Ocho estrellas que brillarán en Canarias

Un 45% de la programación de esta 39ª edición será inédita en el festival y muchos artistas podrán descubrir por primera vez la magia del sol invernal y la música en el archipiélago

Elīna Garanča

La mezzosoprano Elīna Garanča (Riga, Letonia, 1976), criada en una familia de músicos, está considerada una de las voces más destacadas del panorama, “la mejor Carmen en 25 años”, tal como la describió el New York Times tras su aparición en el Metropolitan, una actuación que se retransmitió en vivo en más de mil cines de todo el mundo. Su interpretación de la protagonista de la ópera de Bizet ha viajado por los escenarios más emblemáticos de mundo, de la Royal Opera House de Londres a la Scala de Milán o la Ópera Estatal de Viena.

Sus álbumes Romantique y Meditation ganaron premios Echo Kassik; su primer álbum de música no clásica, titulado Sol y vida y lanzado en 2019, recibió el aplauso unánime de la crítica y le valió ser Cantante del Año en el Opus-Klassik 2020.

Esta pasada temporada, Garanča, que ha cantado con las mejores formaciones musicales del mundo y con directores de la talla de Barenboim, debutó con la Orquesta Sinfónica de Chicago bajo la batuta de Ricardo Muti y se estrenó también en el papel de Princesa de Bouillon en Adriana Lecouvreur en Viena.

Pablo Sáinz-Villegas

Nacido en Logroño en 1977, ha sido aclamado por la prensa internacional como el sucesor de Andrés Segovia, siendo el primer guitarrista en actuar en solitario en el Carnegie Hall de Nueva York desde que lo hiciera Segovia en 1983.

“La música es el lenguaje de las emociones, un viaje a la parte más íntima de nuestra sensibilidad y una herramienta ideal para humanizar este mundo. Es entre nota y nota donde encuentro la magia en la música y, a través de ella, me siento afortunado de tener la oportunidad de inspirar”, defiende este guitarrista afincado desde 2001 en la Gran Manzana. Su debut con la filarmónica neoyorquina se produjo bajo la batuta de Rafael Frühbeck de Burgos, en el Lincoln Center. Desde entonces, ha tocado en más de 40 países y con orquestas como las de Israel, Los Ángeles, Boston, San Francisco, la Nacional de España, la Tonhalle de Zúrich…

Ha llenado el estadio Santiago Bernabéu, tocado en un escenario flotante en el Amazonas, está considerado el gran embajador internacional de la guitarra española y, además, es también el impulsor de un proyecto filantrópico llamado El Legado de la Música Sin Fronteras, a través del que ha compartido sus interpretaciones y obras con más de 45.000 niños y jóvenes de todo el mundo. Durante la pandemia, en 2020, sus conciertos en vivo a través de las redes sociales y sus vídeos superaron las 300.000 visualizaciones.

Patricia Kopatchinskaja

De esta violinista moldava (Chisináu, 1977) dijo el Times que era “como un gato divirtiéndose con una mariposa”. La califican como una intérprete capaz de decodificar el núcleo de la música y trasladar su verdadero significado a la audiencia. Colabora con las principales orquestas, festivales y directores del mundo, con estancias recientes en la Filarmónica de Berlín, la Orquesta Filarmónica de Radio Francia o la Filarmónica del Elba de Hamburgo.

Una de sus prioridades absolutas como artista es prestar atención a la música compuesta en los siglos XX y XXI y la colaboración con compositores vivos como Francisco Coll, Luca Francesconi, Michael Hersch, Márton Illés, György Kurtág, Esa-Pekka Salonen…

Su discografía incluye más de 30 grabaciones, entre las cuales figuran la ganadora del Grammy Death and the Maiden (La muerte y la doncella) de Franz Schubert, con la Saint Paul Chamber Orchestra, y el lanzamiento, en mayo de 2022, del disco Le monde selon George Antheil (El mundo según George Antheil), con el pianista finlandés Joonas Ahonen.

Ton Koopman

El director Ton Koopman (Zwolle, Países Bajos, 1944), profesor emérito de la Universidad de Leiden, Miembro Honorario de la Royal Academy of Music de Londres y director artístico del festival Itinéraire Baroque, comenzó con una educación clásica en Ámsterdam, estudiando órgano, clavicémbalo y musicología. Fue, desde muy temprano, un devoto de los instrumentos históricos y de las interpretaciones de estilo filológico.

Como organista y clavecinista, ha pisado las salas de concierto más prestigiosas del mundo. A los 25 años ya había creado su primera orquesta barroca, una formación a la que sumó un coro y que desde 1992 cuenta con prestigio internacional gracias a su repertorio, que abarca desde el barroco al clásico tardío.

Entre sus proyectos más ambiciosos destaca la grabación de las cantatas completas de Bach, empresa que mereció premios como el Echo Kassik, el de la BBC, el Hector Berlioz o la nominación al Grammy. En los últimos años, Koopman ha participado como director invitado en algunas de las orquestas más granadas del globo, como las filarmónicas de Berlín, Múnich o Nueva York, las sinfónicas de Chicago, Boston o Viena o con el NHK de Tokio. Una eminencia.

Jone Martínez

Esta soprano vasca (Sopela, Bizkaia, 1990) es licenciada en Pedagogía del Lenguaje Musical y Educación Musical y graduada en Canto con Maite Arruabarrena y Mciek Pikulski en Musikene, Conservatorio Superior de Música del País Vasco, donde ha recibido el premio Fin de Estudios Kutxa al mejor expediente en interpretación clásica.

A pesar de su juventud, la nómina de orquestas con las que colabora de manera habitual es pasmosa: ha interpretado obras de Bach y Händel con la Sinfónica de Galicia; Orfeo ed Euridice, de Gluck, en la temporada de la Orquesta Ciudad de Granada; la cantata Herminie, de Arriaga, en el Musika-Música de Bilbao, a las órdenes de Carlos Mena; la obra escénica Vivaldi, poema para cuerda y dos voces, con la dirección escénica de Calixto Bieito; Stabat Mater, de Pergolesi, en Basilea, dirigida por Andrea Marcon… Una carrera que apunta muy alto.

Andrés Orozco-Estrada

Nacido en Medellín (Colombia) en 1977, Orozco-Estrada ha sido director titular de la Orquesta Sinfónica de la Radio de Fráncfort entre septiembre de 2014 y julio de 2021, puesto que compaginó con la dirección musical de la Orquesta de Houston entre 2014 y 2022 y la titularidad en la dirección de la Orquesta Sinfónica de Viena entre 2020 y 2022. Es una de las batutas más demandadas por parte de orquestas de toda Europa (Viena, Berlín....) además de las principales formaciones estadounidenses, como Chicago o Filadelfia.

Su Filarmónica joven giró durante el curso pasado por toda Europa, ruta que Orozco-Estrada compaginó con compromisos en Londres, Leipzig, Dresde, Budapest, Oslo, París o Tel Aviv. Tras su reciente reposición de La Traviata en la capital alemana, este enero aterrizará con todo su magisterio en Canarias.

‍Clara-Jumi Kang

La violinista nacida en Alemania (Mannheim, 1987) es ya una consolidada estrella internacional. Ha actuado con las principales orquestas y directores de Asia y Europa. En 2010 se impuso en el Concurso Internacional de Violín de Indianápolis (EE UU).

Desde que debutara a la tempranísima edad de cinco años con la Orquesta Sinfónica del Elba de Hamburgo, la nómina de agrupaciones del máximo nivel con las que ha tocado es apabullante: Colonia, Leipzig, Kremerata Baltica, Filarmónica de Róterdam, Orquesta Nacional de Bélgica, las sinfónicas de Atlanta, Nueva Jersey o Indianápolis, así como la orquesta del Mariinsky (Rusia), el NHK de Tokio (Japón) o las más importantes de China.

Regresa cada año a Corea del Sur, país que la considera una de sus ciudadanas más ilustres y la ha distinguido como una de las cien personalidades coreanas más prometedoras, además de haberla nombrado en 2015 Músico del Año de Kumho.

Ha colaborado con directores de la talla de Valery Gergiev, Vladimir Fedoséyev, Andrey Boreyko, Christoph Poppen, Vladimir Spivakov, Yuri Temirkanov, Gidon Kremer, Gilbert Varga, Lü Jia, Myung-Whun Chung, Juanjo Mena, Heinz Holliger o Kazuki Yamada, entre otros.

Daniil Trifonov

El pianista Daniil Trifonov (Nizhni Nóvgorod, Rusia, 1991) es un artista de cuyas interpretaciones la crítica destaca su excelente combinación de técnica con una sensibilidad y profundidad excepcionales.

Con apenas 20 años, Trifonov, que se formó con Sergei Babayan en el Instituto de la Música de Cleveland, ya había ganado medallas en tres de los concursos más prestigiosos del mundo de la música: un tercer premio en el concurso Chopin de Varsovia, primer premio en el Rubinstein de Tel Aviv y el máximo galardón del concurso Chaikovski de Moscú.

La pasada temporada Trifonov publicó el disco Bach: The Art of Life, en el sello Deutsche Grammophon y, entre los conciertos que impartió por todo el globo, destacaron sus interpretaciones de Brahms con la Sinfónica de Dallas y la Filarmónica de Zúrich, el Concierto para piano número 9 de Mozart con la Orquesta de la Academia Nacional de Santa Cecilia durante su gira europea y los cinco conciertos para piano de Beethoven con la Filarmónica de Nueva York, Sinfónica de Cincinnati, Sinfónica de Nueva Jersey, Filarmónica de Múnich, Orquesta Sinfónica del Teatro Mariinsky, Orchestre des Champs-Élysées, Orquesta del Festival de Budapest y la Sinfónica de Toronto.

Mason Bates compuso para él, durante la pandemia, su último concierto para piano, que Trifonov interpretó acompañado de la Orquesta de Filadelfia, la Sinfónica de Nueva Jersey, la Filarmónica de Israel y la Sinfónica de San Francisco.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En