Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | MURCIA 3 - BARCELONA 5

El Barça de Rijkaard se despide con un carrusel de goles

Los azulgrana vencen al Murica (3-5) en el último partido de la era del holandés con tres tantos de Giovani y abrazos entre jugadores y cuerpo técnico

El Fútbol Club Barcelona cerró la era Rijkaard con un triunfo claro ante el Real Murcia (3-5), que le permite asegurarse el tercer puesto, una plaza marginal para un equipo diseñado para ser campeón. El mexicano Giovani dos Santos, con tres tantos, fue el gran protagonista del choque. El compromiso, que tal vez ha podido ser también el adiós de algún jugador que ha sido santo y seña en el club azulgrana como el camerunés Samuel Eto''o, se presentaba como un mero trámite entre dos equipos que han fracasado esta temporada; el Murcia, porque ha vuelto a Segunda División un año después de su ascenso y el Barcelona, porque ha completado el curso sin lograr ni un solo título y eso a pesar de contar con la plantilla de mayor aureola del fútbol español y europeo.

Frank Rijkaard, en su despedida de la Liga, presentó una alineación de circunstancias y a priori muy desequilibrada, con cinco delanteros -Etoo, Henry, Messi, Giovani y Gudjohnsen- esparcidos por el campo, mientras que Clemente, un día después de que fuese ratificado para dirigir al cuadro grana en Segunda, optó por un once formado por jugadores con contrato en vigor para la próxima campaña y la gran novedad del portero Alberto, quien debutó en Primera. El encuentro, como se esperaba, no tuvo tensión pero sí interés. El equipo local comenzó con más brío y en apenas un cuarto de hora tuvo hasta cuatro buenas ocasiones frente a una defensa a la que dejó en evidencia.

El uruguayo Iván Alonso, con un tiro lejano desviado, un remate de cabeza al larguero y otro en el que obligó a intervenir a Pinto, rozó el 1-0, el cual consiguió Ochoa. El navarro cabeceó para llevar el balón a la red tras un saque de esquina botado por De Lucas para desesperación de los culés. El Murcia pudo aumentar su renta por mediación de Íñigo, pero tras esta acción marrada, el conjunto de Rijkaard reaccionó de forma contundente. A ello también contribuyó la ya conocida debilidad defensiva grana, a pesar de que Clemente optó por una línea de cinco zagueros, todo un bálsamo para un Barça alicaído.

En diez minutos, los que van del 22 al 32, los barcelonistas le dieron la vuelta al marcador y cobraron una ventaja inesperada por la forma en que empezó el encuentro. Una preciosa combinación entre Messi, Henry y Etoo fue culminada por el camerunés para firmar el empate. Tan sólo tres minutos después, Henry se anticipó a Alberto en su inoportuna salida con un buen toque de cabeza y marcó a placer el segundo gol visitante, demostrando el francés que al menos ha llegado al final de la temporada en un buen estado de forma. No en vano, ha marcado en los cuatro últimos encuentros.

El Barça, moviendo el esférico con pausa y sin mucha oposición del rival, se plantó con comodidad en el área murcianista y en una de sus aproximaciones Eto''o le regaló el gol a Giovani. El mexicano hizo el 1-3 con los jugadores locales protestando la acción por fuera de juego. A partir de entonces, el Barcelona pareció conformarse, aunque la endeblez de su contrincante dejaba la puerta abierta a una goleada de escándalo. Ya en la segunda parte, Gudjohnsen y Messi pudieron marcar antes de que lo hiciera Giovani, con una preciosa vaselina.

El Barcelona se paseaba y hasta Oleguer se sumó al ataque con criterio, aunque el Murcia también intentó acortar su clara desventaja en acciones de De Lucas, Richi e Iván Alonso. Lo dicho, a falta de tensión sí había ocasiones en ambas áreas. Y en las áreas o sus inmediaciones Giovani fue el más letal. El canterano recibió el balón de Henry en la frontal y lo colocó en la escuadra izquierda de Alberto completando de esa forma tan magistral su triplete goleador. Giovani, defendido públicamente por Rijkaard varias veces ante las críticas del Camp Nou, se lo agradeció en la despedida del técnico de la mejor forma que podía hacerlo, con goles.

Los minutos finales, con los canteranos del Barça Fali y Rueda en el campo, mantuvieron el ambiente festivo de toda la noche y el Murcia acabó el encuentro como lo empezó, entonado. Un penalti de Puyol a Álvaro Mejía permitió al hispano uruguayo Iván Alonso marcar por fin su gol y Abel, al ejecutar a la perfección una falta directa, estableció el 3-5 definitivo. El estadio Nueva Condomina coreó con olés los últimos pases de un equipo, el grana, que el año que viene competirá en Segunda pero que al menos tuvo una despedida medio digna.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.