_
_
_
_
_

Colombia le dice no a la regularización del mercado de cannabis de uso adulto

La plenaria del Senado archivó de nuevo una reforma constitucional que buscaba despenalizar la comercialización de marihuana recreativa

Plantón a favor de la regulación del uso del cannabis adulto, en el Congreso de la República, en Bogotá, el 21 de junio de 2023.
Plantón a favor de la regulación del uso del cannabis adulto, en el Congreso de la República, en Bogotá, el 21 de junio de 2023.Diego Cuevas
Juan Miguel Hernández Bonilla

Una vez más Colombia le dice no a la regularización del mercado de cannabis de uso adulto. El Congreso de la República hundió en la tarde de este martes la reforma constitucional que buscaba legalizar la compra, venta y distribución de marihuana. El proyecto liderado por la senadora del Pacto Histórico, María José Pizarro, y por el representante a la Cámara liberal Juan Carlos Losada ni siquiera se alcanzó a discutir en la plenaria del Senado. Una proposición de archivo obtuvo 46 votos a favor y 40 en contra y acabó, por ahora, con la ilusión de transformar el fallido modelo de lucha contra las drogas que ha aplicado Colombia desde hace décadas. Con esta ya son cinco las veces que el representante Losada presenta este proyecto de ley y cinco las veces que el Congreso lo ha hundido.

Una vez se supo el resultado de la votación, la senadora Pizarro subió al atril y expresó su molestia con los senadores: “Qué vergüenza que ni siquiera sean capaces de escuchar, de debatir, que hayan recurrido a las jugaditas y artimañas para eludir el debate”, les dijo Pizarro a sus colegas de la oposición, que celebraban el triunfo con gritos y aplausos. “La decisión que se ha tomado aquí significa dejarles los parques a los jíbaros y a los narcos y que los jóvenes estén expuestos a la criminalidad”, siguió la senadora del Pacto Histórico. Y concluyó con enfado: “aplauden como focas, pero son incapaces de dar el debate. Ustedes van en contra de la constitución. Esto es un acto de cinismo, dicen defender a los jóvenes, a las familias, pero le han entregado los recursos a los narcos para fortalecer a las mafias”.

Después de la intervención de Pizarro, el turno fue para Karina Espinosa, senadora liberal, pero con posturas conservadoras y responsable de la proposición de archivo del proyecto. Espinosa celebró la decisión y felicitó a sus colegas: “Aquí estamos los que creemos en la familia y en la niñez. Acá hay una mayoría que lucha por reconstruir el tejido social. No somos focas ni cínicos. En Colombia hay que cambiar la cultura de la droga. Los felicito por hundir este proyecto que decía puras mentiras”. El representante Juan Carlos Losada lamentó que la proposición de hundimiento del proyecto viniera de una congresista de su propio partido: “Me queda el dolor de que este proyecto se haya archivado por iniciativa de mi partido Liberal porque en sus estatutos reza ser un partido progresista y socialdemócrata que defiende los derechos individuales”. Además de la senadora Espinosa, otros cuatro senadores del partido Liberal votaron positivo para el archivo del proyecto: Alejandro Chacón, Juan Diego Echavarria, Mauricio Gómez Amín y Juan Pablo Gallo.

Losada escribió en su cuenta de Twitter que volverá a presentar el proyecto: “Seguiremos luchando por un cambio en la política de drogas, convencidos de que es el único camino para acabar con la guerra y para prevenir verdaderamente los consumos problemáticos y la afectación a las poblaciones más vulnerables. Insistiremos hasta que la desinformación y las maniobras dejen de ser las protagonistas de este debate”. El representante, Además, afirmó que la reciente derogación del decreto que le permitía a la Policía imponer multas a las personas que portaran una dosis personal pudo afectar el debate. “Creo que ahí hay una responsabilidad gigante del Gobierno Nacional que no entendió que sacar ese decreto tres días antes podía poner en peligro la regulación del cannabis de uso adulto”.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Con esta decisión, uno de los cambios en la política de drogas al que aspira el Gobierno del presidente Gustavo Petro tendrá que esperar al menos dos años más. Para convertirse en ley, esta reforma constitucional tiene que ser aprobada en ocho debates, cuatro en la Cámara de Representantes y cuatro en el Senado. Entonces, en el mejor de los casos, deberá ser presentada de nuevo en julio del próximo año y podría ver la luz hasta julio de 2025. Aunque este proyecto no haya sido presentado por el Gobierno, la votación negativa sí permite ver que las fuerzas conservadoras han recuperado poder en la plenaria del Senado y que el tránsito de las reformas sociales de Petro, en especial de la reforma a la salud, será mucho más difícil allí que en la Cámara de Representantes.

El ministro del interior, Luis Fernando Velasco, lamentó el hundimiento del proyecto: “Esta no es una derrota ni de los ponentes ni del Gobierno, sino de la economía colombiana”, dijo Velasco. Y concluyó: “Aquí nos rasgamos las vestiduras porque no queremos que un niño vea a alguien fumando marihuana, pero en diciembre somos felices con la copa de whisky diciéndole a nuestros hijos ‘sírvase la gaseosa y brindemos’”.

En una entrevista reciente con EL PAÍS, el representante Losada había explicado las características más importantes del proyecto que hoy se archivó: “Esta reforma constitucional busca permitir que en Colombia haya un mercado legal del cannabis. Desde 1986 es legal el porte y el consumo de la dosis personal, que es hasta 20 gramos, y es legal también el autocultivo de hasta 20 plantas por persona ¿Qué sentido puede tener que en un país donde es legal consumir, portar y cultivar, sea ilegal vender y comprar marihuana? Es un absurdo que ha empujado a los consumidores a comprar a redes delictivas”.

Noticia en desarrollo...

.Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y aquí al canal en WhatsApp, y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Sobre la firma

Juan Miguel Hernández Bonilla
Periodista de EL PAÍS en Colombia. Ha trabajado en Materia, la sección de Ciencia de EL PAÍS, en Madrid, y en la Unidad Investigativa de El Espectador, en Bogotá. En 2020 fue ganador del Premio Simón Bolívar por mejor reportaje. Estudió periodismo y literatura en la Universidad Javeriana.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_