ELECCIONES EN COLOMBIA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Entre el miedo y la incertidumbre

Habrá que identificar un nuevo tema central que determinará el ganador final, porque la sed de cambio ha quedado suficientemente satisfecha

Gustavo Petro, su fórmula vicepresidencial Francia Marquez (derecha) y su esposa Veronica Alcocer la noche de elecciones en Bogotá.
Gustavo Petro, su fórmula vicepresidencial Francia Marquez (derecha) y su esposa Veronica Alcocer la noche de elecciones en Bogotá.Fernando Vergara (AP)

Los resultados de la primera vuelta presidencial dejaron a Colombia en la disyuntiva de escoger entre el candidato que produzca menos miedo o aquel que genere menos incertidumbre. El senador izquierdista Gustavo Petro despierta los miedos asociados al castro-chavismo, mientras el exalcalde Rodolfo Hernández genera profunda incertidumbre derivada de su poca experiencia y su desconocimiento de los asuntos del Estado.

El triunfo de un candidato que fue guerrillero, Petro, que obtuvo el 40% de los votos, y de un constructor millonario abiertamente contrario a la política tradicional, produce un primer resultado: habrá que identificar un nuevo tema central que determinará el ganador final porque la sed de cambio ha quedado suficientemente satisfecha, al reducir la competencia a dos opciones que no tienen que ver con los partidos que han gobernado históricamente a Colombia.

El comportamiento de los electores que no votaron ni por el uno ni por el otro, que representan casi el 30% de los votantes, es impredecible. Es cierto que un porcentaje de ellos son voto duro de los partidos que hace solo tres meses ganaron la mayoría en el legislativo, y que ese sector se irá mayoritariamente por el ingeniero Hernández. Pero otra porción de votantes no ejerce la fidelidad partidaria y estará atento al desempeño de los dos candidatos en las tres semanas que separan una votación de la otra.

Federico Gutiérrez, el candidato oficialista, tercero en la contienda con el 23% de los votos, se anticipó a anunciar que él votará por Hernández porque su principal motivación es derrotar a Petro, que para él personifica una “amenaza” socialista para Colombia. Es un vocero del miedo que comparte un porcentaje de los electores, que se medirá finalmente el próximo 19 de Junio cuando se realiza la segunda y definitiva vuelta.

Las cuentas iniciales le darían una ventaja a Hernández, pero la campaña de la segunda vuelta subrayará sus debilidades y lo convertirá en centro de ataques de los que hasta ahora se ha liberado dado que la confrontación estaba centrada entre Petro y Gutiérrez.

La mayor debilidad de Hernández es el vacío de su programa, que prácticamente no se conoce y que en la fase definitiva de la campaña tendrá que exponer. El propio candidato admite que desconoce sobre los temas esenciales del Estado y el Gobierno. Confía en que un equipo de Gobierno conformado por personas sin vínculos políticos le permitirá hacer una buena gestión, por lo que probablemente una de sus tácticas de campaña será mencionar algunos nombres de profesionales reconocidos que ayuden a disminuir la incertidumbre que él genera.

Petro tiene ventaja en el conocimiento, también en la retórica, y representaba hasta ayer el antiestablecimiento y especialmente el antiuribismo, integrado por el rechazo de un importante sector de la población al expresidente Álvaro Uribe y su sector político, al cual le cuestionan – especialmente los jóvenes– las violaciones de derechos humanos ocurridas durante su Gobierno con la justificación de derrotar militarmente a la guerrilla de las FARC, así como su oposición al acuerdo que permitió la desmovilización de ese grupo hace cinco años.

Hernández ha sido crítico de Uribe y especialmente del Gobierno de Iván Duque, ambos del partido Centro Democrático, a pesar de lo cual el “uribismo” se volcó desde ayer mismo a apoyarlo. ‘El ingeniero’, como se le conoce, no responde todavía a ese apoyo temprano y sin condiciones de ese sector político, pero seguramente dirá que todo el que quiera votar por él, que lo haga, pero que no hará acuerdos con nadie. Buena parte de su viabilidad dependerá de mantenerse alejado de ese grupo, que gobernó buena parte de los últimos veinte años y ahora es rechazado por la mayoría de los ciudadanos, según lo registran todos los estudios de opinión.

La misma disyuntiva la tiene en relación con los partidos tradicionales Conservador, Liberal, Cambio Radical, y de la U. Probablemente sus directivas querrán apoyar a Hernández.

Gustavo Petro probablemente repetirá la fórmula de los candidatos de izquierda, que es matizar sus posturas para una segunda vuelta tratando de atraer votantes del centro del espectro político. Pero lo más importante no será el posicionamiento ideológico, sino la moderación de propuestas que atizan el miedo que sus contradictores se dedican a propagar.

No es seguro que Petro opte por esa opción, porque suele ser terco y no atender las recomendaciones de sus personas cercanas. De eso dependerán sus posibilidades de triunfo.

Lo que sí es seguro es que el próximo Gobierno significará un rompimiento de esa cierta estabilidad y previsibilidad de las políticas públicas y de las relaciones entre los poderes, en especial entre el Legislativo y el Ejecutivo.

El desafío de Petro es disminuir el miedo matizando sus propuestas, el de Rodolfo Hernández es doble: recibir los apoyos políticos sin ‘contaminarse’ y reducir la incertidumbre de un conductor que parece avanzar sin mirar la brújula.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS