas en Hobart, semifinalistas en el Abierto de Australia y Amelia Island. Cuartofinalistas en París (en sala), Doha y Roma.

Más información